domingo 27 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Ricardo Castro, otro santandereano que logró vencer a la COVID-19

Escuchar este artículo

Siempre se hacen reportes de nuevos casos de la COVID-19 y obviamente las cifras se centran en la cantidad de muertos que ha dejado esta terrible enfermedad en Colombia y en Santander. Eso es acertado pues, de alguna forma, se crea conciencia del peligro al que nos exponemos cada día. No obstante, pocas veces nos cuentan los casos de sobrevivencia. Me refiero a la gran cantidad de personas que, tras librar una dura batalla en los hospitales, han superado un enemigo que a todos les podría tocar enfrentar, tal y como me correspondió hacerlo a mí”.

El testimonio es de Ricardo Castro, un joven artista bumangués, quien padeció esta enfermedad durante poco más de dos meses.

Por fortuna hoy, gracias al trabajo del personal médico que lo atendió y a su propia fe, como él mismo lo explicó, puede dar un alentador testimonio sobre la forma como los santandereanos le estamos haciendo frente al virus.

No en vano muchos pacientes de la COVID-19 en Santander han ido venciendo esta terrible enfermedad. Según el más reciente reporte entregado por el Ministerio de Salud, de un total de 29.468 casos en todo nuestro departamento, 23.241 están recuperados; es decir, el 78,86% de esos pacientes ya están sanos y salvos.

“No imagina la alegría que siento al saber que hago parte de los aliviados. Dios me dio una segunda oportunidad para vivir”, agregó.

Él recordó los ‘avatares’ que le trajo el coronavirus. Y aunque recalcó que ya pudo decir que pasó la página de este drama, “no imaginan lo duro que fue para mí”.

Confesó que incluso “no creía en las cifras de este virus. Pensaba que era una paranoia de la gente y que ese no era más que un cuento chino”.

Todo cambió cuando se empezó a sentir mal. Su primer síntoma fue un tremendo dolor de cabeza que tras un par de días se transformó en una repentina aparición de fiebre alta: “Ahí tuve la sospecha de que esto no iba bien y, por necio, no dije nada”.

Luego fue un tema muscular: “Sentía como si me hubieran dado una paliza en el cuerpo. No entendía qué pasaba porque ni siquiera había hecho ejercicio”.

Otro de los síntomas, el de toser, se le presentaba durante la noche: “A los pocos días comencé a tener problemas para respirar. Así que mientras por la noche lidiaba con la tos, en el día sufría con mi respiración”, recordó.

“Ya no era paranoia, yo sí estaba enfermo. Además, de manera paralela, perdí el sentido del olfato”, relató.

Fue entonces cuando llegó la hora de enfrentarse a la realidad. Se hizo el examen y el resultado fue el que imaginaba: era positivo para COVID-19.

El impacto fue grande pues empezaba a ser parte de las estadísticas de la enfermedad en Santander y, de inmediato, entendió que el coronavirus ‘no era un invento’.

“¿Seré yo el próximo que se muere?, pensé de inmediato. Luego se me vino a la mente toda mi familia y sentí más pavor”, señaló.

Fue hospitalizado y, en medio de la difícil situación, agradeció la atención recibida en la Clínica Chicamocha.

Por fortuna él no tuvo que vivir el drama de otras personas infectadas, aquellas que se quedan sin poder respirar haciendo fila para ingresar a urgencias.

“Me impactó ver mujeres y hombres conectados a sus respiradores. Pensaba que era mi fin”, relató.

“Había oído que el virus afectaba más a las personas mayores, pero en la sala de Cuidados Intensivos estaban conmigo personas de todas las edades; es decir, conté muchos jóvenes enfermos como yo”.

Murieron varias personas en ese lugar, antes de ser dado de alta. Si bien pasó noches enteras sin dormir y tuvo que ser asistido para respirar, las titánicas labores de los galenos, sumadas a sus esperanzas, le permitieron pasar esta dura prueba.

“No sabía nada sobre el virus y de manera errada creí que era inmune”, mencionó.

Finalmente, él agradeció al equipo médico que lo curó y destacó “la calidez humana que respiré en la clínica”.

“La lección que me dejó esto es que no estamos preparados para vivir una pandemia. Si hubiéramos sido conscientes del peligro, en el preciso instante que conocimos que un virus contagioso se expandía en China se hubieran podido salvar muchas vidas. Por eso, no bajemos la guardia”, puntualizó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad