martes 16 de junio de 2020 - 11:30 AM

Parroquia San Laureano de Bucaramanga es otro templo que necesita reparaciones

Tras el cierre de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Socorro, dados sus problemas estructurales, salió a la palestra en Bucaramanga la urgente necesidad de adelantar las obras de restauración de la Parroquia de San Laureano.
Escuchar este artículo

El párroco de este templo, Roque Julio Quintero Rueda, recordó que los aguaceros de los últimos días recrudecieron aún más los problemas esta emblemática edificación, levantada en el corazón del Centro de la capital santandereana, a un costado del Palacio Amarillo.

Según el sacerdote, “los daños de la edificación van desde filtraciones de agua lluvia a través de los techos, hasta grietas por donde se filtra la humedad. Tememos un eventual colapso de un tramo del techo de esta importante edificación".

El Padre Quintero Rueda recordó que este templo fue calificado como “Bien Cultural del Departamento” e incluso él mismo presentó a las autoridades locales y nacionales una propuesta para garantizar la restauración de la parroquia.

Según él, las obras que requiere el templo están consignadas en el estudio titulado así. “Restauración en Calidad de Reparaciones Locativas de la Iglesia San Laureano”.

En tal informe se aclara que la estructura sigue en mal estado; e incluso empeoró con el paso del tiempo.

“Los problemas del techo se han multiplicado. Las goteras van en aumento y se han deteriorado, de manera considerable, los pañetes del interior del templo”, se lee en el informe.

Es decir, “además de tapar las goteras e impermeabilizar las cubiertas de las naves laterales, es importante ejecutar otras obras de firmeza; no sólo para mejorar la estética del lugar, sino también para garantizar la seguridad de los fieles que acuden a este sitio religioso”.

Los arreglos del templo, situado sobre la calle 37, entre las carreras 11 y 12, tienen, en el papel, un costo que supera los $1.000 millones; cifra que ya fue aprobada, pero que aún no ha sido ejecutada.

“Con el tema de la pandemia, los recursos están en veremos”, precisó el padre Quintero Rueda.

Finalmente señaló que, “tratándose de un sitio como una parroquia, que congrega a tanto público e incluso viendo lo que ocurrió con la Basílica del Socorro, es preciso prevenir y tomar cartas en el asunto con el mantenimiento de nuestra Parroquia San Laureano”.

Antecedentes

26 de noviembre de 2008: De manera sorpresiva y ante la mirada estupefacta de fieles y extraños, se derrumbó uno de los paredones del costado suroriente de la Parroquia de San Laureano; en la calle 37, entre carreras 11 y 12.

8 de enero de 2009: La Fundación ‘Tierra Viva’ emprendió, por su propia cuenta, la intervención de urgencia del citado templo.

22 de febrero de 2009: Se protocolizó un compromiso interinstitucional, entre la Alcaldía de Bucaramanga y la Gobernación de Santander, para aportar los recursos de la respectiva restauración.

6 de junio de 2009: Se elaboró un estudio técnico de la estabilidad del templo.

12 de septiembre de 2009: Se le solicitaron recursos al Ministerio de Cultura.

3 de enero de 2010: Se le oficializó la declaratoria de “Monumento Departamental” al templo de San Laureano; requisito indispensable para la apropiación de recursos del Gobierno Nacional y así garantizar los respectivos arreglos.

6 de enero de 2011: Se hizo la apropiación de recursos del Ministerio de Cultura a la Gobernación de Santander; luego se protocolizó el traslado de estos rubros por parte del Gobierno.

29 de julio de 2012: La Fundación ‘Tierra Viva’ denunció que urge emprender el proyecto de restauración.

6 de enero de 2018: Se presenta el informe de restauración a las autoridades locales y nacionales.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad