martes 23 de febrero de 2016 - 6:26 AM

¿Por qué se declaró nulo cobro de valorización en Bucaramanga?

Por falta de publicidad, convocatoria y otras fallas en el procedimiento que asignó esta contribución para financiar las "megaobras" de Bucaramanga.

La decisión la tomó el Juzgado Segundo Administrativo Oral de Bucaramanga, quien anuló la Resolución 0674 del 10 de octubre de 2013, expedida por el entonces alcalde Luis Francisco Bohórquez, por medio de la cual se inició el cobro de valorización, ya que se habrían violado varias normas.

Por este concepto de valorización, la Alcaldía de Bucaramanga recaudó cerca de 190 mil millones, que son invertidos en obras viales en la ciudad.

Por ahora, el alcalde de Bucaramanga, que en campaña política se mostró en contra de este cobro, aseguró que apelará la decisión en primera instancia, ya que como representante legal del Bucaramanga, debe velar por los intereses del Municipio.   

Los argumentos del juez

El Juzgado Segundo Administrativo Oral de Bucaramanga asegura en su fallo que la Alcaldía, en 2011, omitió hacer publicaciones en diarios de amplia circulación de las convocatorias para la conformación de la Junta de Propietarios y Poseedores, órgano que se encargaría de socializar los alcances del cobro de  valorización.

Además, le dio la razón al demandante, en el sentido que se registraron presuntas irregularidades en las actas de los escrutinios de la votación para elegir Junta de Propietarios y Poseedores de Bucaramanga, ya que no existe registro de una  comisión escrutadora. Además, tampoco todos los delegados firmaron las actas de resultados.

Los mismos argumentos de la Procuraduría

En julio de 2014, la Procuraduría solicitó suspender el cobro de la valorización, bajo los argumentos que en la actualidad esgrime el Juzgado Segundo Administrativo Oral de Bucaramanga.

El acto administrativo demandado es la resolución 674 de octubre 10 de 2013 de la Alcaldía de Bucaramanga, que fue la que inició la distribución y el cobro de la valorización.

Por medio de este, se le comenzó a cobrar a 128 mil propietarios un aporte para recaudar $236 mil millones que se requieren para los intercambiadores del Mesón de los Búcaros, Neomundo y Quebradaseca con 15, así como el Par Vial de la 54 (Conexión Oriente - Occidente).

Se trata, cabe aclarar, de una demanda en contra del acto administrativo de la Alcaldía y no de una demanda en contra del Acuerdo Municipal que aprobó el Concejo de Bucaramanga.

Junta de propietarios

Según la Procuraduría, antes de iniciar el cobro y la distribución de la valorización, la Alcaldía debía suplir unos requisitos previos tales como la conformación, de acuerdo a los parámetros de ley, de las juntas de propietarios.

Para empezar, el Estatuto de Valorización de Bucaramanga aprobado el 16 de diciembre de 2010 (mediante el Acuerdo 061), establece que la convocatoria para conformar dichas juntas se debe hacer mediante “la publicación de dos avisos en dos diarios de amplia circulación”.

No obstante, según la Procuraduría, solo se publicaron dos avisos en Vanguardia Liberal, los días 22 y 26 de enero de 2011 (no se publicó la notificación en los dos diarios, tal y como lo exige la norma).

De igual forma, se dio una ampliación del plazo de inscripción para aspirar a las juntas de propietarios, pero este se divulgó en los diarios el 12 de febrero de 2011, dos días después del vencimiento del primer plazo (el 10 de febrero).

Además, se hizo “una invitación privada” a 118 propietarios que fueron escogidos “unilateralmente, sin ningún criterio o norma que estableciera esta convocatoria”. Ellos, cabe destacar, fueron los que al final eligieron las juntas de propietarios de la valorización.

En ese sentido, según la Procuraduría, se violaron los principios de participación de la comunidad y socialización, que están expuestos en el artículo 19 del Estatuto de la Valorización.

Dudas en los escrutinios

De igual forma, habría algunos vicios de forma en la manera como se eligieron las juntas de propietarios.

Según la Procuraduría, la alcaldesa encargada en ese momento designó a cuatro funcionarios de la Administración Local como jurados de votación, pero no designó a nadie para la comisión escrutadora (la que hace el conteo de los votos).

De igual forma, la Personería Municipal tampoco habría designado a un delegado para dicha comisión.

En ese orden de ideas, explica el ente de control, “no existe acta de la comisión escrutadora (pues nunca se conformó)”, sino cuatro actas de escrutinio que, además, no están firmadas por los que avalaron el conteo.

Es así como de los cuatro puntos de votación (por igual número de obras de valorización), no hay uno solo que cumpla con los requisitos del escrutinio.

En el puesto 1 (Normal Superior) solo hay dos de las cuatro firmas, mientras en el puesto 2 (Instituto T. Nacional del Comercio) hay tres firmas, pero una es de la asesora jurídica de la oficina de valorización y no del jefe de valorización.

Además, en el puesto 3 (Neomundo) solo firma un delegado y en el puesto 4 (Alcaldía) firman dos personas, pero una de ellas no es el delegado designado por la Administración Local.

Ante estas presuntas irregularidades, la Procuraduría considera que hay argumentos suficientes para solicitar la nulidad de la resolución 674 de 2013.

La apelación, que anunció la Alcaldía de Bucaramanga, será resuelta por el Tribunal Administrativo de Santander.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad