domingo 13 de enero de 2019 - 12:00 AM

Singular ‘entrevista’ a la Calle 36 de Bucaramanga

La Calle 36 está en el corazón de Bucaramanga.

¿Cuál es el ‘nombre de pila’ de la Calle 36 de Bucaramanga?

Se llama Rafael Uribe Uribe. De esta forma evoca al diplomático y militar colombiano que participara en la Guerra de los Mil Días, ocurrida entre 1899 y 1903.

¿Hay algún registro que certifique tal ‘bautizo’?

En la actualidad, en el separador de la Calle 36 con Carrera 19 existe un pedestal que da fe del nombre. Hay que advertir, eso sí, que la placa está muy descuidada.

¿La vía siempre se conoció así?

No, antes de 1953 tenía otro nombre: Roberto Urdaneta Arbeláez, en honor al político colombiano que se desempeñó como Presidente de la República, en calidad de designado, desde el 5 de noviembre de 1951 y hasta el 13 de junio de 1953, en reemplazo de Laureano Gómez. Tras el golpe militar de Rojas Pinilla, el nombre de la Calle 36 fue remplazado por el del citado Uribe Uribe.

¿Por qué la gente se refiere a ella como la Calle 36?

Tal vez sea por el desuso de la memoria de la gente, que hace que las nuevas generaciones olviden los nombres de pila de nuestras calles. Y la segunda razón está asociada al crecimiento de la ciudad.

¿Qué tiene que ver el progreso de la ciudad con el nombre?

Es que el afán del ‘día a día’ hace que las personas recuerden con más facilidad un número que el nombre de un político, un prócer o un personaje histórico.

¿Qué tan vieja es la vía?

¡Depende de como se mire! Hay que decir que en 1930 toda esa zona era un tumulto de casas de familias tradicionales de la ciudad. Pero a mediados de la década de los 50, el alcalde de la época propuso el ensanche de la avenida. Fue entonces cuando la ‘rediseñaron’ desde la Carrera 11 hasta la Carrera 33.

¿Quién fue el Mandatario que emprendió este importante proyecto vial del centro de la ciudad?

Fue el médico y político bumangués Guillermo Sorzano González, quien fuera mandatario en 1953. Él pasó a la historia porque, en lugar de movilizarse con sus carros oficiales, recorría a Bucaramanga casi todos los días en una motocicleta.

¿Y cómo creció la Calle 36 hasta el parque García Rovira?

Esa fue la primera etapa de la prolongación de la vía. A finales de los años 50 y comienzos de los 60, el Municipio autorizó su construcción.

Se recuerda que el edificio del famoso Palacio del Correo, donde hoy funcionan las Empresas Públicas o Telebucaramanga, desapareció.

También cayó el telón del Teatro Real, que existía en donde hoy se encuentra el edificio de la DIAN; es decir, en la Calle 36 con Carrera 14.

¿Cuáles otros sitios históricos fueron derribados para abrir la primera etapa de la Calle 36; o sea, de la Carrera 15 hacia abajo?

La que más sufrió fue la Parroquia San Laureano. En ese entonces, por la apertura de la Avenida Rafael Uribe Uribe, le demolieron la Casa Cural generándole una culata norte que hoy es marco de la Plaza Luis Carlos Galán, que nunca se desarrolló arquitectónicamente. El templo quedó con fachada trunca sobre el que es hoy su principal frente.

¿Qué pasó con la Casa de Bolívar, que también estaba dentro del trayecto de la obra?

Este fue otro predio afectado. Hay que recordar que esa casa estaba levantada sobre un terreno de enormes proporciones que ocupaba un cuarto de manzana y que poseía ciertas características constructivas sobresalientes, entre las que destacaban el zaguán que conforma una entrada alta y amplia, la caballeriza (destruida por motivo de la ampliación de la Calle 36) y el doble claustro (dos patios) que aún conserva, las habitaciones y el comedor.

¿Cuáles fueron las otras fases de la construcción de la Calle 36?

La segunda etapa fue desde la Carrera 15 hasta la Carrera 21; la tercera fue desde la Carrera 21 hasta la Carrera 27; y la cuarta fue desde la Carrera 27 hasta la Carrera 33.

¿En estos tramos también se registraron afectaciones a sitios tradicionales e históricos?

¡Claro! De hecho la Catedral de la Sagrada Familia sufrió un cambio en su estructura.

La apertura de la Calle 36 llevó a que la casa cural inicialmente fuera derrumbada; también se recortó el atrio.

No solo se perdió el espacio físico sino que además se acabó con una costumbre de un sector de la sociedad bumanguesa, en este caso de la élite comerciante, que se reunía en el atrio del templo para realizar una tertulia dominical.

No obstante, el arquitecto Guillermo Melo, quien era titular de Valorización Municipal le recortó cuatro metros al Parque Santander, entre otras cosas para dejar el famoso ‘buche’ que hoy se ve en la Calle 36, al pasar por la imponente Catedral.

En 1963 se empezó a cimentar la nueva casa sacerdotal por parte del Padre Álvaro Arenas Trillos y dicha construcción tuvo una nueva ubicación, con referencia a la ubicación de la original.

¿El icónico Club del Comercio también tuvo variaciones con el ensanche de la Calle 36?

Sí. Se les recortaron las canchas de tenis y las caballerizas. Hay que recordar que en ese entonces el club limitaba con la casa de Alfonso Silva Silva, empresario industrial de Santander, quien lideró la venta de trajes sobre medidas, y su empresa estrella había sido Ropa El Roble. Su predio es la sede de la hoy Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, Regional Santander.

¿Cómo fue la historia de las baldosas del separador de la Calle 36, entre la 19 y la 20?

Fue una iniciativa del otrora cónsul de Chile en Bucaramanga, Renato Martínez Gajardo.

Él adaptó a esta área un diseño característico de la arquitectura de Río de Janeiro, Brasil. El trazado simulaba ondas en colores amarillo y negro; pero el frío cemento terminó por ‘echar por tierra’ ese rasgo de la Calle 36.

¿Es cierto que el Parque de Mejoras Públicas también cedió parte de su terreno para lograr la conexión de la vía con la Carrera 33?

Efectivamente. Ese bello ‘pulmón verde’ de la ciudad tuvo una tala que en su tiempo fue duramente criticada por los ecologistas, tal y como hoy se registra con la tala de árboles del Mesón de los Búcaros.

Sin embargo, gracias a ese corte, el Centro de Bucaramanga se pudo conectar con la Carrera 33 a lo largo de la Calle 36.

$!Singular ‘entrevista’ a la Calle 36 de Bucaramanga
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad