miércoles 07 de diciembre de 2022 - 9:58 AM

Por primera vez, la FCV realizó un procedimiento endovascular en una menor

La FCV realizó, por primera vez en Colombia, un procedimiento endovascular para salvar a una niña con una cardiopatía que le daba poco tiempo de vida. Así mismo, otro menor recibió una intervención cardíaca que le permitió volver a casa al día siguiente.

Con Nicole Maldonado ocurrió lo que puede llamarse un milagro. Los médicos que la revisaron inicialmente afirmaron que, a sus 17 años, su corazón no aguantaría un cuarto procedimiento quirúrgico y que por la gravedad de su cardiopatía no había ninguna opción para salvar su vida.

Pero su mamá, Sandra Ortiz, decidió escuchar una segunda opinión y no dejar nada en manos del azar. “Me dijeron que me la llevara para la casa, que no había nada que se pudiera hacer por ella y que era mejor esperar a que Dios hiciera su voluntad. Pero sabíamos que algo podía hacerse y vinimos a la Fundación Cardiovascular, aquí nos dieron una nueva opción para ayudar a mi hija”, cuentó Sandra.

La condición que padece Nicole es conocida como defecto septal atrioventricular completo. El Dr. Justo Santiago, cardiólogo pediatra- hemodinamista de la FCV, explicó que esto se produce porque las paredes superior e inferior del corazón no se formaron de manera adecuada y las válvulas que separan dichas paredes dejaban un solo orificio.

“Lo anterior causa que la sangre se mezcle y pase en exceso hacia los pulmones produciendo edema pulmonar, hipertensión arterial pulmonar y falla cardiaca, colocando en riesgo la vida”, precisó Santiago.

Esta cardiopatía fue reparada en el primer año de vida de la menor, pero con el paso del tiempo la válvula mitral (ubicada en el lado izquierdo del corazón) disfuncionó y para ese momento fue necesaria una cirugía con la instalación de una válvula protésica en la misma posición.

A medida que la niña creció, esta válvula se volvió insuficiente, se obstruyó, generó estenosis y esto provocó que el corazón fallara. El tiempo -pensaban- corría en su contra.

Dado el alto riesgo que presentaba para ella una nueva intervención, en donde sería necesario mantenerla con soporte de oxigenación de membrana extracorpórea (ECMO), se realizó un cateterismo cardiaco y mediante este se reemplazó la válvula mitral introduciendo una válvula (Melody) dentro de la válvula anterior mediante una técnica denominada “Valve In Valve”. Aunque esta técnica ha sido descrita en adultos, es la primera vez que se realiza en el país en una paciente en edad pediátrica.

“Este procedimiento se realiza instalando, sin necesidad de cirugía, una nueva válvula sobre la válvula mitral y esto permite la apertura del orificio. Así logramos el funcionamiento adecuado del lado izquierdo con la idea de que mejore la capacidad funcional de la paciente, disminuyendo la presión pulmonar y mejorando sus condiciones de vida”, agrega el cardiólogo pediatra, quien lideró el equipo humano para el procedimiento.

Tras la intervención, la mejora de Nicole ha sido muy notoria. “Ya se ve su progreso. Ella ya puede comer por sí misma, su aspecto mejoró mucho y hasta tiene mejor genio. La vida de ella ha cambiado en un 100%”, precisa su mamá.

Con este procedimiento se logró, no solamente dar una nueva oportunidad a la vida de una menor, sino también marcar un referente para otros niños que padezcan esta misma condición.

Raúl, con muchos sueños por cumplir

Con 16 años, Raúl Becerra ha pasado por quirófanos cuatro veces en su vida. Padece una anomalía en su corazón conocida como atresia valvular pulmonar, una condición que no le permitió la formación de la válvula que controla el flujo de sangre desde el corazón hacia sus pulmones y por ello se presentan inconvenientes para incorporar el oxígeno que debe llevar a todo el cuerpo. Las consecuencias de esta falla le causaban fatiga al caminar trayectos muy cortos, labios y lengua morados y hasta deformidad en sus dedos.

Para tratar su cardiopatía se le realizó un cuarto procedimiento, esta vez, de forma endovascular. “Este consistió en un reemplazo de la válvula pulmonar, también por cateterismo, con el que se coloca un dispositivo percutáneo llamado Melody para dar solución al problema de Raúl y normalizar la circulación de la sangre”, señaló el doctor Justo.

La ventaja de este método es que, 24 horas después de su intervención, Raúl pudo regresar a casa y seguir su vida con algunos cuidados. Pero el tiempo pasó y por fortuna ya logró volver al colegio, jugar con sus amigos, caminar con su mamá y continuar con sus actividades favoritas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad