jueves 04 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Taxistas no se le ‘medirían’ a ser informantes

La posibilidad de que en Bucaramanga opere una red de informantes integrada por los 14 mil taxistas que trabajan en las calles, no caló muy bien en las filas de este gremio transportador.

En resumen, a los conductores de este servicio público no les suena la idea de involucrarse en la dinámica del espionaje, planteada la semana pasada por el presidente Álvaro Uribe Vélez, en aras de combatir la criminalidad en Cali, porque correrían muchos riesgos.

No sólo temen ser objetivo de los delincuentes o víctimas de retaliaciones, también advierten un peligro mayor: crear ‘falsos positivos’ en el afán de una recompensa económica, denunciando incluso a inocentes por un delito que no cometieron en lo que sería una ‘cacería de brujas’.

A juicio del gremio, ‘reclutar’ a taxistas para apoyar a la Fuerza Pública resulta a todas luces una estrategia contraproducente porque pasarían de prestar un servicio público a ser 'informantes a sueldo' y ser tildados de 'sapos'.

Vanguardia Liberal consultó a diferentes representantes del gremio ‘amarillo’ en la ciudad y el área metropolitana así como a otros actores como la Policía y los defensores de Derechos Humanos, para exponer los pro y los contra de la propuesta de  sumar a los taxistas en la lucha contra la violencia urbana.


lista

Lo bueno

•  El ciudadano, en este caso el taxista, que proporcione información efectiva sobre un homicida va a recibir una recompensa básica de $5 millones.

• Sería una estrategia benéfica para ayudar a reducir la criminalidad, especialmente en ciudades azotadas por este flagelo.

• Los informantes, que ya existen en el país, han sido piezas clave en la ejecución de la Seguridad Democrática, política de defensa diseñada por el Gobierno Nacional para combatir a la guerrilla.


lista

Lo malo

•   Los taxistas quedarían expuestos a las bandas criminales.

•  Podría generarse un escenario de ‘falsos positivos’, en la medida en que los conductores suministren información errónea a las autoridades sobre delitos o acusen a personas inocentes a cambio de cobrar la recompensa.

•  Situar a la población en la condición de subordinados de la Fuerza Pública y como apoyo de inteligencia, va en contra del principio de distinción entre civiles y combatientes.


POSICIÓN del gremio

Al pronunciarse sobre la polémica iniciativa del Presidente de la República, Carmelo Guerrero, integrante de la Veeduría Metropolitana de Taxistas, no la ve con buenos ojos ya que en su opinión, los va a poner en el 'punto de mira de la delincuencia'.

Si bien no ve problema alguno en que haya compañeros que quieran dar apoyo a la Policía, señala que se trata de un compromiso que asumen en forma personal sin comprometer al gremio como tal.

Carlos Arturo Rangel, presidente de Asopoder Amarillo, también está en desacuerdo. Asegura que los taxistas serían tachados no como informantes, sino como 'sapos'. Bajo el entendido de que trabajarían abiertamente como una red de apoyo visible para las autoridades en la ciudad, el vocero advierte que quedarían en una situación de vulnerabilidad.

'Es irresponsabilidad del presidente Uribe lanzar esa convocatoria, porque lo que hacemos es prestar un servicio a la comunidad y no somos informantes', reprochó Rangel, aun cuando sí reconoce que los taxistas en la capital santandereana han colaborado con la Policía en el momento en que han ocurrido hechos delictivos.

En un tono menos crítico, Hugo Sebastián Cala Cala, presidente de la Seccional Santander de la Asociación Colombiana de Taxistas y Conductores del Transporte de Servicio Público, Asdecon, sostiene que es una propuesta que merece un análisis profundo.

Aunque no se atreve a considerarla conveniente para el gremio transportador, tiene reparos en el hecho de que los conductores se conviertan en la 'punta de un cañón' de los criminales, ya que las 24 horas del día estarían expuestos a cualquier delincuente.

 

síntesis

Balance del programa de recompensas

• El año pasado, la Policía Metropolitana de Bucaramanga pagó a informantes la suma de $204 millones por 191 casos, cuyas investigaciones permitieron dar captura a individuos por los delitos en su mayoría relacionados con homicidios, robos y estupefacientes.

• La información, suministrada por la Policía Metropolitana, indica que el programa conocido como 'Lunes de Recompensa', hace parte de la política de Seguridad Democrática que impulsa el Gobierno Nacional para fortalecer los lazos de cooperación de los ciudadanos con las autoridades. Forman parte de esta red un millón 600 mil colombianos.

• En el contexto local, funciona como apoyo a la labor de la Policía una Red de Cooperantes Agremiados, constituida por 7.997 personas de los sectores transportador, ganadero, comerciantes, hotelero, entidades gubernamentales, vigilancia privada (104 empresas). Incluso 640 taxistas integran esta Red.


LA VOZ DEL EXPERTO

Es grave involucrar a la población civil

Jorge Castellanos Pulido, coordinador del Programa de Derechos Humanos de la Corporación Compromiso

Primero, es una medida que genera mucha violencia, porque está inscrita en un proyecto de guerra que involucra gravemente a la población civil. Genera infracciones al Derecho Internacional Humanitario, por las retaliaciones que puedan desatar los grupos al margen de la ley.

Vincular a un taxista y ofrecerle un incentivo económico por ‘sapear’, puede generar nuevos ‘falsos positivos’ que pueden llevar por un lado a que la justicia sea seriamente afectada con testimonios inventados y por otro, se acuse erróneamente a una persona.

Además, sería la oportunidad de resolver problemas o viejas rencillas entre civiles, a través de falsas imputaciones, estigmatizándola y haciendo señalamientos sin fundamento.

La ciudadanía tiene que ser solidaria, pero no caer en una nueva delincuencia, no le corresponde a la ciudadanía velar por la seguridad urbana, realmente lo que genera es más inseguridad, más zozobra y más incertidumbre.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad