domingo 01 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Quebrada de Los Andes sigue contaminada

A pesar de que los habitantes han denunciado en repetidas ocasiones la contaminación que afronta la  quebrada que pasa por la carrera 40 con calle 203, en Los Andes, el daño ambiental, persiste.

Según los quejosos, a diario a este lugar son arrojados residuos de comida, escombros y hasta animales muertos, que además de emanar olores fétidos generan enfermedades respiratorias a los residentes de la zona.

Pese  a los controles que  ejercen los habitantes para evitar que lleguen inconscientes a botar desperdicios, éstos siempre se las ingenian para 'intoxicar' el ambiente.

Los quejosos aseguraron que los vendedores ambulantes, que trabajan en la zona, son algunos de los que al finalizar su jornada laboral dejan la basura en este lugar.

A esto, se suman, los residuos que otras personas sin el menor reparo botan al cause de la quebrada.

Esta fuente hídrica, que hace años fue caudalosa, además se ha convertido en el desagüe de las aguas residuales de algunas viviendas,  razón por la cual, los afectados pidieron a  las autoridades una inspección.

'Esperamos que se logre frenar el botadero de basura con multas a los infractores. Necesitamos que se haga algo para que las personas entiendan que este no es un basurero', manifestó Manuel Rodríguez, habitante del sector. Esta zona residencial y comercial, en la que además funcionan negocios de comidas se ha visto perjudicada por los roedores que salen de este foco de contaminación.

Ratas, cucarachas y moscos y otros animales 'extraños' abundan en las viviendas.


Aunque todavía no se han presentado hechos lamentables por la presencia de estos roedores e insectos, la comunidad solicitó a la Secretaría de Salud una visita al sector para que conozca la situación que afronta para que se tomen las medidas necesarias y así erradicar con estos trasmisores de enfermedades

la canalización

Debido al problema de salubridad que se ha generado, algunos habitantes han gestionado en años anteriores la canalización de la quebrada; sin embargo, pese a la insistencia no han tenido una respuesta concreta.

Además de convertirse en un foco de contaminación, esta quebrada también ha sido por años el refugio de viciosos, quienes aprovechan la oscuridad y los altos matorrales para escabullirse de las autoridades.

'Nadie le hace limpieza, porque nos queda difícil, porque es un hueco. Necesitamos de personas capacitadas que la hagan con la protección necesaria', manifestó un afectado.

Temen un deslizamiento  

La zona que rodea la quebrada por ser húmeda tiende a  desmoronarse,  razón que mantiene a en alerta a la comunidad ante un posible deslizamiento.

Por esa razón insistió para que se ejecuten las obras de canalización y con esto brindar estabilidad a los inmuebles más cercanos. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad