martes 23 de junio de 2020 - 12:00 AM

“Quejatón”, una campaña frente a demoras en las autorizaciones y atención de pacientes con cáncer

Entre 15 y 20 quejas diarias se estarían radicando ante la Supersalud, desde Santander, tras el “viacrucis” de muchos padres que tienen a sus hijos en tratamientos oncológicos.
Escuchar este artículo

Liyibeth Martínez es la madre de un niño de 10 años diagnosticado con leucemia linfoblástica. Desde hace dos meses aproximadamente espera que la EPS apruebe el trasplante de médula.

Según su relato, “el próximo 25 de junio cumplimos dos meses de haber radicado las órdenes y hasta el momento no nos han dado ninguna respuesta. Ahorita nos encontramos en la Clínica San Luis, en Bucaramanga, porque el niño debe estar allí por un mes ya que le están haciendo una quimioterapia de rescate. Nos dicen que lo debe ver el médico de trasplante para una segunda opinión, pero no ha sido posible”.

Martínez asegura que, si bien la EPS desde el diagnóstico del menor había respondido a tiempo y sin ningún inconveniente, de un momento a otro todo cambió, al punto de verse obligada a interponer una acción de tutela, así como varias quejas ante la Superintendencia Nacional de Salud.

“Yo radiqué órdenes el 25 de abril. En junta médica, los tres oncólogos determinaron que mi hijo necesitaba trasplante de médula. Dijeron que iban a terminar el tratamiento que se le estaba haciendo para darle tiempo a la EPS de expedir la autorización, creíamos que eso iba a tardar 15 días o hasta 30, pero ya vamos a cumplir dos meses y pese a que hemos buscado respuestas no nos las han dado”, anotó.

Lea también: En Bucaramanga mujeres tejerán mantas para donar a los niños con cáncer

Como el caso de Liyibeth Martínez son muchos los que hay en Santander y se ha vuelto frecuente ver a familiares y hasta los mismos pacientes utilizar las diferentes redes sociales para suplicar la entrega de órdenes y autorizaciones, que permitan la reclamación de los medicamentos y/o procedimientos ordenados por los especialistas, a tiempo.

Así que, cansados de esta situación y de que el sistema de salud de Colombia juegue con la vida de las personas, un grupo de padres de familiar organizaron la “Quejatón”, una campaña que básicamente busca, a través de quejas, “mover” la Supersalud para exigir el cumplimiento de la Ley 1388 de 2010 y todas las disposiciones nacionales que se han expedido en el marco de la emergencia por COVID-19.

Jakeline Lizcano, miembro del Consejo Departamental Asesor de Cáncer Infantil y del Consejo Nacional de Cáncer Infantil, una de las promotoras de esta iniciativa, explicó que “el 26 de mayo se cumplieron 10 años de haber sido sancionada la Ley de Cáncer Infantil, que es la Ley 1388 de 2010. Con esta ley nos apoyamos las familias que tenemos experiencia de cáncer infantil, de manera que no se le ponga ninguna barrera para llegar al tratamiento; sin embargo, esa ley no se cumple y por eso diariamente se reciben un sinnúmero de quejas”.

De acuerdo con la vocera nacional de los padres de niños con cáncer son, en promedio, unas 15 quejas diarias que se reciben por motivos como la Empresa Prestadora de Salud, EPS, no entrega medicamentos, tampoco las autorizaciones para trasplante de médula, para valoración, para transporte, para alimentación y hospedaje, entre otros temas.

En ese sentido, “la Quejatón surge de esa necesidad de obtener una respuesta de las EPS. Entonces todos los días se están subiendo entre 15 y 20 quejas diarias a la Supersalud, pero no se debería subir ni una queja diaria. Los papás que tenemos niños con tratamiento de cáncer somos de todos los estratos sociales y de todas las condiciones económicas, porque esta es una enfermedad que no distingue y nos toca a todos por igual”, enfatizó Lizcano.

Los padres de familia con paciente oncológico le aseguraron a Vanguardia que las EPS, en términos generales, no están cumpliendo con lo que se necesita, especialmente con la entrega de medicamentos. Esa es la principal queja.

“Lo que sucede cuando no se entregan los medicamentos es que se fracciona el tratamiento y complica la vida del paciente. Sin embargo, otra de las quejas que más se interponen y que podría considerarse como la más grave de todas, es la de negar las valoraciones de trasplante de médula”, dijeron.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad