sábado 02 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Polémica por uso de anticonceptivos en las adolescentes

¿Qué pensaría usted si a su hija, adolescente, de escasos 14 años, le es implantado en forma gratuita un anticonceptivo bajo la piel en el colegio?

Esa idea, que ya está en marcha en las instituciones educativas de dos localidades de Bogotá, Engativá y Suba, ofrece a las jóvenes sin costo alguno los implantes subdérmicos.

Sin embargo, la posibilidad de desarrollar este tipo de programas en las aulas de Bucaramanga, ciudad donde se presentan 2.000 embarazos en jóvenes cada año y la mitad de ellos no es deseado sumado a que el 46% de ellas tiene su primera relación sexual antes de cumplir los 18 años, despierta escozor y temor.

Más allá de la sencilla acción de introducir las dos barritas debajo del antebrazo de las alumnas de secundaria, abordar la educación sexual y reproductiva entre la población juvenil es un tema complejo por sus diversas interpretaciones, según señalan los expertos.

¿Realmente puede considerarse este tipo de anticonceptivo como una estrategia efectiva en la ofensiva contra el embarazo estudiantil?
Susana Moya, coordinadora nacional del programa Profamilia Joven, sostiene que sí. Asegura que en los planteles donde se ha divulgado el programa 'Al colegio con Profamilia Joven' y se han facilitado anticonceptivos, se logró pasar de 20 embarazos por grado a sólo dos.

Más que repartir condones

Si bien existe un consenso de que el componente educación es un factor que pesa a la hora de la protección, y es evidente que la escuela se constituye en un escenario ideal para formar a los jóvenes en una sexualidad sana y responsable, a juicio de los especialistas consultados la estrategia no puede quedarse en hablarles hasta el cansancio del tema o repartir a diestra y siniestra preservativos o dispositivos de planificación.

Hay que enfatizar en la responsabilidad, insiste Gladys Lucía Picón Pallares, asesora del Centro para Jóvenes de Profamilia en Bucaramanga: 'el método existe, pero está en manos de los jóvenes tomar la decisión de protegerse'.

Información vs. actitud


De  acuerdo con su experiencia, el problema no es de información sino de actitud. Los jóvenes asumen una conducta temeraria frente a la sexualidad, se creen invulnerables ante un embarazo o enfermedades de transmisión sexual, lo que a la postre dice que es reflejo de su falta de compromiso.

UNA JOVEN CUENTA SU HISTORIA

La vida de *Susana dio un giro inesperado cuando la maternidad la sorprendió a tan corta edad. La realidad la golpeó hace un año tras resultar embarazada a los 14 años; abandonó sus estudios de noveno grado, fue objeto de los señalamientos de sus compañeros de clase y de las recriminaciones de su mamá quien le reprochaba constantemente por qué 'había metido las patas'.

Además la pobreza ha dificultado su transición de niña a madre adolescente: vive en un cambuche en el norte de la ciudad, junto a su hermano drogadicto de 13 años y su mamá que se hizo cargo del hogar luego del abandono paterno.

Su novio, un muchacho de 18 años y consumidor de drogas alucinógenas, se vio desbordado por la responsabilidad y prefirió ‘regalarse’ al Ejército. La dejó sola con la responsabilidad de la crianza de un hijo.

Reconoce que ha vivido muchos momentos de angustia, soledad e incertidumbre: se le ha medido a toda clase de trabajos, desde elaborando calzado, vendiendo empanadas y artesanías, e incluso ha llegado a la mendicidad para sobrevivir.

* Nombre modificado a petición de la entrevistada.

síntesis
Ventajas

• Control de la natalidad
• Responsabilidad sexual
• Evitar embarazos precoces o no deseados

Desventajas


• Se podría aumentar la promiscuidad
• Sería un arma que tendrían las jóvenes para ocultarles a sus padres su comportamiento sexual
• El anticonceptivo previene el embarazo, pero no el contagio de enfermedades de transmisión sexual

LA VOZ DEL EXPERTO
Blanca Patricia Mantilla Uribe


Directora del Instituto Proinapsa de la Facultad de Salud de la Universidad Industrial de Santander, UIS.
Los jóvenes aprenden más de sexualidad de sus pares que de sus padres o los adultos, lo cual no garantiza un sentido real y eficaz de protección, salvo conductas de riesgo, tales como inicio temprano sus relaciones sexuales y una mayor prevalencia de embarazos en adolescentes.

Yo creo firmemente que los procesos de educación en el ámbito escolar son positivos, que muestran que estos programas bien articulados y conducidos, actúan  como un factor protector importante.

Lo que ha pasado en Colombia es que es necesario trabajar más en el fortalecimiento de las habilidades de los chicos y las chicas, en la comunicación efectiva y asertiva, en la toma de decisiones y en el tema del autoconocimiento.      

Desde mi punto de vista no recomendaría un método anticonceptivo, porque si bien tenemos una posibilidad que es evitar el embarazo en la juventud, nos estamos quedando en el tema de las enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, es decir en asumir la doble protección, a través del uso de los preservativos.

¿Ha funcionado la educación sexual?


A juicio de Gladys Lucía Picón Pallares, asesora de Profamilia Joven, esta clase de medidas anticonceptivas dirigida a la prevención de embarazos precoces, sirve en la medida en que tenga un acompañamiento profesional y se conciban como proyectos a largo plazo.

Pero María Leonor Jaime García, secretaria de Salud y Ambiente de Bucaramanga, opina que hay que profundizar más en la educación sexual, ya que los programas en esa materia así como en planificación familiar no están arrojando los resultados esperados.

Una mirada a las cifras lo demuestran: entre el 17 y 20% de los nacidos vivos en la capital santandereana en los últimos cinco años, corresponde a madres menores de edad, precisa la funcionaria, quien agrega que estamos en sintonía con el promedio nacional.

Llama la atención que siete de cada 10 de los alumnos bumangueses se han iniciado en su actividad sexual antes de cumplir la mayoría de edad, con base en un sondeo efectuado en octubre pasado por Vanguardia Liberal en 10 planteles de la ciudad donde consultó a 200 adolescentes.

Para la sicóloga Claudia Cely, la educación sexual, que se imparte en los colegios del país desde 1993, debe trascender. Ir más allá de lo sexual y de la enseñanza biologicista, de dar una cátedra sobre órganos reproductivos, planificación familiar, infecciones de transmisión sexual, embarazo y aborto, hay que enseñarles sobre  hábitos y estilos de vida saludable y responsable, puntualiza. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad