domingo 22 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

‘Seré un alférez más en las calles’

Tomás Alberto Vargas Mantilla, quien hace sólo una semana asumió el cargo de director de Tránsito Local, aseguró que 'trasladará su oficina a las congestionadas calles de la ciudad'.

Prometió que él mismo se encargará de coordinar los operativos de control vial y que, si la ocasión lo amerita, se camuflará como un alférez más para conocer de cerca la real situación de la movilidad vehicular en Bucaramanga. La idea de ser un agente vial no es gratuita pues, como él mismo dijo, 'no hay alféreces para tantos carros'. Es tan neurálgico el tema, que confiesa que la falta de personal podría llegar a ser el mayor 'trancón' que encuentre su gestión al frente de este despacho.

Además de la escasez de agentes viales, hay otros neurálgicos temas que tienen 'echando cabeza' al nuevo timonel de Tránsito. Uno de ellos es el de la incomodidad que ha dejado entre la ciudadanía el Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, el cual tiene en vilo muchos trámites en la entidad.

Y hay más asuntos por resolver: la ineficiencia administrativa que se le atribuye a Tránsito, la corrupción, las débiles finanzas, el problema de las eternas 'mordidas' de los agentes y los trámites inútiles, sin contar los 'nudos ciegos' de automotores que se arman en cuestión de segundos en las calles de Bucaramanga.

Sobre estos temas, además de la accidentalidad, los cambios viales y demás actividades propias de su nuevo cargo, habló Vargas Mantilla, quien aclaró que todas las medidas que tome durante su gestión serán consultadas con el alcalde, Fernando Vargas Mendoza, quien será en últimas quien las apruebe o las rechace.

Todos los conductores se quejan porque no hay quién controle el caos vial. Por citar sólo un ejemplo, los fines de semana en la ciudad sólo unos cuantos alféreces atienden los accidentes. Los pocos que hay se reparten la asistencia al público en las tres jornadas: mañana, tarde y noche. Esa situación hace que, al presentarse una colisión, se deban esperar horas enteras para que la autoridad haga el debido croquis. ¿Cómo piensa solucionar esta situación?

Se requiere de un incremento de cómo mínimo cuarenta unidades del grupo de agentes. Mire esta fría estadística: Tránsito dispone de 134 alféreces en total, de los cuales sólo 65 están en las calles. Los otros se encuentran en labores distintas: están en los diagnosticentros, algunos son peritos, unos más hacen tareas de oficina, sin contar los que presentan incapacidades médicas.

Es obvio que por la falta de alféreces usted avaló el convenio con la Policía, para permitir que 100 miembros de tal institución refuercen los controles viales. ¿No sería mejor contratar nuevos alféreces antes que quitarle personal a una institución como la Policía, que también carece de personal?

Por razones presupuestales no es viable el incremento en la actualidad de alferéces. Por eso, con la venia del Alcalde, le apostamos al convenio de apoyo con la Policía, el cual entraría a operar en próximos días, si en Bogotá el General Óscar Naranjo le pone la rúbrica. Así las cosas, contaríamos con cien hombres más y, por supuesto, estudiaríamos la posibilidad de distribuirlos mejor durante los fines de semana.

Sin embargo, los concejales insisten en que no puede ser más importante imponerle un ‘comparendo’ a un infractor vial que garantizar la seguridad de los bumangueses. Según ellos, 'quedaría en vilo la tranquilidad de la comunidad, toda vez que los uniformados estarían más pendientes de controlar la congestión, que de proteger la seguridad de la gente. ¿Qué piensa de este argumento?

Estoy seguro de que la Policía está preparada para atender el control vial, sin descuidar las labores de vigilancia en la capital santandereana. El personal de esa institución es idóneo y puede asumir este frente de trabajo, tal como lo ha hecho en anteriores oportunidades. La idea es reforzar Tránsito con la acción de la Policía, no sólo en temas como la congestión, sino además en el control del transporte ilegal e incluso en el mismo cerco a los hampones.

El Concejo le propuso a Tránsito que emprenda una campaña de recuperación de la cartera morosa para que, de esta forma, pueda contratar más alféreces y mejore sus finanzas. La sugerencia tiene mucha razón de ser, sobre todo sabiendo que los procesos de cobro coactivo que están en trámite le representarían a la entidad la entrada de una suma cercana a los $15 mil millones.

Nosotros hemos iniciado más de 100 mil procesos contra igual número de infractores, pero no todos se resuelven de una vez.

Demandas pueden haber, pero eso no quiere decir que la plata entre de una a la tesorería. Por fortuna, en lo que va corrido del año, se han recuperado $2.500 millones y ese dinero, de alguna forma, ha aliviado las finanzas de la entidad. Sin embargo, no es suficiente para todo lo que se debe hacer.

Mientras el gobierno pasado requirió de más de cuatro años para anular el polémico contrato de los cepos, algunos conductores indisciplinados sólo necesitaron de unos cuantos días para volver a invadir calles, andenes y demás zonas peatonales, sobre todo en el Centro y en Cabecera. ¿Qué piensa de la propuesta que lanzó hace algunos meses Fenalco de ‘revivir’ los cepos?

Volver a esos inmovilizadores  no está ni en mis planes, ni en los del Alcalde. Sería una medida muy dura que reviviría los problemas del ayer y despertaría la inconformidad entre la gente.

¿Entonces qué piensa hacer para recuperar los espacios que les son propios a los peatones y que hoy están invadidos por conductores que estacionan donde se les antoja?

Vamos a reactivar los operativos de recuperación del espacio público con campañas cívicas y con las grúas de Tránsito, las cuales  han logrado reducir en buena medida las invasiones promovidas por  conductores irresponsables.

Las congestiones están 'a la orden del día'. La situación empeoró durante las últimas tres semanas, tras los trabajos Metrolínea, los cuales avanzan a toda marcha para su próxima inauguración. ¿Cuál es el plan de contingencia vial diseñado, sobre todo sabiendo que se avecina diciembre y se 'disparará' aún más el parque automotor?

Se le está dando aplicación al Plan de Manejo de Tráfico, presentado por los contratistas de Metrolínea y aprobado por dicha entidad.

A propósito, ¿está preparada Tránsito para asumir la entrada de buses nuevos y la salida de otros 550 viejos; para los cambios de rutas y las modificaciones viales; y en general para todo lo que acarreará la puesta en marcha del Sistema Integrado del Trasnporte Masivo?

Se ha trabajo de manera mancomunada con Metrolínea y la Oficina del Área Metropolitana, para permitir que todo fluya como un 'relojito'.

La falta de sincronización de los semáforos, sobre todo en El Centro, se convirtió en otra de las grandes causas de los trancones. Nadie sabe de manera exacta por qué, pero estas señales eléctricas no están ajustadas de acuerdo con las modificaciones en el flujo y la cantidad de vehículos que circulan por la ciudad.  Docenas de conductores aseguran que a los semáforos 'se les van las luces', sin contar que la famosa 'Ola Verde' jamás funciona. ¿Qué piensa de tal denuncia?

Sin desconocer errores, siento que eso ha mejorado mucho; sobre todo, después de que concluyó la construcción de las obras de Metrolínea en el área céntrica de la ciudad. Por supuesto que hay que mejorar la red central de semaforización, para evitar que tales inconvenientes sigan presentándose.

Como el sábado no funciona el Pico y Placa, los conductores particulares acostumbran a sacar sus vehículos para hacer hasta la más insignificante diligencia. A ello hay que sumarles los cierres parciales, lo que hace imposible la movilización vehicular. Y lo más grave es que, tal como usted lo ha ratificado, sólo unos cuantos agentes de Tránsito tienen la responsabilidad de controlar dicho flujo vehicular los fines de semana. ¿Qué piensa de la posible ampliar en un día más la restricción del Pico y Placa; es decir, que sea de lunes a sábado?

La restricción vehicular sirvió para aliviar en gran medida el caos vial generado con las obras de Metrolínea, al menos entre semana. Se adelantan estudios técnicos para analizar una posible ampliación del Pico y Placa, de manera especial el día sábado, cuando la saturación de carros se incrementa debido a la ausencia de la restricción vehicular. Sin embargo, una respuesta definitiva en ese sentido sólo dependerá de las conclusiones de ese diagnóstico arroje.

Para nadie es un secreto que la palabra 'corrupción' y el 'mal servicio' están asociados a Tránsito Local. ¿Qué piensa hacer para cambiar esa mala reputación?

Tenemos que unir esfuerzos para erradicar cualquier vestigio de corrupción que exista en la entidad. Con transparencia y buen servicio, la gente volverá a creer en la entidad y su imagen mejorará.

A propósito de buen servicio. Todos hemos sido víctimas de la engorrosa tramitología en Tránsito. Es más, los propietarios de vehículos automotores y motocicletas que debieron empezar a diligenciar la autodeclaración, están que 'se salen de casillas' por las demoras excesivas. La página del Runt ‘no abre’ en muchos casos; para otros, 'está muy lenta'.  La protesta ciudadana no se hace esperar. ¿Cómo piensa solucionar esta situación?

Todos los directores de Tránsito del país, al igual que yo, estamos metidos en ese rollo del Runt. A mí la entidad me recibió con ese problema y es obvio que me corresponde tomar medidas para agilizar estos procesos. Estamos preparando mesas de trabajo con los diferentes sectores, con el fin de buscarles una solución a los problemas que ha evidenciado el Runt.

¿Qué piensa hacer para bajar los altos índices de accidentalidad?

'Es evidente que se presenta mucha indisciplina vial y, por supuesto, se registran accidentes, de manera específica de motociclistas. Hay que unir voluntades en los temas de la cultura ciudadana y del arte del buen manejar. Tránsito sola no es suficiente para que el ciudadano responda. Tanto la Alcaldía, como el Fondo de Prevención Vial, las asociaciones de conductores y, en general, los bumangueses debemos trabajar en ello, para evitar que se vean tantas 'estrellas negras' en el pavimento.


CAJA BIOGRÁFICA

Tomás Alberto Vargas Mantilla

Fecha de nacimiento: 27 de junio de 1960.

Edad: 49 años.

Estado civil: Casado con Beatriz Eugenia

Ortiz Sepúlveda.

Número de hijos: dos; Tomás y Mateo.

Estudios: Abogado, egresado de la Universidad Santo Tomás de Aquino, USTA, en 1985. Es

especialista en Gerencia Pública.

Cargos que ha desempeñado: Ha sido Secretario de Gobierno Local, en dos ocasiones; Secretario Administrativo del Municipio; Gerente de la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab; Gerente Suplente de Metrolínea y Asesor del Despacho de la Alcaldía de Bucaramanga. Además, ha sido miembro de juntas directivas privadas y públicas como Tránsito Local, el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, Centroabastos y Bomberos.

Cargo actual: Director de Tránsito de la capital santandereana.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad