miércoles 09 de marzo de 2022 - 12:00 AM

Se inició plan para conservar un río clave para Bucaramanga y su área

Hablamos del río Tona, uno de los principales afluentes en materia de abastecimiento de agua en Bucaramanga y su área metropolitana. Con apoyo de autoridades holandesas, la CDMB y la CAS emprendieron un proyecto que busca monitorear, custodiar y preservar tres fuentes hídricas en Santander.

En el río Tona, uno de los tres afluentes que abastecen de líquido vital al Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, se instalaron seis puntos de monitoreo para obtener datos exactos sobre la calidad y cantidad de sus aguas.

Estas labores hacen parte de un proyecto que se trazó, a mediano plazo, para la protección, cuidado y conservación de este afluente clave para la vida y el progreso de la capital santandereana y sus municipios vecinos.

Lea también: Video: Así es el caos diario en el carril exclusivo de Metrolínea

Organismos ambientales de la región, apoyados por expertos internacionales, emprendieron un programa hasta 2030 para identificar amenazas, emprender acciones de mitigación y recuperar la calidad y cantidad del agua en tres afluentes de gran importancia para los santandereanos.

Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, Corporación Para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB, y las autoridades holandesas del agua (Dutch Water Authorities) trabajan en conjunto en dicha iniciativa.

$!Se inició plan para conservar un río clave para Bucaramanga y su área

Además del río Tona, las otras dos fuentes hídricas que hacen parte de este programa son “quebrada Curití y ‘Corredor del Manatí’ en el municipio de Puerto Wilches. Son afluentes priorizados en el planteamiento de soluciones para el mejoramiento de la calidad del agua en los caudales de Santander”, informó la CAS este martes.

Avanza el monitoreo participativo

A lo largo del río Tona ya se inició la recolección de muestras y mediciones para identificar posibles amanazas y alteraciones.

Repentinas disminuciones del caudal e incrementos en el grado de contaminación serán advertidos, diagnosticados y analizados por expertos en diversos campos como ingeniería ambiental, química y biología, entre otros. Esta información será un insumo fundamental para emprender acciones y correctivos en el trazado de dicho afluente y con las comunidades que lo circundan.

Ganaderos, agricultores, empresas de servicio y autoridades locales ya recibieron socializaciones sobre este programa de conservación denominado “InspirAgua”. De hecho, los mismos habitantes aledaños al río Tona son los encargados de realizar los monitoreos, con herramientas e insumos que les fueron suministradas por los organismos ambientales.

También le sugerimos: En Bucaramanga van 23.459 sancionados por porte de armas blancas

Voceros de la Subdirección de Evaluación y Control Ambiental de la CDMB indicaron que de forma preliminar se identificó que “sobre la cuenca se desarrollan actividades, sobre todo, agrícolas y ganaderas. Se monitorea ph del agua, alcalinidad, pureza, nitratos, nitritos, cloro total, fosfatos, E. coli, oxígeno disuelto, temperatura, sólidos disueltos, conductividad eléctrica y caudal. La presencia de fosfatos se debe justamente a la ganadería y la agricultura, y E. coli debido a descargas contaminantes que se originan en el casco urbano de Tona

“Seleccionamos seis puntos estratégicos de monitoreo. El primero se realiza antes del casco urbano de Tona en el colegio Rafael Uribe Uribe, el segundo en el municipio por parte de la alcaldía, el tercero es el punto conocido como ‘El Carrizal’, el cuarto en la vereda Las Vegas, el quinto se ubica en una de las quebradas con mayores descargas contaminantes y el sexto es el Hotel Casa Tona”, agregó la química experta de la CDMB.

Estos hallazgos iniciales fueron presentados ayer en el Jardín Botánico Eloy Valenzuela de Floridablanca, en donde se contó con la participación de la Gobernación de Santander, Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, Área Metropolitana de Bucaramanga, Acueducto Metropolitano y los gobiernos de Bucaramanga, San Gil, Tona, Curití y Puerto Wilches.

$!Se inició plan para conservar un río clave para Bucaramanga y su área

De acuerdo con lo anunciado por las autoridades de la región, se tiene proyectado iniciar un diagnóstico y trabajo de conservación similar en la cuenca del río Sogamoso.

Le puede interesar: Confirman 46 nuevos contagios positivos y tres fallecidos por COVID-19 en Santander

¿Y los otros dos afluentes?

En el caso de la quebrada Curití, ya se pusieron en marcha las labores de información y vinculación con comunidades y autoridades. En estos momentos de ultiman preparativos para activar los monitoreos correspondientes.

“Ya definimos nueve puntos estratégicos para monitorear la quebrada Curití. Hemos adelantado reuniones con empresas de servicios públicos, colegios y comunidades. También estamos trabajando con la Universidad de San Gil en un aplicativo para recaudar información”, indicó Rodolfo Sánchez, profesional de la CAS.

En lo concerniente al ‘Corredor del Manatí’ en el municipio de Puerto Wilches, en el primer semestre del presente año se espera conformar los grupos que apoyarán tales mediciones y definir los puntos clave para el monitoreo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
José Luis Pineda Arenas

Periodista egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metro en la versión impresa de Vanguardia desde 2016, y apoyo en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo.

@JosLuisPineda18

jpineda@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad