viernes 16 de enero de 2009 - 10:00 AM

Toque de queda busca reducir delitos cometidos por jóvenes

Los 5 mil 26 actos delictivos en los que participaron los jóvenes de Bucaramanga el año pasado fueron, a juicio del alcalde, Fernando Vargas Mendoza, la principal razón para decretar a partir de hoy el ‘toque de queda’ para los menores de edad.

Según él, la escalofriante cifra de hechos delictivos protagonizados por los jóvenes reveló que, en promedio diario, los menores cometieron 14 delitos.
Es más, en los casos refe-renciados, 23 jóvenes estuvieron vinculados a homicidios ocurridos en la zona urbana de Bucaramanga.

Es tan grave la parti-cipación de los jóvenes en hechos delictivos, que nuestro municipio ocupa el cuarto lugar en delincuencia juvenil, superado sólo por Bogotá, Cali y Medellín.

De manera adicional, añadió el mandatario, nuestros jóvenes empiezan desde muy tempranas edades el consumo de licor. Los a-dolescentes, sin tener muy claro los efectos negativos de esta costumbre y en muchas ocasiones secundados por sus padres, han convertido el arte de beber en un vicio.

El Estudio Nacional de Salud Mental demostró que los jóvenes bumangueses empiezan a ingerir bebidas alcohólicas entre los 10 y los 15 años de edad. Tal informe aclaró que cada uno de ellos consume al mes un promedio equivalente a una y media botella de aguardiente o a 47 cervezas.

Lo más preocupante, según el diagnóstico nacional, es que los jóvenes tampoco encuentran inconveniente alguno en ingerir sustancias alucinógenas. Tan grave es este problema, que nada más el año pasado, 3 mil 701 jóvenes fueron sorprendidos consumiendo estos tipos de droga.

La citada encuesta también aseguró que, de la población de educación básica secundaria, el 15% de los hombres y el 12% de las mujeres de 14 años declararon haber consumido alguna sustancia sicoactiva.

'Las anteriores cifras hicieron que, en conjunto con las autoridades policiales, se decidiera aplicar el toque de queda', puntua-lizó el Jefe de la Administración Local.

EL CASO DE JOAN

Desde que tenía 9 años, Joan tomaba cerveza porque su padre le permitió hacerlo 'para que él se formara como hombre'. ¡Qué tal!

De la cerveza pasó también al ron mezclado con gaseosa. El problema fue que Joan, a los 10 años, se animó a usar más ron en su mezcla para 'encontrarle sabor a la bebida'.

El aguardiente no se quedó atrás, aunque cuando lo tomó por primera vez le 'supo horrible'. Sin embargo, su papá le recomendó que 'lo tuviera un ratico en la boca y así sería más fácil de saborear'.

Como su padre abría botellas de licor cuando sus amigos iban a jugar cartas con él, Joan aprovechaba para tomar unos tragos y 'a todos les parecía gracioso por las caras que yo hacía'. La única que reprobaba esta situación era su tía, quien vivía con la familia desde que la abuela murió. Pero a ella todos la llamaban 'beata' y 'anticuada'.

La madre de Joan no opinaba nada sobre la conducta del joven. Si a su padre le parecía bien que tomara trago, ella no ‘chistaba’.

Pero de aquellos tragos 'de vez en cuando', el joven pasó a tomar casi todos los días. Aprovechaba cuando su madre y su tía salían, para vaciar las botellas que su padre dejaba empezadas la noche anterior con sus amigos.

Otras veces iba a la tienda de la esquina y le decía al tendero que su padre lo mandaba por una botella y 'que la apuntara el pago en la cuenta'.
El joven comenzó a llegar tarde. Se la pasaba en los parques y bares hasta avanzadas horas de la noche. Se volvió irascible. Cuando se le preguntaba algo, contestaba de mala manera. Un día le pegó a su señora madre.

Al final se escapaba de clases para tomarse unos tragos, pues llevaba la botella en la mochila, junto a sus libros. Casi un año después, un profesor ‘lo pilló’ y dio aviso a los directivos del colegio.

Joan hoy tiene 16 años es un alcohólico y, además, está sumergido en las drogas alucinógenas.

La voz de los establecimientos nocturnos

Para José Manuel Sánchez Becerra, presidente de la Asociación de Empresarios Nocturnos de Bucaramanga,  fue acertada la decisión tomada por el consejo de seguridad y el alcalde en torno al toque de queda para los adolescentes.

A su juicio, restringir la presencia de menores de edad en la calle después de las 11:00 p.m. y hasta las 5:00 a.m. 'es muy sano para todos'.

Argumentó que, debido a las libertades contempladas para estos jóvenes 'se nos venían presentando inconvenientes con su presencia en los sectores aledaños a nuestros establecimientos, puesto que permanecían consumiendo licores y alucinógenos sobre los andenes'.

'Ellos acostumbraban a citarse con otros grupos de jóvenes, algunos pandilleros, para enfrentarse con armas cortopuzantes y, en varias oportunidades con armas de fuego, expondiendo sus vidas y ahuyentando a nuestra clientela'.

'Aplaudimos la restricción haciendo pública la propuesta de que ni a menores de edad ni a los mayores se les permita consumir licores en la calle'.

De igual forma, argumentó, 'tampoco se les puede permitir la llamada dosis personal, pues ahora es excusa para andar por las calles consumiendo droga, dejando a las autoridades sin herramientas para proteger a las personas de bien'.

línea de tiempo
Antecedentes


Toque de queda para menores, a través del tiempo

1993
El primer toque de queda fue decretado por el entonces alcalde de la ciudad, Jaime Rodríguez Ballesteros. La medida, que les prohibía a los jóvenes estar en la calle después de las 10:00 p.m.,
estuvo vigente ocho meses.

1996
Carlos Arturo Ibáñez, alcalde de la época, fijó la misma medida, prohibiéndoles a los adolescentes salir de casa después de las 11:00 p.m. La restricción duró todo el año.

2001
Néstor Iván Moreno Rojas, alcalde de la época, restableció el toque de queda durante 2001. Para entonces, la medida rigió 7 meses.

síntesis
Así se aplicará la medida


? Los jóvenes que sean sorprendidos en la calle serán conducidos a una comisaría de familia.
? Allí permanecerán hasta tanto se les notifique a sus respectivos padres de familia o adultos que los representen.
? Aquellos jóvenes que no tengan acudientes serán dejados a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.

los jóvenes tienen la palabra

Algunos jóvenes, consultados por esta Redacción, sostienen que por el mal accionar de unos cuantos menores de edad delincuentes, no se puede manchar el nombre de la juventud bumanguesa.

Ánderson J. Lesmes
14 años
'No estoy de acuerdo con la medida. Deberían dar más plazo para la rumba, por ahí hasta la 1:00 a.m. No me gusta que no nos dejen salir'.

Jéssica Tatiana García
12 años
'Yo sí creo que eso es bueno. Uno de joven encuentra en la calle muchos peligros en la noche. Pero, de todas formas, los adolescentes somos gente sana'.

Cristian Veloza
15 años
'Para nada me gusta la medida. A los jóvenes nos tienen estigmatizados; pero no hay tal, las rumbas de nosotros son sanas y sin problemas'.

Jeisson Prentt
16 años
'Yo no sé por qué se inventan estas medidas. A uno de joven tienen que darle libertad. Además, cada quien es responsable de portarse bien o mal. Yo soy muy juicioso'.

hablan los padres de familia

Casi todos los jefes de hogar coinciden en lo positivo que, según ellos, resultará la medida del toque de queda para los menores en Bucaramanga. Por supuesto, aplauden la iniciativa.

Hermes Araque
Empleado
'Muy acertada la decisión que tomó el Alcalde de Bucaramanga, porque algunos jóvenes convierten las salidas nocturnas en campos de batalla'.

Pedro Vera
Funcionario
'Felicito a las autoridades por tomar una decisión tan sana como esa. Un menor de edad no puede salir a la calle en la noche a buscar peligros'.

Laura Naranjo
Empleada
'Yo siempre me he preguntado ¿qué hace un menor de edad en la calle después de las 11:00 p.m.? Estoy de acuerdo con el toque de queda para ellos'.

Diana Chamorro
Empleada
'Todo lo que sirva para evitar que los jóvenes se maten en la calle será bueno. Apruebo este tipo de decisiones y espero que la Policía la haga cumplir a cabalidad'. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad