sábado 06 de junio de 2009 - 10:00 AM

Proponen ‘regenerar’ las invasiones de la ciudad

'A Bucaramanga le urge pasar del caos al orden. Este municipio no puede seguir multiplicando sus invasiones y le corresponde al gobierno local hacerle un regeneramiento urbano a la meseta. Sólo así se podrá garantizar el desarrollo y, de paso, se les podrá ofrecer una vida digna a esos hogares que viven en albergues e invasiones'.

Esta reflexión la hizo ayer Joseph Franklin Garzozi Buchdid, experto internacional en temas urbanos, quien participó en el Simposio Internacional Sobre Sostenibilidad y Competitividad, organizado por la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb. Durante su intervención, Garzozi Buchdid dijo que se debe hacer una regeneración urbana a las invasiones, implementando la infraestructura básica para agua potable, alcantarillado y demás servicios.

De esta forma, añadió, se podrá garantizar mejores condiciones de vida a los invasores y, de paso, se transformarán los sectores ocupados en áreas de desarrollo para el bien de la capital santandereana.

Él explicó que se debería tener un modelo de intervención de tales asentamientos subnormales en donde se unan la voluntad política del gobierno y el compromiso ciudadano.

¿Los recursos para ejecutar ese modelo?

A su juicio, 'dinero en el gobierno siempre hay. Sólo falta darles una verdadera destinación a las partidas presupuestales que maneja la Administración Local'.

Durante su disertación, ofrecida en el Hotel Dann Carlton, el arquitecto internacional mostró el trabajo de regeneración urbana adelantado en Guayaquil, Ecuador.

El proyecto que lideró el gobierno de esa ciudad logró, en un plazo de cinco meses, los cambios de calles, invasiones, albergues, puertos y demás escenarios, los cuales transformaron a Guayaquil y, por ende, la vida de sus habitantes.

En áreas neurálgicas de la ciudad se hizo la implementación de toda la infraestructura básica; se hicieron mejoras en la señalización vial; se realizaron obras de estabilización, se puso mobiliario urbano como tachos de basura y luminarias nuevas; mientras que las viviendas de las comunidades fueron arregladas sin costo para sus propietarios.

 'Guayaquil antes era fea, ahora está bonita, porque tiene barrios adoquinados, limpios y con viviendas dignas. En Bucaramanga puede pasar lo mismo. Es más, aquí se le rendiría un buen homenaje a la cuña de la Ciudad Bonita', añadió el experto.

Recordó que en Bucaramanga hay 11 mil personas que viven en áreas de riesgo y que 6 mil 370 familias están refugiadas en albergues, lo que obliga al Gobierno a tomar cartas en el asunto.

'Las cifras preocupan, no sólo por el futuro que les espera a estas comunidades, sino porque tales asentamientos subnormales no permitirán que la ciudad se desarrolle y logre ser competitiva'.


 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad