lunes 27 de julio de 2009 - 10:00 AM

Personajes de la ciudad

Mimetizados en la ciudad que se mueve al ritmo del trajín de sus habitantes, hay un puñado de personajes pintorescos que imprime una fuerte identidad y arraigo al tejido social de Bucaramanga.

Son cronistas de la urbe, que se graduaron con honores ‘en el asfalto y el cemento’, que recorren las calles o hacen parte de su inventario urbano; además se identifican en su lucha diaria por sobrevivir y por mantenerse en pie.

Hay distintos perfiles de estos actores urbanos, entre populares y anónimos, quienes alimentan el paisaje cotidiano: el embolador que le ‘saca brillo’ a la poesía, el payaso que roba sonrisas en medio del estrés citadino, el mimo ‘artista del silencio’, el retratista que inmortaliza rostros en el papel o el ex boxeador que anhela reconquistar glorias pasadas.  

A continuación, Vanguardia Liberal ofrece una semblanza de esos rostros de barrio, de calle, de ciudad, los cuales dan sabor y colorido al entorno de la capital santandereana.

Joimer Galán, conocido como el 'Señor Galán', es un embolador de profesión y poeta por convicción, que entre una y otra embetunada, deja brotar su vena artística. Desde su plataforma para lustrar calzado en el Parque Santander, el 'Señor Galán' no es un poeta de ‘media suela’.

Vender las populares burbujas de jabón en las calles céntricas de la ciudad es el trabajo que desde hace cinco años le da el sustento a Alejandro Díaz y su familia. Su original producto ha sido la causa de muchas sonrisas en los rostros de los niños, como una especie de globo mágico impulsado por el viento.

Catalino Ruiz, el ‘negro Ciríaco’, es un antioqueño de nacimiento y caleño de crianza, que le imprime sabor a sus bebidas de borojó y chontaduro, a las que les atribuye poderes afrodisíacos. Con una prole de 25 hijos y ocho mujeres, ‘el negro’ Catalino es la personificación de la efectividad de sus productos, los cuales vende en el Paseo del Comercio a la altura de la carrera 17.

El manizalita Baruc Concha se gana la vida plasmando retratos en un andén de los alrededores del Edificio La Triada, en pleno corazón de Bucaramanga. Sus obras son el ‘vivo retrato’ de una imagen, como el mejor recuerdo de un tiempo, una época, una edad.

José Hernando Reyes, de 78 años, es un coleccionista de monedas y billetes. Comprar y vender diminutas piezas de historia se han convertido en su profesión.  Su improvisado negocio está situado en la calle 36 con carrera 18, mientras espera unos pesos que deja una dura jornada de pie.

Ha esquivado tantos puños en su trasegar por la vida, que el popular ‘Garufa el solitario’, de 50 años, recorre las calles de la capital santandereana en su bicicleta para ganarle ‘la carrera’ al olvido. Este antioqueño, que cambió su nombre de pila, Aldemar Mosquera Montaño, y que tiene dos mujeres y 10 hijos, alguna vez sufrió el engaño en el boxeo.

Félix Sarmiento, peluquero y barbero del Parque Centenario, todavía posee pulso de cirujano gracias a sus cuatro décadas de trayectoria en esta labor. Su clientela, entre la que se cuentan importantes políticos y figuras públicas de la ciudad y el departamento, afirma que su afeitada es perfecta.

Como un ritual de todos los días, José Antonio Garnica se pinta el rostro para subir su propio telón y convertir a uno que otro despistado transeúnte en el protagonista o el objeto de su función en el Centro de Bucaramanga. Así pasea su gracia este hombre dedicado al arte de la pantomima hace 20 años.

Los payasos no nacieron en los circos, sino en los escenarios callejeros para transformarse en los protagonistas jocosos de la ciudad, y ‘Natica’ es un polifacético exponente de este oficio. Este payaso, de 50 años, se dedica a promocionar almacenes y restaurantes en las calles 36 y 37 con carrera 16, al mejor estilo de un número circense.  

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad