Publicidad

Bucaramanga
Miércoles 28 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Qué nos pasa? Las razones de tanta intolerancia en las calles de Bucaramanga

Los altos índices de intolerancia en los ciudadanos de Bucaramanga son impactantes dado que superan de manera comparativa lo observado en otras ciudades del país como Bogotá, Cali, Barranquilla y Medellín y Cúcuta.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Archivo  / VANGUARDIA
Archivo / VANGUARDIA

Compartir

Archivo / VANGUARDIA

Los duros episodios de intolerancia en los ciudadanos de Bucaramanga, según los indicadores presentados por el Centro de Conciliación, muestran que hacen parte de los factores que no les permiten a los bumangueses mantener una relativa convivencia pacífica. (Fotomontaje / VANGUARDIA)
Los duros episodios de intolerancia en los ciudadanos de Bucaramanga, según los indicadores presentados por el Centro de Conciliación, muestran que hacen parte de los factores que no les permiten a los bumangueses mantener una relativa convivencia pacífica. (Fotomontaje / VANGUARDIA)

Los duros episodios de intolerancia en los ciudadanos de Bucaramanga, según los indicadores presentados por el Centro de Conciliación, muestran que hacen parte de los factores que no les permiten a los bumangueses mantener una relativa convivencia pacífica. (Fotomontaje / VANGUARDIA)

Muchos transeúntes fueron testigos de las reacciones airadas de un conductor de bus y un taxista, quienes se fueron a los golpes en inmediaciones de la glorieta del estadio Alfonso López. Incluso, uno de ellos amenazó con un arma de fuego a su contendor.

En otro punto de la ciudad, de manera específica en la Calle de los Estudiantes, otra gresca se vivió en inmediaciones de un plantel de la zona. Dos jóvenes de décimo grado de secundaria se enfrentaron, se agredieron y protagonizaron el bochornoso espectáculo, con el beneplácito de sus propios compañeros.

Lo cierto del caso es que el número de riñas y agresiones en Bucaramanga y su área metropolitana, producto de los altos niveles de intolerancia, nos ubican de forma deshonrosa como una de las capitales de departamento en donde la agresividad, la falta de cultura y la violencia se convierten en el ‘pan de cada día’.

Las riñas callejeras, las alteraciones del orden en barrios y el consumo de licor en exceso, entre otras situaciones, hacen parte de los problemas que generan impactos negativos en la convivencia de la población en Bucaramanga.

Las cifras son claras: en lo que va de 2024 las lesiones personales se incrementaron en 19 %, en comparación con enero de 2023. En el caso de los homicidios, se mantiene la misma tendencia, con doce casos registrados en el primer mes de la presente vigencia.

En palabras de Johana Cárdenas Acevedo, directora del programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, “es lamentable observar que persista una cultura de la violencia en la ciudad, y aún más preocupante observar cómo esta permanece en las nuevas generaciones”.

“No podemos olvidar que cada año se reportan más de 2.800 casos de lesiones interpersonales en el área metropolitana de Bucaramanga, destacándose así como la capital con mayor incidencia en comparación”, añadió Cárdenas Acevedo.

“Abordar este flagelo nos demanda, a todos, un compromiso. Desde el individuo hasta las instituciones educativas, pasando por las familias, empresas y las autoridades públicas; debemos involucrarnos activamente en la prevención y erradicación de la violencia”, aseveró.

“Lamentablemente, muchas de estas conductas violentas no son denunciadas por la falta de confianza en el sistema de justicia, que desanima aún más a las víctimas a buscar ayuda. Por ello, urge establecer mayores incentivos para fomentar la denuncia y garantizar que los responsables de esos actos sean sancionados”, precisó.

“Se espera que en los planes de desarrollo se otorgue la debida prioridad a la educación cívica y se implementen estrategias efectivas, basadas en evidencia, para reducir estos índices alarmantes de agresiones y delitos. Es vital que se aborde este problema de manera integral, considerando no solo medidas punitivas, sino también programas de prevención y rehabilitación que promuevan una cultura de paz y respeto en el área”, añadió.

Otros datos reveladores

1. La intolerancia, en un 70%, es la principal causa de homicidios en Santander, según lo afirma el Centro de Investigación de la UIS.

2. Las cifras de Medicina Legal también son contundentes: entre 2018 y 2023, las muertes violentas en el área han aumentado en un 47 % (Bucaramanga, 42%; Floridablanca, 105 %; Piedecuesta, 55%; y Girón, 9%).

3. Según el Centro de Investigación en Cultura y Sociedad de la Universidad Industrial de Santander, UIS, en el departamento ocurren 15 homicidios por cada 100.000 habitantes. Es indudable que aún vivimos en un contexto violento.

¿Qué hacer?

Para el sociólogo José Manuel González, “los santandereanos seguimos las pautas de una cultura machista y autoritaria, de carácter vertical, donde castigamos en forma directa; es decir, tomamos la justicia por nuestras manos”.

“Pareciéramos estar viviendo en una sociedad feudal, donde la venganza y la acción directa del agredido sobre el agresor debe tomarse por sus propios medios”, explicó.

“La tolerancia no es una cualidad congénita, es necesario adquirirla. Hay que empezar a construirla desde el hogar, el colegio y la universidad, desarrollando una pedagogía creativa que le permita al individuo ser el constructor de su propia esencia, y artífice fundamental de su desarrollo moral, intelectual y social”, precisó.

Y según él, “este trabajo debe ir de la mano de las autoridades que ejercen funciones preventivas, impulsando programas gubernamentales en pro de la convivencia pacífica, que a la postre redunden en beneficio de todos, pues habrá menos asuntos trágicos a resolver”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Euclides Kilô Ardila

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad