miércoles 16 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Ponen ‘en cintura’ a tiendas de barrio por venta de cerveza

La venta de cerveza se ha convertido en la ‘manzana de la discordia’ entre los tenderos y la Administración Municipal, debido a que la comercialización indiscriminada de esta bebida está generando problemas de convivencia, invasión del espacio público, contaminación auditiva e incluso, ha disparado la inseguridad en los barrios.

Por un lado, las autoridades insisten en que hay que respetar la normatividad que rige para estos establecimientos y por otro lado, el gremio teme pasar un ‘trago amargo’ en caso de restringirle la comercialización de este producto, considerado como un 'valor agregado del negocio'.

Mediante inspecciones de control a las tiendas, cafeterías, micromercados, fuentes de soda, panaderías, por citar algunos, la Secretaría de Gobierno de Bucaramanga ha reforzado la vigilancia para procurar que los propietarios se ajusten a la Ley.

El titular de la Secretaría de Gobierno local, Édgar Fernando Salcedo Silva, fue enfático en señalar que estos negocios tienen una actividad definida y recalcó que la norma establece que pueden estar abiertos hasta las 11:00 de la noche, vender productos de la canasta familiar, incluida la cerveza, pero no convertirse en bares o licoreras.

'Las tiendas de los barrios, en algunos casos, no en todos, vienen vendiendo licor, ubicando mesas y sillas a las afueras del negocio, poniendo música a alto volumen, generando intranquilidad y afectando la normal convivencia. A nosotros nos toca actuar, nos toca garantizar la tranquilidad y la seguridad de toda la comunidad', argumentó el funcionario.

Golpea el negocio


Frente a estas observaciones, Luis Elías Durán, representante de los tenderos en la ciudad, expresó su preocupación debido a que los funcionarios de la Alcaldía ya han advertido con imponer multas y cerrar negocios.

Durán anotó que la cerveza deja una utilidad muy alta, que equivale en promedio al 40% de las ganancias netas: 'si nos quitan esa venta, esto provocará muchos problemas, nos tocará entonces volvernos comerciantes informales'.

'ANTES de DARNOS ‘DURO’, EDUCARNOS'

Si bien reiteró que la mayoría de los tenderos, que suman 13 mil organizados en Bucaramanga, acata la Ley, Luis Elías Durán, como vocero de este grupo, reconoció que puede existir un porcentaje mínimo que sí incurre en comportamientos que sólo perjudican al gremio.

Precisamente, los propietarios de establecimientos de esta naturaleza se reunieron recientemente con las autoridades locales para hallar salidas a la problemática y el gremio aprovechó el encuentro para exponer sus necesidades.

Durán declaró que una de las peticiones formuladas al Gobierno Municipal fue capacitar a los tenderos. 'El Alcalde, en vez de darnos ‘duro’, debe educarnos, también tenemos derecho a la Universidad del Pueblo… que nos enseñen a tratar a ese nicho de mercado', como lo son las personas que acostumbran a consumir cervezas en las tiendas de barrio o negocios de abarrotes, dijo el dirigente gremial.

Al respecto, Édgar Fernando Salcedo Silva, secretario de Gobierno, manifestó que el Municipio 'tiene las mejores relaciones con los tenderos, ellos son conscientes de la situación y estamos seguros de que estarán dispuestos a apoyar la seguridad y tranquilidad de todos'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad