sábado 22 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Solo en madrugada les llega agua a dos mil familias en Bucaramanga

Hasta después de la medianoche debe esperar una comunidad de Bucaramanga para recibir agua potable. Denuncian que el líquido les llega solo unas pocas horas al día. El Acueducto afirma que ha ejecutado varias obras para mejorar el abastecimiento.

Mientras la mayoría aprovechamos las madrugadas para dormir, en el sur de la capital santandereana cerca de dos mil familias deben estar atentas en esas horas para recolectar agua potable, ya que es el único momento del día en el cual llega el preciado líquido a sus hogares.

La comunidad afirma que este problema es permanente y diario, y que existe desde hace cerca de una década. Denuncian que el agua la reciben únicamente entre la 1:00 a.m. y las 6:00 a.m. Señalan incluso que, “en muchas ocasiones nos dejan sin el servicio a las cinco o a las cuatro”.

Lea también: En El Pablón ya ‘no hay agua para tanta gente’

Alrededor de siete mil personas padecen esta situación en las dos etapas de Luz de Salvación, un vecindario que surgió hace cerca de 15 años y que hasta la fecha no ha sido legalizado. A pesar de su condición irregular, el barrio cuenta con el suministro del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga.

Sus residentes señalan que, aunque mes tras mes se les cobra por dicho servicio, en estos momentos no tienen un abastecimiento continuo. Advierten que viven con el riesgo permanente de sufrir desabastecimiento, como ya ha ocurrido en varias oportunidades según las quejas.

Alirio Ramírez Martínez, presidente de la Junta de Acción Comunal, JAC, de Luz de Salvación, denunció que “solo nos llega agua un rato en el día y es en las madrugadas. Ni siquiera llega con buena presión y muchos tanques no se alcanzan a llenar. Mensualmente nos cobran entre $3 millones 400 mil y $4 millones”.

Todos los días, desde la medianoche, esta comunidad empieza a preparar baldes y recipientes para tratar de recolectar la mayor cantidad de agua que sea posible y almacenarla. Deben racionarla para las diferentes actividades de la jornada. La pandemia hizo aún más evidente este grave problema que padecen.

“Hay días en los que ni siquiera llega agua. En ocasiones nos dan solo dos horas de servicio y no alcanzamos a recoger casi líquido. Tengo un niño de siete años y muchas veces no hay agua limpia para lavarle las manos en estos momentos de contingencia”, manifestó Karen Pavón, habitante de Luz de Salvación.

La comunidad solicita al Acueducto acciones para el mejoramiento del servicio, y hace un llamado al Municipio para que se inicie el proceso de legalización correspondiente de este vecindario.

El Presidente de la JAC de Luz de Salvación afirmó que “el Acueducto no nos ha dado ninguna solución de fondo, por más solicitudes que hemos realizado. Han construido pilas públicas, pero no son suficientes para el abastecimiento que se necesita en el barrio.

“Desde hace más de cinco años estamos bregando a legalizar el barrio a ver si así nos mejoran el servicio, pero hasta ahora el Municipio no nos ha ayudado con este proceso”, agregó Ramírez Martínez.

¿Qué dice el Acueducto?

Zoraida Ortiz Gómez, gerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, explicó que “lo primero que debe quedar claro es que Luz de Salvación está por fuera de nuestro perímetro de servicio. Las empresas de servicios definen este perímetro, hasta donde su infraestructura y el caudal tienen la capacidad de suministrar agua en dicha área.

“Sin embargo, para mejorar las condiciones de vida hemos atendido a esta comunidad con pilas públicas, que inicialmente se habilitan como máximo hasta para 50 familias, pero que posteriormente terminan abasteciendo hasta 300 familias”, agregó la funcionaria.

Estas condiciones, según explicó Ortiz Gómez, son las que generan los problemas de suministro y la falta de presión en el servicio para dicha población.

“En estos momentos operan cinco pilas públicas allí, que se han construido según las necesidades de los últimos años. La más reciente que se construyó fue en 2018”, precisó la Gerente.

Pero, a pesar de la disposición que tiene el Acueducto, técnicamente ya no es posible ni viable construir más pilas de este tipo, ya que se llegó al máximo de la capacidad de abastecimiento según lo indicado.

“Ni el caudal ni la infraestructura tienen la capacidad de dar mayor suministro, el sistema no da más en ese sector. Para un proyecto de ampliación se requieren grandes presupuestos e inversiones, para hacer cambio de colectores y ampliar diámetros, por ejemplo”, señaló la funcionaria.

Julian Silva, secretario de Planeación de la Alcaldía de Bucaramanga, respondió a ante los llamados de la comunidad que “en este cuatrienio vamos a ejecutar proyectos para la legalización de varios barrios o asentamientos, como el caso de Luz de Salvación, un sector en donde han proliferado las construcciones ilegales”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
José Luis Pineda Arenas

Periodista egresado de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metro en la versión impresa de Vanguardia desde 2016, y apoyo en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo.

@JosLuisPineda18

jpineda@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad