viernes 10 de julio de 2020 - 12:00 AM

¿Por qué son graves y repetidas las crecientes en Piedecuesta?

El Municipio requiere con prontitud un sistema de alertas tempranas ¿Cómo va su gestión? Las autoridades señalan que el alto nivel de lluvias y las condiciones topográficas e hidrológicas de Piedecuesta, hacen que el territorio sea propenso a sufrir crecientes súbitas.
Escuchar este artículo

Con la emergencia que ocurrió el pasado miércoles, que dejó como resultado a una madre y a su pequeña hija fallecidas, ya son tres eventos graves que se contabilizan este año en Piedecuesta por causa de crecidas de afluentes.

El 25 de febrero anterior fue el primero de estos desastres de 2020. Se trató de una avalancha torrencial que destruyó vías y edificaciones, y que cobró cerca de una decena de vidas humanas y dejó a casi dos mil personas damnificadas.

Lea también: Video: Así fue el rescate del cuerpo de la niña arrastrada por el río en Piedecuesta

Solo once días después, el pasado 8 de marzo, otro desbordamiento de un afluente causó afectaciones en siete veredas. Aunque hubo damnificados, por fortuna no se registraron fatalidades.

¿Por qué se agravan con frecuencia las crecientes en Piedecuesta? Vanguardia consultó a las autoridades locales encargadas de gestionar y prevenir las situaciones o posibles eventualidades con riesgo.

Altas precipitaciones y su topografía

César García Durán, director de la Unidad de Gestión del Riesgo de Santander, atendió en persona estas tres emergencias en Piedecuesta. García Durán conoció de cerca y en detalle lo ocurrido en estos eventos de avalancha e inundación.

El funcionario señaló que el territorio piedecuestano “tiene en ciertas temporadas del año altos niveles pluviométricos (cantidad de lluvia) y se presentan fuertes precipitaciones, sobre todo en el sector del valle de Piedecuesta, una zona que históricamente ha sido propensa a las lluvias. Cuando hay fuertes precipitaciones en la parte alta del municipio, se presentan crecientes súbitas o avenidas torrenciales”.

William Javier Acevedo, director de la Oficina de Gestión del Riesgo de la Alcaldía de Piedecuesta, indicó que “nosotros somos bañados por muchas fuentes hídricas. Desafortunadamente, las características topográficas nos genera dificultades y riesgos que terminan en este tipo de emergencias”.

Piedecuesta es, tal vez, el territorio del área con mayor riqueza en materia de agua. De acuerdo con lo consignado en el Plan de Ordenamiento Territorial, en el Municipio existen dos ríos, Oro y Lato, y 24 afluentes más como quebradas.

“Hay que instalar un sistema de alertas”

Para advertir a los piedecuestanos y prevenirlos oportunamente de una posible creciente súbita, inundación o avenida torrencial, los expertos han insistido en la necesidad de instalar un sistema de alertas tempranas en el municipio.

El Director de la Unidad del Riesgo de Santander precisó ayer que “definitivamente hay que apostarle a un sistema de alertas para toda la hoya de Piedecuesta, sobre todo del río de Oro, del río Frío, la quebrada Grande y el sector del Boquerón. Su financiación es un poco alta, entre $2 mil y $3 mil millones.

“Ya estamos buscando una cofinanciación con el Gobierno Nacional, Piedecuesta, Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Universidad Industrial de Santander e Ideam”, agregó García Durán.

Al respecto el alcalde de Piedecuesta, Mario José Carvajal, indicó que “ya elaboramos y presentamos un proyecto a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo. Continuamos en la gestión y efectuando diferentes reuniones para la gestión de este sistema de alertas, sobre todo en lo que concierne a su costo y pago.

El mandatario informó que se está a la espera de una respuesta oficial por parte del Gobierno Nacional frente a tal solicitud.

Mientras tanto, el Director del Riesgo de Piedecuesta dijo que “estamos haciendo un inventario de las fuentes hídricas y gestionando el inicio de programas de prevención con la comunidad.

“Hacemos un llamado a la prevención y a la prudencia por parte de los ciudadanos ante cualquier riesgo de creciente”, recalcó el funcionario.

¿Qué ocurrió el pasado miércoles?

César García Durán, director de la Unidad de Gestión del Riesgo de Santander, informó que “hubo fuertes precipitaciones en la parte alta y el caudal del río de Oro aumentó y se originó una creciente súbita.

“En esos momentos había personas en actividades de gozo en una quebrada y la creciente arrastró a una señora y a su hija”, relató el funcionario.

El Departamento y el Municipio destinaron más de 50 hombres en las labores de búsqueda y rescate, finalizando la tarde de este miércoles.

Horas más tarde, las autoridades encontraron el cuerpo de la mujer. En la mañana de este jueves se halló a la otra víctima mortal.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad