martes 04 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

‘Sí, aborté en Bucaramanga’

Más de 650 abortos legales se han practicado en Bucaramanga este año. Sin embargo, quienes lo realizan bajo la clandestinidad multiplican esta cifra. Vanguardia Liberal presenta las voces de quienes están a favor y en contra.
Escuchar este artículo

Un retraso en su periodo menstrual obligó a Marcela a que se practicara una prueba de embarazo casera. Esas dos líneas, que confirmaban su estado de gestación, lograron que entrara en desesperación.

Sí, para ella no significó ninguna alegría tener una vida dentro de su vientre. Solo visualizaba problemas familiares, profesionales y hasta personales. Su pareja ya le había dejado claro que no quería tener hijos.

“No podía tener ese bebé y decidí abortar. Le pedí a una amiga que me ayudara a buscar soluciones. Ella me consiguió unas pastillas...”, recordó.

El proceso para abortar, según ella, fue bastante doloroso. Sabía además que si algo resultaba mal, tendría que ir a un centro asistencial, donde incluso podría tener complicaciones legales. Aparentemente no cumplía con ninguna condición de las contempladas en el marco de la despenalización del aborto por parte de la Corte Constitucional.

“Lo primero que le dijeron a mi amiga es que pese a los dolores que sintiera y la cantidad de sangre que expulsara, debía quedarme en casa callada y aguantándome. En una clínica llamarían a la Policía”, agregó.

En medio de su afán porque el feto no siguiera creciendo aceptó. Marcela tenía cuatro semanas de gestación. Reconoce que ni siquiera tuvo tiempo de investigar o averiguar qué otras opciones tenía para interrumpir el embarazo. Tampoco evaluó desistir de la idea.

“Me puse muy mal. Aún no sé si fue la mejor decisión. Uno siente un agobio grande. Por un tiempo tuve muchas pesadillas. No podía dormir. Sentía que me señalaban, porque estamos en una sociedad moralista que nos dice que si abortamos somos unas asesinas. Lo que pasa es que nunca estuve preparada para asumir un embarazo en la condiciones que me encontraba”, dijo.

Marcela habló de que ha tenido que estar en varias terapias espirituales y psicológicas para aceptar la decisión que tomó.

Sin imaginarlo, entró a la lista de mujeres que abortan anualmente en Colombia bajo la clandestinidad. Esa cifra es la que, precisamente, Profamilia quiere disminuir, luego de que puso al alcance de las mujeres un servicio de interrupción voluntaria del embarazo, de manera segura y libre de riesgo para la salud y la vida.

La labor de promoción, aseguran en Proframilia, no ha sido fácil y menos en un territorio donde la defensa a la vida se pone por encima del “derecho a la autonomía reproductiva de la mujer”.

Carlos Eduardo Mesa Cano, gerente de Profamilia para Antioquia y santanderes habló sobre el trabajo que realiza a raíz de la despenalización del aborto en Colombia.

¿Qué es 'La decisión es tuya'?

Es una campaña que pretende recuperar la autonomía sexual y reproductiva de las mujeres recordándoles que desde 2006, en la Sentencia C-355, la Corte Constitucional de Colombia despenalizó el aborto.

¿Cuáles son las causales para solicitar la interrupción voluntaria del embarazo?

Uno, cuando la vida o salud (física/mental) de la mujer está en riesgo; dos, cuando el feto tenga incompatibilidad con la vida extrauterina; y tres, cuando el embarazo sea resultado de acceso carnal o acto sexual abusivo o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentida, o de incesto.

¿No cree que con esta campaña 'La decisión es tuya' se promueve el aborto?

Educación para decidir, anticoncepción para no abortar y aborto seguro para no morir. Lo deseable sería que ninguna mujer abortara; entonces lo que le decimos a la gente es que el aborto no es lo deseable pero cuando una mujer quiera o tenga que ejercer ese derecho lo puede hacer porque nosotros la estamos apoyando.

Infortunadamente hay muchos que nos 'satanizan', pero Profamilia lleva 53 años defendiendo los derechos sexuales y reproductivos en Colombia.

¿Cuántas mujeres abortan bajo la clandestinidad en Santander?

No hay cifras. Sin embargo, se estima que en el país más o menos 400 mil mujeres al año interrumpen el embarazo de manera clandestina; lo cual nos lleva a que unas 93 mil mujeres tengan complicaciones derivadas de esto.

¿Cuántos abortos se han practicado en Profamilia Bucaramanga?

Entre 2012 y 2017 hemos realizado 1.473 abortos. En lo que va corrido del año, es decir entre enero y octubre, llevamos 65 mensuales. Eso no quiere decir que haya aumentado el aborto, sino que ha mejorado el conocimiento.

¿Cuál es la principal causa de aborto, según los casos atendidos hasta el momento?

En casi todos los lugares las causas son similares, no hay una diferencia por región. Pero, entre las tres causales se destaca la salud mental.

¿Una menor de 14 años puede abortar sin que cumpla las tres causales?

En Colombia, toda menor de 14 años que se encuentre en embarazo se presume que fue abusada sexualmente, así que inmediatamente y por decisión propia puede acceder a la interrupción voluntaria del embarazo. No necesita ni siquiera un denuncio.

Si la menor de 14 años desea abortar y, por el contrario, los padres se oponen, ¿cuál es el proceso?

Literalmente la decisión está en las manos de la menor. Ella no va a necesitar autorización porque la Corte Constitucional deja claro que la menor puede -en este caso preciso- tomar la decisión. Eso sí, se debe efectuarse un consentimiento informado.

¿Profamilia tiene la autonomía para determinar si una mujer que desee abortar cumple o no con la causal de salud mental?

Sí. Los médicos tienen la competencia de determinar que existe esta causal porque esto no significa que la mujer que va a abortar tenga una enfermedad mental grave. Es decir, no debe existir un diagnóstico psiquiátrico para determinar que la salud mental está afectada.

La organización Custodiando Vidas, grupo de laicos, religiosos y sacerdotes católicos, realiza un trabajo para que las mujeres entiendan que no están solas en su embarazo, bajo la circunstancia que sea. La posición es radical frente al aborto bajo cualquier causal, por eso la lucha por la vida de la mamá y el bebé son constantes.

Su líder Gloria Portilla explicó a Vanguardia Liberal que “más del 60% de la mujeres que logran entender lo que significa acabar con la vida de su hijo, desisten de la idea de abortar”.

No obstante, aseguró que no están de acuerdo con el trabajo que viene efectuando Profamilia, ya que afirman que se aprovechan de la situación de vulnerabilidad que afronta la mamá.

“Eso es un negocio. Ellos están ofreciendo un servicio por el que hay que pagar. Ellos no están ofreciendo una ayuda, simplemente les van a 'facilitar' las cosas a una persona que está en una condición de vulnerabilidad. Acaban con la vida del bebé y dañan la salud psicológica”, acotó.

Además refutó el hecho de que Profamilia diga que no necesita autorización de los padres para una menor de 14 años consienta la interrupción de su embarazo. “Es una aberración lo que Profamilia promueve en este momento. Qué ilógico que no se requiera la autorización de los padres para que un menor acceder a un aborto, cuando se está en riesgo la salud, vida e integridad de la niña”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad