martes 14 de julio de 2009 - 10:00 AM

Sevilla Y su esencia mozárabe e hispanoamericana

Lejos estaba de imaginar la magia que viviría durante los períodos de otoño e invierno pasados en Sevilla.  Hasta entonces, la capital andaluza había sido para mí una ciudad de paso, de carácter netamente español, identificada por su aire flamenco, su plaza de toros 'La Maestranza', su Giralda, su Semana Santa, sus castañas y sus naranjos, las riberas del Guadalquivir y una alegría muy propia de sus gentes, que, sin temor a equívocos, la califican como destino digno de visitar cuando se viaja por la Península Ibérica. 

Cosa bien distinta a suponerla y cumplir un itinerario fugaz, es llegar a sentirla, respirarla, apasionarse con su esencia mozárabe, europea e hispanoamericana y descubrir sus huellas, adentrarse en su alma cristalina, ‘típica’, internacional, variada, bulliciosa y serena.

A Sevilla pude palparla, escucharla, degustarla, olfatearla y divisarla en toda su dimensión, desde el primer momento en que arribé a la Estación de Santa Justa, proveniente de Madrid en el tren AVE y me asenté en las residencias universitarias   contiguas al estadio de fútbol del equipo Betis, el rival del Sevilla.  

Desde allí, pude concebir el estilo de vida de los estudiantes universitarios españoles: sobre todo, su particular forma de socializar, ‘rumbear’, descansar, comer a las 2:30 de la tarde y cenar a las 10:30 de la noche.  Verlos salir con sus maletas todos los viernes a partir de la 1 de la tarde y regresar los domingos bien entrada la noche.  

Y aunque no supe lo que es una Semana Santa sevillana, una Feria de Abril, una Feria del Toro o un Festival de Flamenco, disfruté eso sí, el espectáculo del Cirque du Soleil 'Varekai', el Festival de  Cine Europeo con sus cerca de 100 proyecciones, los coros de campanilleros durante la temporada navideña, la Feria de las Naciones en el Prado de San Sebastián, la Feria del Belén en la Plaza de San Francisco, la Feria de los Dulces de los Conventos en el Palacio Arzobispal, la obra teatral 'El Rey de Algeciras' y la  Zambomba Jerezana que inundó con villancicos aflamencados el patio central del Rectorado de la Universidad de Sevilla los días previos a la noche buena.

El toque musulmán de Sevilla me sorprendió cuando arribé a la Fundación de las Tres Culturas del Mediterráneo.  En este insospechado y misterioso lugar, erigido para representar el pabellón de Marruecos en la Expo’92, recibí durante dos meses clases sobre Mediterráneo y Mundo Árabe.  Día tras día respiré allí aire, arquitectura y lecciones del Magreb, del Mashrek y del Medio Oriente.  

Tanto la sede de la Fundación de las Tres Culturas como la Torre del Oro, la Giralda y los alrededores de la Alfalfa y la calle Alcaicería, me sintonizaban con la esencia mozárabe y me transportaban en un abrir y cerrar de ojos  a Marrakech y a Casablanca en Marruecos.  Erasen los vestigios del reino califal del Al-Andalus del siglo XII.  

De igual forma, mi sangre hispanoamericana fluyó en el Monasterio Santa María de las Cuevas, Isla de la Cartuja, donde funcionan el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y el Rectorado de la Universidad Internacional de Andalucía, institución que me acogió e impartió clases sobre Iberoamérica y Unión Europea.

Indescriptible saberse día tras día arribando al monasterio desde donde se efectuaron los preparativos del viaje que dirigió hacia las Indias Cristóbal Colón.

Me despedí de Sevilla un día de febrero luego de ‘tapear’ con mis amigos en el barrio de Triana y haber ingerido una entrada de aceitunas, un delicioso gazpacho acompañado de frituras de pescado, un par de huevos a la flamenca y una porción de rabo de toro.  Brindamos con ‘cañitas’ por la gracia de sentir los mundos árabe, mediterráneo, hispanoamericano, judío y europeo, todo ello, desde un único lugar: Sevilla… y su mágico ‘olé’.

Los 15 lugares dignos de visitar

BARRIO DE SANTA CRUZ, LA JUDERÍA Y LA MORERÍA.  Ese  ‘yo no sé qué’ especial de Sevilla se concentra en el antiguo barrio de Santa Cruz, atractivo turístico de primer orden.

ALCÁZAR.  Patrimonio de la Humanidad.  Es el palacio real habitado más antiguo de Europa.  Mezcla de estilos islámico, mudéjar, gótico, renacentista.  

ARCHIVO DE INDIAS.  Uno de los archivos más importantes del mundo.  Allí reposa el diario de Cristóbal Colón.  Se destaca no sólo por los documentos y la información que contiene, también por el mobiliario que conserva.  

PLAZA DE ESPAÑA.  Fue construida con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929.  Alrededor de la plaza hay 48 bancos decorados con azulejo de cerámica, dedicados a las provincias españolas y 4 puentes que representan los reinos que formaban la corona española: Castilla, León, Navarra y Aragón.
 

PLAZA DE TOROS Y MUSEO DE LA REAL MAESTRANZA.  Obra realizada a lo largo de 120 años.  La temporada de toros comienza el domingo de resurrección y culmina en el mes de septiembre.  

CATEDRAL Y GIRALDA.  Es el mayor edificio gótico de cuantos existen y fue declarada Patrimonio de la Humanidad.  Su conjunto arquitectónico alcanza los 103 metros de altura.  

UNIVERSIDAD DE SEVILLA.  Fue la más moderna fábrica de tabaco del siglo XVIII.  Alberga el Rectorado de la Universidad de Sevilla y la capilla de la Hermandad de los Estudiantes.  

CARTUJA’93 –ISLA DE LA CARTUJA.  Hoy, corazón científico y tecnológico de Sevilla.  En 1992 se efectuaba allí la Exposición Universal con motivo del V Centenario del Descubrimiento de América.  Rodean este sector de la ciudad el parque temático 'Isla Mágica', el Monasterio Santa María de las Cuevas, el Teatro Central (único en España concebido para nuevas tendencias escénicas).

PARQUE DE MARÍA LUISA.  Espacio arbolado de más de 400 mil metros cuadrados donado por la infanta María Luisa.  El Ayuntamiento lo cedió para situar importantes construcciones de la Exposición Iberoamericana de 1929.  

TORRE DEL ORO.  Construida en el siglo XIII por los almohades.  Su nombre se debe a que a ésta llegaban los barcos de América cargados de oro y muchas riquezas.  Desde 1944 funciona el Museo Naval, hoy, Museo Marítimo.    

PLAZA DE AMÉRICA.  Construida para la Exposición de 1929.  Constituye la glorieta de Miguel de Cervantes y 3 pabellones: renacentista, gótico y mudéjar.  

PARLAMENTO DE ANDALUCÍA.  Este edificio de grandes dimensiones funcionó como el Hospital de las Cinco Llagas para posteriormente ser rehabilitado como sede del Parlamento.  

MUSEO DE BELLAS ARTES.   Es la segunda pinacoteca de España, después del Museo del Prado en Madrid.  

PUENTES QUE CRUZAN EL GUADALQUIVIR: Alamillo, La Barqueta, La Cartuja, Cristo de la Expiración o del Cachorro, Triana o Isabel II, San Telmo, Los Remedios, Las Delicias, V Centenario.  

MURALLAS Y PUERTAS DE SEVILLA.  En tiempos pasados, Sevilla fue quizás la ciudad más amurallada de Europa.  Entre puertas y postigos la ciudad contaba con 19 accesos.  Hoy día, permanecen las puertas de la Macarena, de Córdoba y el Postigo del Aceite. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad