lunes 08 de febrero de 2021 - 12:00 AM

“Terminar con mi exnovio ha sido agonizante... No tengo vida”

Vanguardia, a través de la campaña “No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida”, abre un espacio pensando en las mujeres que han sido agredidas, discriminadas, abusadas o vulneradas. Buscamos visibilizar los casos que se “normalizaron” por miedo o porque no se denunciaron a tiempo, para demostrar que sí se puede hacer algo para defender sus derechos
Escuchar este artículo

Bibiana lleva más de un año escondida. Vive con miedo, tiene episodios de depresión y ha abandonado varios de sus empleos por las amenazas de su expareja.

Asegura que ese hombre, con quien en algún momento decidió compartir su vida, tenía muchos problemas con su comportamiento. Sin embargo, nunca lo juzgó. Por el contrario, “siempre creí que él necesitaba ayuda y una oportunidad. Después de todo lo que ha sucedido, hoy pienso que la gente tenía la razón y yo era la equivocada”.

Esta mujer, víctima de violencia de género, el flagelo que suma cifras preocupantes en la región y el país, relató que, una vez quiso terminar la relación, empezó su verdadero calvario. “Me cansé de sus maltratos verbales. Terminamos y regresamos muchas veces porque me hacía sentir culpable. Era tanta la manipulación que no me dejaba otro camino, hasta que un día tomé la decisión de alejarme definitivamente, porque entendí que no era la responsable de sus vacíos”.

Este sujeto, según Bibiana, era consumidor de estupefacientes y por su adicción había estado en varios centros especializados. Hoy, después de días tormentosos, presume que parte del actuar violento estaba influenciado por la droga.

Su forma de expresar, sin duda, dejan ver que aún tiene temor. Bibiana siente que su vida y su integridad están en peligro. Su expareja la persigue, la amenaza, la golpea, la insulta y la acosa.

“En alguna ocasión me esperó hasta la salida de mi trabajo y me arrebató de las manos las llaves de mi vehículo para que me fuera con él. Otro día me atravesó la moto en la que se movilizaba, casi me hace perder el control del volante. Me he visto enfrentada a todo tipo de riesgos porque cuando veo que me persigue, yo trato de huir”, sostuvo.

La frase: “si usted no es para mí, no es para nadie”, fue repetitiva entre esta pareja.

“Un día decidí denunciarlo ante la Fiscalía. Exactamente fue el día que entró a la fuerza a mi apartamento justo cuando yo iba de salida. Estaba esperándome. Me cogió a golpes y a mi pareja de ese entonces porque intentó defenderme del ataque. Lo denunciamos por amenazas y lesiones personales. Pero la verdad no ha pasado nada, se quedó en una denuncia más”, comunicó.

Ella afirma que son muchos los episodios violentos que están su memoria, aunque la alarma se encendió cuando “me llamó para decirme que me había salvado porque le iban a alquilar un revólver, pero no le cumplieron. Cuando me dijo eso, yo me fui para la casa de mis papás buscando refugio. Pero, la verdad es que finalmente me trasladé de ciudad, porque seguía intimidándome. Estando ya lejos, empezó el acoso por redes sociales”.

La situación se ha vuelto tan compleja para esta mujer que no se puede desplazar tranquilamente, no puede publicar fotos en redes sociales, no puede visitar a sus padres, tampoco salir a un centro comercial, incluso tener una relación sentimental.

“Tengo miedo de que algo malo me pase. Este hombre tiene radicadas tres denuncias penales, tengo dos medidas de protección, pero el proceso no ha avanzado y él sigue libre, buscando la manera de perturbarme, de causarme daño”, subrayó.

Bibiana decidió cerrar su historia diciendo que “soy abogada y fui comisaria de familia, así que las víctimas de violencia están en cualquier estrato socioeconómico. Estamos hablando de una situación de la cual ninguna mujer está exenta y el día de mañana, aunque nadie lo vea de esa manera, podrá ser su hermana, amiga, hija, prima o usted”.

Lea también: Mujer cuenta el ‘calvario’ que vivió incluso después de su separación

Así van las cifras

El Instituto de Medicina Legal confirmó que durante 2020, en Santander, se practicaron 1.201 exámenes médico legales a mujeres víctimas de violencia de pareja, 738 a mujeres víctimas de presunto delito sexual y 1.102 a mujeres víctimas de violencia intrafamiliar.

Según l publicación “Mujeres y hombres: Brechas de género en Colombia’, tras una alianza entre el Dane, Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y ONU Mujeres, en 8 de cada 10 casos de violencia contra mujeres y niñas, el agresor es un conocido, amigo o familiar.

En la capital santandereana, el Centro Integral de la Mujer ha venido implementado diferentes estrategias para reducir las cifras de violencia de género o, por lo menos, para que cada vez sea menos el silencio que guarden las víctimas.

Una está relacionada con que las personas reconozcan las diferentes fases del ciclo de violencia de género, que son: fase uno, presencia constante de conflictos entre los miembros de la pareja; fase dos, manifestación de amenazas, insultos, golpes y abuso sexual, entre otros; y fase tres, cuando la mujer contempla la posibilidad de acabar la convivencia y surge el arrepentimiento del agresor, un periodo de remordimiento y disculpa donde además se hacen promesas de “nunca volverá a suceder”.

Por otro lado está la presentación del ‘Violentómetro’, una herramienta utilizada en diferente partes del mundo que le permite a las mujeres detectar y medir la violencia en cualquiera de sus tipos, a través de diferentes manifestaciones que van desde la más sutil hasta la más agresiva .

$!“Terminar con mi exnovio ha sido agonizante... No tengo vida”

El Centro a través de sus asesorías jurídicas y psicológicas sugiere elaboración de un plan de seguridad por si la situación de riesgo empeora. Este consiste en localizar a un amigo, vecino, compañero de trabajo para acudir en caso de que tenga que abandonar la casa de forma inmediata; planificar cómo salir de casa de forma segura y cómo llegar a ese lugar previsto; tener preparadas cosas básicas como documentos, celular, dinero, ropa y una lista de números de emergencia; y establecer una forma secreta de comunicarse con su persona de confianza para que pueda acudir en su ayuda.

¡Llame a tiempo!

Si usted es víctima de violencia, comuníquese a través de las siguientes líneas de contacto, habilitadas las 24 horas:

Línea Nacional: 155

Policía Nacional: 123

Fiscalía General de la Nación: 122

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf): 01 8000 918080

Línea Whatsapp Icbf: 320 239 1685, 320 865 5450 ó 320 239 1320.

Línea de protección a niños y adolescentes: 141

Línea ‘Siempre Mujeres Valientes’ en Santander: 6910980

Línea Bucaramanga: 318 350 6345

Centro Integral de la Mujer: 312 6740066 , 318 350 6345 ó 6337000 opción 5.

Casa de Justicia de Floridablanca: 316 470 8108 (también se puede escribir al correo electrónico casadejusticia@floridablanca.gov.co)

Comisaría de Familia de Piedecuesta: 304 442 1288 ó 6650444 (extensión: 1731-1733-1736)

Comisaría de Familia de Girón: 318 803 9057

Si desea que conozcamos su caso, no olvide escribirnos al correo notequedescallada@vanguardia.com. ¡No estás sola!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad