lunes 01 de octubre de 2018 - 7:33 PM

Testimonio en Bucaramanga: “Quedé embarazada a los 14 años”

De los 5.369 embarazos que van este año en Bucaramanga, 528 corresponden a madres menores de 18 años. Vanguardia Liberal habló con una joven bumanguesa que quedó embarazada a los 14 años. Esta es su historia.
Escuchar este artículo

Dicen que un bebé es una bendición. Para muchas mujeres hace parte de su proyecto de vida. Sin embargo, un embarazo no deseado es una circunstancia que le cambia la vida a cualquier mujer.

Lea además: Pese a campañas siguen embarazos en adolescentes

Sobre todo, si la madre tiene 14 años. Estas menores deben cambiar su proyecto de vida para ocuparse ahora de un hijo.

En Bucaramanga, según la Secretaría de Salud municipal de los 5.369 embarazos que van este año, 528 corresponden a madres menores de 18 años.

De acuerdo Maribel Ayala, profesional de este despacho, el miedo y la pena a utilizar un preservativo o conocer sobre los métodos de planificación familiar provoca que los jóvenes, a corta edad, inicien su vida sexual sin ningún tipo de prevención.

“Hay muchos tabúes que como adultos les inculcamos y por eso toman decisiones, que no son las más acertadas para la vida”.    

Vanguardia Liberal habló con una bumanguesa, quien se convirtió en mamá cuando cursaba octavo grado, a los 14 años. Por miedo a que sus padres la descubrieran planificando, no utilizó ningún método anticonceptivo. Actualmente tiene 20 años y su pequeña, ya cumplió seis años. Esta es su historia:

Preguntas y respuestas

Ángela tenía 14 años cuando un retraso la hizo temer que estaba embarazada. Estudiaba en un colegio de Bucaramanga y acaba de empezar su vida sexual con su primer novio.

Es la hermana del medio, en una familia de tres hijos. Su hermana mayor se acababa de casar cuando tuvo que dar la noticia.

“Para mis papás fue muy difícil. Mi hermana, ni siquiera tenía planes de tener hijos y yo, tan pequeña, quedé embarazada”, narró Ángela. 

 * ¿Era consciente de las consecuencias de iniciar una vida sexual tan temprano?

Nos involucramos muy rápido. Él era mi primer novio. Llevábamos como seis meses cuando empecé mi vida sexual. La verdad es que uno no habla de tener relaciones o no. Todo fue porque él quería. Yo no pensaba tanto en el tema. Había escuchado sobre la planificación, de las inyecciones más que de otros métodos, pero tampoco investigué o lo hablé con nadie. Me daba miedo que mi mamá se enterara que tenía relaciones sexuales tan pequeña. Igual el miedo no sirvió de nada, porque quedé embarazada.

 * ¿Cómo descubrió que estaba embarazada?

Tenía un retraso y tuve que comentarle a mi mamá. Ella era la que compraba las cosas de aseo en la casa. Me hice la prueba. Cuando me enteré que estaba embarazada, fue una noticia muy dura. Sentí que fui hasta el cielo y volví.

 * ¿Cuál fue su mayor miedo?

Pensé que me iban a echar de la casa. No sabía qué hacer para tener a mi hija. No sabía cómo reaccionar, porque mi papá siempre ha sido muy estricto. Alcancé a considerar la idea de abortar,  pero lo pensé y llegué a la conclusión de que no soy Dios para quitarle la vida a alguien. El bebé no tenía la culpa de lo que estaba pasando.

 * ¿Cómo reaccionaron sus papás?

Mi mamá, con lo del retraso, ya lo sabía. Luego de la prueba, me pidió que le contara a mi papá. Que ella no lo haría. Lo pensé mucho. Un día estábamos en la sala, con el papá de mi hija, se lo dije.

Mi papá no lo podía creer, porque yo era su consentida. Me preguntó si estaba confirmado con una prueba. Le dije que sí. No me dijo nada en el momento, pero a mi mamá le dijo que si había tomado esa decisión sola, debía afrontarlo sola. Que no contaba con su apoyo. Aseguró que él no me quería ver en la casa. Mi mamá lo convenció para que no me echara.

Seguí viviendo con mis papás, pero ya no recibía su apoyo. Con el tiempo la relación mejoró un poco.

 * ¿Cómo fueron los siguientes meses?

Lo primero que me dijo mi mamá era que no abandonara el estudio. El resto del año lo seguí en el colegio donde estaba. En noveno, que ya se me notaba la barriga, me cambié a un colegio más cercano a la casa, para poder irme caminando y para que ella estuviera más pendiente de mí.

En el colegio unas compañeras de otros salones me miraban un poco extraño por mi embarazo, pero nunca fueron propasadas. Mis compañeros y profesores de salón eran muy comprensivos, me trataban muy bien.

 * ¿El embarazo tuvo algún riesgo?

Fue normal, no tuve complicaciones, ni ninguna enfermedad. Comía muy bien y casi no caminaba. Entré a un programa de mamás embarazadas. Era la más joven. Había otra chica que tenía 16 años, de resto todas eran adultas. Afortunadamente el parto fue fácil. Antes de que llegara el día me repetía y pensaba que me iba a ir bien, que todo iba a salir bien. Y así fue, tuve un parto natural.

 * ¿Consideró formar un hogar con el padre del bebé?

El papá de mi hija tenía 18 años cuando quedé embarazada. Cuando le conté del embarazo me dio su apoyo y estuvo conmigo, pero nunca pensé en casarme. Él no era un hombre responsable y no sabía lo que quería. Tener un hijo no estaba en mis planes en ese momento, mucho menos un hogar. 

Afortunadamente siempre tuve el apoyo de mi mamá, porque tiempo después de que naciera la niña, la relación con él se acabó. Me tuve que hacer cargo de mi hija sola. 

 * ¿Cómo es ser mamá a los 14 años?

Al principio difícil. Da mucho miedo. Hay que tener mucho cuidado con el bebé, pero siempre conté con el apoyo de mi mamá. Me tenía que levantar más temprano para alcanzar a darle pecho a la niña y cambiarla antes de irme al colegio. Mientras no estuviera estudiando, estaba con mi hija.

En los primeros meses a la hora del descanso, mi mamá llevaba la niña a la casa de mi abuela, que se ubica al lado de donde estaba estudiando. Me dejaban salir del plantel 15 minutos para ir a amamantarla.

Ser mamá te cambia la vida. Es muy duro y genera mucha responsabilidad. Además, sostener a un bebé es costoso, más de lo que uno cree. Pero uno aprende a ver las cosas de otra manera. Si uno es una piedra, se vuelve muy sensible.

 * ¿Qué siguió después de tener la bebé?

Terminé el colegio. Estudié en el Sena y empecé a trabajar para poder pagar las cosas de mi hija. No escogí la carrera que quería, pero necesitaba estudiar para poder trabajar.

Siempre ha sido difícil. Ahora trabajo y en las noches estudio. Salgo de la casa a las 6:00 a.m. y regreso a las 10:30 p.m. Muchas veces cuando llego la niña ya está durmiendo. Quiero dedicarle más tiempo, pero hay que cubrir los gastos de ella, y para eso hay que trabajar.

 Indicador de embarazos en adolescentes ha disminuido

A propósito de la Semana Andina de prevención de embarazos adolescentes que se celebró en días pasados, las autoridades en salud de Santander aseguran que el indicador de embarazos adolescentes en el departamento ha disminuido en los últimos años.

Basados en los resultados de la Encuesta Nacional de Demografía en Salud 2015 a 2017, el departamento se encuentra en un indicador de 11,3%.  

En Bucaramanga, según la Secretaría de Salud municipal, en 2017, el indicador pasó de 15,43% al 15,22%.

 ¿Cuál es la ruta de atención?

De acuerdo con Maribel Ayala, referente del programa de salud sexual, el embarazo en adolescentes se divide en dos: menores de 14 años, y de 14 a 18 años. Con las menores de 14 años se considera violencia sexual y se activa la ruta de violencia. Si es entre 14 a 18 años, la menor ingresa al programa de control prenatal, y en el caso de menores de 16 años se define como un embarazo de alto riesgo. Una de las labores del Plan de Intervenciones Colectivas es la prevención de los embarazos adolescentes. La Secretaría de Salud de Bucaramanga, este año se han sensibilizado 1.500 niños en colegios.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad