miércoles 14 de octubre de 2020 - 12:01 AM

Trabajos para recuperación total de la vía a Bogotá se extenderían hasta fin de año

El pasado 26 de febrero una avenida torrencial destruyó varios puntos de la vía que comunica a Piedecuesta con San Gil. Aunque desde ese momento se adelantan trabajos para su recuperación, aún no se terminan las obras de mitigación.
Escuchar este artículo

Los viajeros que se movilizan entre Bucaramanga y Bogotá deben tener paciencia, pues la carretera entre Curos y Pescadero aún no se ha rehabilitado en su totalidad. Actualmente, debido a las intervenciones que se adelantan, en varios trayectos se puede avanzar con paso restringido a un solo carril, por lo que en algunas ocasiones se han generado trancones como los registrados el pasado fin de semana con puente festivo.

La tragedia que ocurrió hace más de siete meses dejó afectaciones en 25 puntos de la vía, en seis sectores hubo pérdida de banca. Con el paso del tiempo, poco a poco se ha ido restableciendo la vía y ya se eliminaron las restricciones para el tráfico pesado y los horarios de circulación.

$!Trabajos para recuperación total de la vía a Bogotá se extenderían hasta fin de año

El director de Gestión del Riesgo de Santander, Cesar Augusto García, señaló que el Instituto Nacional de Vías efectúa obras de mitigación y estabilización del talud en siete puntos críticos. Además, se están construyendo ‘box culvert’ en algunas zonas.

“Son trabajos que aproximadamente pueden estar terminando hacia final de año. No hay ninguna restricción desde hace algunos meses para movilizarse en la noche o en el día”, afirmó García.

Lea también: Peligro en las vías: 14 ciclistas han muerto en accidentes en los últimos 21 meses en Bucaramanga y el área.

Para regular los pasos a un solo carril se contrataron a algunos ‘paleteros’ para que den vía las 24 horas del día.

Para la reparación de la troncal entre Pescadero y Piedecuesta se firmaron cinco contratos por $58.735 millones.

La Alcaldía de Piedecuesta, el Ideam, la Universidad Industrial de Santander y la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo estudian la posibilidad de instalar un sistema de alertas tempranas que permitan identificar amenazas que puedan producir alguna emergencia. “La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo dispuso de $500 millones para aportar a este sistema. Estamos a la espera de una reunión junto con la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga”, indicó García.

Entre tanto, para mitigar el riesgo los controladores viales hacen constante vigilancia en los terrenos y se determinó cerrar la vía temporalmente cuando haya presencia de intensas lluvias. “La recomendación es que cuando se presenten fuertes precipitaciones en la noche es preferible no transitar por este sector. Se corre un alto riesgo de deslizamientos, movimientos en masa, creciente súbita o avenida torrencial. Se debe manejar de manera muy precavida, teniendo en cuenta que hay puntos críticos”, reiteró el funcionario.

Lea también: En fotos: El descaro de los infractores en la ciclorruta de Bucaramanga.

$!Trabajos para recuperación total de la vía a Bogotá se extenderían hasta fin de año
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad