miércoles 18 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Servicios públicos no son obligatorios en zonas de riesgo

Tuberías de alcantarillado ‘hechizas’ y al aire libre; mangueras que atraviesan los ‘barrios’ y que de manera artesanal surten de agua potable los hogares; conexiones fraudulentas y peligrosas a los postes de luz más cercanos; y una que otra idea creativa para llevar las famosas bombonas de gas a las casas, cuando pueden darse ese lujo, conforman parte de la realidad de los servicios públicos en los asentamientos informales de Bucaramanga.

Un recorrido hecho por esta Redacción en las principales zonas vulnerables de la ciudad, comprobó que en la mayoría de estas invasiones cuentan con algunas formas comunales de acceso a los servicios básicos.

En total, las empresas de servicios públicos de la ciudad aseguraron tener cerca de 290 pilas comunales ubicadas en las invasiones registradas por la Alcaldía hasta el año pasado.

Sin embargo, parece que la manera en que se están suministrando los servicios, no es suficiente para satisfacer la necesidad de los habitantes de estas zonas, y mucho menos, para cumplir con su derecho a gozar de las redes de agua, luz, gas, alcantarillado y teléfono.

Martha Macías, residente del asentamiento El Pablón, aseguró que si bien ella y su familia se encuentran viviendo como ilegales y en zona de alto riesgo, sería bueno que su situación económica no fuera razón para limitarles el acceso a los servicios.

'Acá podemos vivir personas que no contamos con buenos ingresos económicos, pero poder tener los servicios domiciliarios básicos ayudaría a que viviéramos mejor en medio de todo esto', expresó.

Según Macías, en este sector tienen contadores de luz en cada vivienda, sin embargo, en el tema de agua y alcantarillado, la situación es diferente.

'Nos abastecemos de agua potable gracias a un tanque comunitario que nos puso el acueducto, de ahí llevamos mangueras hasta cada casa, pero a veces tenemos problemas porque se nos daña la motobomba y no nos llega agua. Cada mes cada familia paga $8.000 por el servicio, porque el recibo general se divide entre todas las casas', detalló.

De la misma manera puntualizó que 'En mi casa tenemos una conexión que llega a la cañería de la Iglesia, pero hay otras partes en las que mandan todo a través de tubos o cajas artesanales'.

Para proteger sus derechos

En diciembre pasado, la Corte Constitucional determinó que las personas residentes en los asentamientos subnormales tienen el derecho de gozar de los servicios de agua, luz, alcantarillado, gas y teléfono. Y que ningún alcalde puede negarles a los habitantes de una invasión, la respectiva conexión de los servicios.

‘Los servicios públicos deben estar al alcance de todas las personas y no pueden existir normas que excluyan su acceso’. Este fue el fallo que dio la Corte, sin embargo, contrario a lo que muchos pensaron, no es una decisión que se pueda aplicar de manera incondicional: las invasiones no pueden estar en zonas de alto riesgo.

El problema que surge en ciudades como Bucaramanga, es que la misma administración municipal reconoce que ningún asentamiento cumple la medida para acceder a los servicios, y además, no existen los terrenos suficientes para reubicarlos.

LA VOZ DEL EXPERTO


Vanguardia Liberal consultó a Hermann Gustavo Garrido Prada, abogado y reconocido defensor de los usuarios de los servicios públicos, quien explicó los alcances del fallo de la Corte:

'No se puede tomar el fallo como una fórmula para promover invasiones. La Corte es clara al decir que los servicios públicos son esenciales y por eso no se pueden negar. Pero, de todas formas las invasiones en la ciudad son recurrentes.

Es cierto que en una ciudad como Bucaramanga se volvió costumbre ocupar terrenos para luego vendérselos a personas que en realidad necesitan un lote. Sin embargo, la misión del gobierno es frenar que caigan más incautos. Lo que pasa es que si alguien es engañado con un programa fallido de vivienda, lo mínimo que debe hacer el Municipio es garantizarle a esta familia el acceso a los servicios'.

LOS SERVICIOS

Electricidad


Ricardo Roa Barragán, gerente de la ESSA, aseguró: 'La mayoría de usuarios ubicados en sectores subnormales están en el magdalena medio y en áreas rurales de Bucaramanga.

En Bucaramanga, tenemos 9 pilas que distribuyen el fluido eléctrico a 653 usuarios. El año pasado en todo el departamento se legalizó la conexión de 5.683 usuarios y se normalizó la conexión a 4.141 usuarios.

La empresa se encuentra en nivel de pérdidas comerciales cercano al 22% en todo Santander, lo cual representa $16.500 millones al año. En la capital santandereana tenemos unos 17 asentamientos subnormales en donde hay unas 2.100 familias. En estas áreas la mayoría toma el servicio de manera ilegal'.

Acueducto

Germán Augusto Figueroa, gerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, explicó que 'En este momento tenemos 180 pilas públicas y subsidiamos 50.000 personas el 70% del consumo.

En lo referente a la sentencia de la Corte Constitucional, aclaramos que la acatamos por completo. Es bueno aclararle a la ciudadanía que la misma sentencia establece que no abre una puerta para que se lleven servicios públicos a lugares donde se requieren soluciones estructurales o en zonas de alto riesgo.

El suministro de servicios públicos no se debe hacer de manera incondicionada porque la misma sentencia lo dice, quienes abanderan a las comunidades de los asentamientos reclaman esto, pero no podemos hacer nada al respecto hasta que cumplan con los requerimientos'.

Alcantarillado

Jorge Enrique Téllez, gerente de la empresa de alcantarillado Empas, informó que: 'Contamos con 178 pilas públicas autorizadas por el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, distribuidas en Bucaramanga y su área, de las cuales 50 asentamientos subnormales pagan el servicio de alcantarillado por realizar la descarga de aguas residuales al sistema de alcantarillado operado por Empas'.

La alcaldía


Rodrigo Fernández, director de la Oficina asesora de planeación, expresó que con la divulgación del fallo se crearon falsas expectativas en muchas personas.

'Los servicios públicos se pondrán instalar donde las condiciones se presten y cumplan con la reglamentación correspondiente. La cuestión es dotar de servicios públicos donde se pueda, lamentable los asentamientos en la ciudad se encuentran todos en zonas de alto riesgo, allí no podemos dotar de servicios públicos domiciliarios', manifestó.

'Habrá que mirar caso por caso qué es lo que ocurre en la ciudad. Eso sí, estamos empeñados en sectores que tienen que incluir ordenamiento de las viviendas y re ordenamiento en materia de servicios públicos, pero no es posible. Se deben analizar todas las opciones posibles con el fin de facilitar el cumplimiento del fallo de la Corte'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad