martes 06 de abril de 2010 - 10:00 AM

Pretendía vender una vaca que atropelló, para cubrir los gastos del accidente

El propietario de un vehículo Mazda 323 arrolló a una vaca que caminaba junto a cinco ejemplares más, la noche del domingo pasado, sobre la vía que comunica a Girón con Bucaramanga.

El hombre, quien se excusó en que el propietario del animal nunca puso la cara para pagar los daños ocasionados a su carro por el despiste del cuadrúpedo, no vio problema en regresar ayer al lugar junto a tres hombres y una mujer, a descuartizar la vaca para luego venderla. Imitando a un pesero de profesión, tomaron los machetes y cuchillos oxidados y desgastados de sus casas y regresaron al sitio. Arrastrando la vaca, lograron sacarla del charco de sangre en el que yacía desde hacía 12 horas y la llevaron hasta un lote contiguo al Centro de Exposiciones y Ferias, Cenfer.

Mientras la única mujer del grupo y sus compañeros presumían sus conocimientos en el oficio y fijaban precios de las partes del animal, vecinos de la zona presenciaban lo acontecido. La desagradable escena llevó a que se diera aviso inmediato a las autoridades.

Algunos conductores que se posaron frente al charco de sangre sobre la vía, especularon sobre el hallazgo de un hombre descuartizado en el lote. Pero, cuando vieron salir las partes de la vaca en un camión y oyeron las respuestas del improvisado grupo de carniceros, siguieron su rumbo.

Finalmente, ¿quién le responde al propietario del vehícu-

lo por sus daños? ¿dónde está el dueño del animal? ¿qué tipo de sanción y ante cuál entidad debe responder el grupo de carniceros por su acto improvisado? Se podría concluir que la única responsable en esta situación fue la vaca, pero el animal luego de su trágica muerte, hoy yace en cenizas en alguno de los hornos del relleno sanitario El Carrasco, luego de ser decomisada por la Policía.


Hablan las autoridades

La Policía Ambiental de Bucaramanga, el Invima y la Secretaría de Salud del Municipio inspeccionaron la zona y verficaron que los implicados infringieron las normas de control sanitario.

En este tipo de casos es necesario desnaturalizar el animal; es decir, aplicarle creolina o combustible, e incinerarlo, aseguran los expertos.

Por ahora, el grupo de implicados enfrenta un proceso administrativo, que luego de una investigación, puede ocasionarles el pago de hasta 10 salarios mínimos, aseguró el subintendente de la Policía Ambiental, Alexander Aguilar.

 


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad