domingo 11 de enero de 2009 - 10:00 AM

Sanar a los pobres, su gran misión

Ella siempre ha tenido claro que la salud es en la cara, el lustre, el esmalte y el matiz de la vida. Por eso, no permite que ninguno de sus enfermos se vea triste, mucho menos pálido: 'una sonrisa es, a veces, la mejor medicina', aconseja.

Así habla María Gisella Álvarez García, la enfermera más consagrada del Hospital Mercy, de Baltimore, Estados Unidos. Hay que verla trabajar: se la pasa dedicada a sus pacientes, administrándoles las medicinas previamente prescritas por ella y cerciorándose de sus prontas recuperaciones.

Y detrás de las dolencias de las personas que atiende, María Gisella sabe que todos los enfermos tienen una historia qué contar. Por eso los mima, los acompaña y, a su manera, les ayuda a sobrellevar sus quebrantos de salud.

Hace mucho tiempo, cuando visitó a un asentamiento subnormal del Perú, le impactó ver el rostro de una  mujer muy enferma, que vivía en una extrema pobreza y que necesitaba ser operada cuanto antes, so pena de morir. A su paciente le afligía más pensar cómo compraría los medicamentos o con quién dejaría a sus hijos mientras la cirugía, que su propia recuperación.

Desde entonces, María Gisella decidió que su profesión tenía que ir más allá de los modernos hospitales de Estados Unidos, en donde trabaja desde hace más de 20 años.
Se propuso imprimirle a su laureado diploma de enfermera-cirujana una palabra más: la de voluntaria.

Se trazó en su filosofía de vida liderar, a través de todo el mundo, Misiones Médicas para ayudar a los más necesitados.

Y a fe que ha cumplido a cabalidad con ese propósito. De hecho, ella fue seleccionada para participar en las brigadas que lideran las organizaciones Global Health Ministry y Hands Accross The Americas, en regiones subnormales de países como: Perú, Guatemala, Brasil, Ecuador y, por supuesto, Colombia.
Para fortuna de los santandereanos, María Gisella es bumanguesa.

Cuando tenía 19 años partió rumbo a Estados Unidos, gracias al respaldo de Sofía García, su señora madre, quien la apoyó y la motivó a estudiar lo que siempre había soñado: enfermería.

 En la actualidad trabaja en el Hospital Mercy, el más importante centro asistencial de Baltimore, una ciudad de Estados Unidos que, según ella, es tan grande como la capital santandereana.

¿Qué tarea desempeña en ese centro asistencial?

Soy enfermera-jefe. La unidad siempre está llena, pues dispone de una gran variedad de especialidades. Gracias a mi desempeño en ese sitio, hoy también soy una especie de médica-quirúrgica, sin contar que también soy enfermera forense.

¿Por qué decidió desempeñarse en la enfermería?

Siempre me gustó ayudar a la gente. Creo que uno llega a este mundo a cumplir una misión y la mía, sin lugar a dudas, es la del servicio. Como enfermera puedo ayudar a los enfermos en formas que un doctor no lo puede hacer. Puedo hablar por el paciente, intervenir por él y asegurar que todos sus recursos de ayuda se hayan usado para su bienestar. Además, para él uno es su confidente. Incluso sabiendo el tipo de dolencia, uno se comporta lo más natural posible, tratándolo como si en cualquier momento se le fuera a dar de alta.

Usted ha recibido infinidad de reconocimientos por su noble trabajo a favor de los más humildes. ¿Cuál es la clave para ser una buena enfermera?
Se necesita mucha sensibilidad para esta profesión. Además, es importante sonreír y tener buen carácter, eso los pacientes lo agradecen en el alma.
Este año, gracias a su gestión, la capital santandereana y el municipio de Girón fueron seleccionados por varios voluntarios de las citadas organizaciones solidarias para realizar, a finales de la próxima semana, una nueva misión médica a favor de las familias más vulnerables de estos dos municipios.

¿Por qué pensaron en Santander?

Muchos de los profesionales que venimos a Colombia trabajamos en países en los que hay mucha gente que está bien atendida y que, incluso, no se da cuenta de la suerte que tiene al poseer tantos recursos médicos.

Ni siquiera reconoce los privilegios en los que vive. En cambio, en nuestra tierra hay miles de familias desprotegidas que agradecerían cualquier ‘aspirina’.

Por eso, los especialistas decidimos aceptar una invitación, hecha el año pasado por Vanguardia Liberal, para ayudar a los grupos poblacionales más pobres de estos municipios, tras la avalancha del Río de Oro.

Las voces de respaldo recibidas a esta jornada por parte de este prestigioso diario, el Despacho de la Primera Dama de la Gobernación de Santander, las Alcaldías de Bucaramanga y de Girón, el IDEI, Comfenalco, el HUS y el Isabu, entre otras, garantizaron que la misión, prevista para la próxima semana, ya sea una realidad.

¿Qué se necesita para participar en estas misiones?

Ganas de servir. Si usted es un ser emprendedor, profesional, vocero de alguna institución de asistencia a la comunidad, líder cívico, empresario, funcionario público, artista, comunicador social; y sobre todo, si tiene un gran corazón, le garantizo que puede hacer parte de nuestras misiones.
¿Cuándo se realizarán las consultas?

Entre el 18 y el 22 de enero próximo. Los voluntarios practicarán al menos 1.125 intervenciones gratuitas a igual número de personas de escasos recursos económicos.

¿Cuáles son los sitios escogidos para estas consultas?

Los días 18 y 19 de enero, se realizarán en un sitio acondicionado por la Alcaldía de Girón en la Biblioteca Virtual ‘Isaías Duarte Cancino’; el 20 de enero, se cumplirá la jornada en el Hospital Universitario de Santander, HUS; mientras que los días 21 y 22 de enero, las consultas se atenderán en la Unidad Materno Infantil Santa Teresita.

¿Quiénes son los profesionales que vienen a esta misión?

Son personas desinteresadas que, sin recibir ni un solo peso por su trabajo, quieren traer salud y bienestar las familias más necesitadas de nuestros barrios y veredas. Entre los especialistas que nos visitarán la próxima semana estarán los reconocidos ginecólogos, David Ernest y Héctor Tarraza; las voluntarias internacionales, Terry Gunning, Estelle Rosenthal y Courtney Martin; y el médico internista, Wilma Rowe, por citar sólo a algunos de ellos.

¿Quiénes serán las personas favorecidas con la brigada?

La brigada llegará a familias desplazadas por la violencia, damnificados por el invierno y demás hogares de estratos bajos.

Ojo: los beneficiados ya fueron seleccionados por las autoridades locales. Vale decir que los profesionales de la medicina y de otras ramas no sólo aportarán su experiencia, tambián les entregaran medicamentos a quienes los requieran. Después, en una futura misión, además de consultas se practicarán cirugías.

¿Qué tipo de consultas se harán?
    
A las consultas podrán acceder pacientes en las áreas de ginecología, fisioterapia, pediatría y medicina familiar e interna.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad