domingo 27 de febrero de 2011 - 12:00 AM

"Somos más inteligentes que los japoneses"

Kenji Orito Yokoi Díaz nació en Colombia, estudió en Japón y se crió en varias partes del mundo. Este reconocido disertador, colombo-japonés, tiene emocionados a los colombianos con su visión positiva de nuestra gente. Él, quien estuvo por primera vez en Bucaramanga dictando algunas de sus brillantes conferencias, es el invitado a la sección: la Entrevista de la Semana.

Kenji Orito Yokoi Díaz, protagonista de uno de los videos más vistos por los colombianos en la web y el más acérrimo defensor de los principios y de los valores, dijo ayer en Bucaramanga que: "los colombianos somos más inteligentes que los japoneses".
La afirmación, a decir verdad, sorprendió a muchos. ¡Y no es para menos! Sobre todo si se tiene en cuenta que el mundo entero admite que la mente de los japoneses funciona en dimensiones superiores en las ramas de la ciencia, la educación y la tecnología. Así las cosas, el solo pensar que nosotros superamos los niveles de inteligencia de los nipones, llama mucho la atención.
El argumento de este hombre, de 31 años de edad, colombo-japonés, y quien ha emocionado a más de un colombiano al hablar de las riquezas de nuestra tierra, resume una de sus magistrales conferencias, titulada: 'Mitos y Verdades sobre Colombia y Japón'.
Él se atreve a decir que el colombiano ha demostrado ser más brillante que muchas personas en el mundo: "es creativo, hábil para los negocios, tiene carisma, es feliz y espontáneo, es buena gente y, sobre todo, se le mide a cualquier tarea".
Lo único que le hace falta a nuestra gente, según expresa, "es un ingrediente clave para explotar su sabiduría: la disciplina".
Argumenta que la disciplina de los japoneses, y no la inteligencia, es la que ha convertido al país nipón en el más desarrollado y seguro del mundo. De hecho, esa es una tierra en donde no existen robos; porque allá el hurto es inconcebible en su mentalidad.
"Es por la disciplina que en Japón, en la entrada de algunos museos, el visitante se expide su propio boleto dejando el dinero en un cesto y proporcionándose él mismo el cambio. Usted puede dejar el bolso encima de la mesa de un restaurante e ir por la comida, pues nadie se lo tocará. En Colombia no pasa lo mismo, porque no hay disciplina en la educación", afirma.
Yokoi Díaz nació en la Capital de la República, pero se crió entre Costa Rica, Panamá y Brasil. En 1989 toda su familia viajó a Japón, la tierra natal de su padre. Sin embargo, la zona marginal de Bogotá, conocida como Ciudad Bolívar, había marcado sus primeros años de infancia, pues allí vivieron sus abuelos maternos.
Cuenta que tras su llegada a Japón le impresionó, de manera profunda, la diferencia cultural que existe con Colombia. Allí estudió, cursó su universidad y hace poco más de seis años regresó a Bogotá para "ayudar a crecer a los jóvenes en principios y valores".
De manera precisa ayer estuvo,  por primera vez en Bucaramanga y, por supuesto, Vanguardia Liberal habló con él:


¿Cómo es eso de que somos más inteligentes que los japoneses?
El japonés no es inteligente, es disciplinado; ese es su secreto. El colombiano sí es brillante de verdad: lo que no sabe se lo inventa, pero no es disciplinado. Es un sencillo juego de palabras que tiene mucho sentido. Japón es un país pobre, pero descubrió después de una guerra que si valoraba el recurso más grande que tiene un país, que no es su oro, ni su petróleo, ni sus esmeraldas, ni sus flores, sino la gente; entonces llega el éxito y el progreso. Colombia sí es rico, Japón es un país que vive en la riqueza.


Pero usted no puede negar que la pobreza 'reina' en Colombia, incluso al canza los niveles alarmantes del 41%...
No creo en la pobreza de Colombia, creo que hay mentalidad de pobreza. La verdad es que Colombia es un país rico que se da las mañas de vivir en la miseria. Dicho en otras palabras, sufrimos de pobreza mental, nos creemos pobres, creemos que no tenemos, y esto es alimentado por donaciones, limosnas  y pesares.


Según las cifras de la encuesta de percepción ciudadana del programa ¿Cómo Vamos?, 81% de los bumangueses consideran que las cosas se están haciendo bien en su ciudad. ¿Cómo explicar ese porcentaje de optimismo del bumangués, a pesar de las variadas problemáticas sociales que enfrenta?
Hay  formas de enfrentar nuestra realidad: una es con mucho resentimiento social y la otra es dándonos cuenta de que si estamos vivos podemos sonreír y enfrentarlo con alegría. Me parece que esto último es lo que prima en la capital santandereana. Creo que el bumangués y, en general el colombiano, aprendió a enfrentar sus dificultades. Y a pesar de lo que padece día a día, aprendió a transmitirles a sus hijos lo importante de estar vivo.


Pero no se puede 'tapar el sol con las manos' y negar los problemas que nos afectan...
Sabe que el colombiano está cansado de que le digan que es violento o que le digan que es pobre. Aquí diez personas aplauden una obra y no es noticia; pero una de ellas bosteza y todos los noticieros lo publican. Si yo fuera redactor de un periódico pensaría primero en las cosas positivas, antes de editar la primera página. Hay que entender  que el cambio comienza con una mentalidad positiva.


A su juicio, ¿cómo se puede relacionar la felicidad con el progreso de una ciudad como Bucaramanga?
Usted puede decidir ser feliz o infeliz en Bucaramanga o  en cualquier lado del mundo. La felicidad no tiene nada que ver con lo que está a nuestro alrededor. El problema que enfrenta su ciudad va más allá; es un tema de conciencia, de ponernos de acuerdo para tener sentido de pertenencia y de canalizar bien nuestra felicidad.


¿En qué consiste su proyecto denominado: 'Turismo con un Propósito'?
Se trata de aprovechar la calidez colombiana como potencial atractivo para los turistas. La alegría y la fraternidad son las ventajas que este país suramericano tiene sobre algunos más desarrollados como Japón. En esa felicidad inciden muchos factores como las ganas de vivir y, por ende, las ganas de salir adelante.


¿Es cierto que usted trae frecuentemente turistas de Japón a Colombia para mostrarles el concepto de felicidad?
Sí y lo hago porque sé que Colombia está bien; es más, el extranjero lo sabe y por eso viene e invierte aquí; lo importante es que el colombiano descubra que está en uno de los países más ricos de toda la tierra y debe aprender a vivir en ella.


Con singulares historias usted sumerge a sus auditorios en un viaje de lecciones sobre la filosofía samurai, aplicada a la vida y a las empresas. ¿Por qué recurre a estas parábolas?
Déjeme responderle con una parábola: un samurai es un guerrero, pero su mayor fortaleza no está en la violencia sino en sus acciones cotidianas; y la seguridad de los movimientos de su espada son marcados por su paz interior. Es fácil ser cortés con extraños; es fácil cortar en dos el pensamiento ajeno, ser violento y rápido para reaccionar con los de afuera; pero es muy difícil ser amable, tener paciencia y comprender a los demás. Se necesita ser un guerrero muy experimentado para no decaer en estas cosas, que parecen pequeñas pero son las más importantes.


¿Por qué será que nos cuesta trabajo expresar nuestros sentimientos?
Porque no vamos a la esencia. Puedo partir un hombre en dos sin titubeos, pero titubeo una y otra vez para decirle 'te amo' a mi esposa, para ofrecerle un perdón a mi hijo, para reunirme con los que realmente me aman y me aceptan como soy, para agradecer, para tener un pequeño tiempo de oración en familia o para reconocer mi innecesaria dureza para aquellos que no son enemigos.


¿En qué no podemos titubear?
No debemos titubear para partir en dos la arrogancia, el mal genio con el humor, la mentira con la verdad, la dureza con el cariño, la ira con la bondad, la justicia con la misericordia. No dude en ser violento y agresivo contra el odio y la falta de perdón. Hay que ser más fuerte para perdonar y amar en todo tiempo, que para odiar con violencia.


¿Qué piensa del dinero? Usted, por ejemplo, es trabajador social y gana muy bien. Pero no pasa lo mismo con muchos profesionales....
Un trabajador social y cualquier profesional deben vivir bien, no mal. El bienestar que da el dinero es vital. Por eso yo siempre motivo a la gente a mejorar sus condiciones de vida, a que aspiren a arreglar sus viviendas, a vestirse mejor y a soñar con un carro nuevo. Hay que ser emprendedores.

Caja biográfica

Kenji Orito Yokoi Díaz

?    Fecha de nacimiento: 13 de octubre de 1979.
?    Edad: 31 años.
?    Ciudad natal: Bogotá. Sin embargo, ha vivido la mayor parte de su vida en Japón, en Costa Rica, en Panamá y en Brasil; de hecho él tiene varias nacionalidades.
?    Nombre de los padres: Es hijo del japonés, Yokoi Toru; y de la colombiana, Martha Díaz.
?    Estado civil: Casado con Aleisy Toro, de cuya unión hay dos hijos.
?    Profesión: Trabajador Social.
?    Algo más de su vida: Es el mayor de cuatro hermanos. A los 16 empezó a estudiar ciencias religiosas y trabajo social con la comunidad presbiteriana, hizo sus prácticas sociales en Río de Janeiro y en los suburbios de Nueva York.
?    Trayectoria: Es maestro en Humanidades y Convivencia del IPR Japón-Colombia. Estudió en Yokohama Tsurumichoroha Kyokai y es 'coah' en liderazgo empresarial; además de director del Proyecto Turismo con un Propósito.
?    Reconocimiento: Recibió una Distinción Mundial por su Servicio Humanitario Voluntario, de manera especial, en Bogotá, Colombia.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad