lunes 23 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Pasaron más de cuatro años para entregar la glorieta del Mesón de los Búcaros

Con la terminación y puesta en servicio de esta área, se da por concluido uno de los proyectos de infraestructura vial más demorados y controvertidos que, en la última década, se haya podido construir en la capital santandereana.
Escuchar este artículo

El domingo 22 de diciembre, justo cuando Bucaramanga celebraba sus 397 años de existencia, se realizó la apertura de la glorieta del intercambiador Mesón de los Búcaros.

Se trata de un nuevo escenario que se pone a disposición de la ciudadanía, el cual cuenta con juegos infantiles, pisos en deck, senderos, túnel de acceso con conexión hacia el restaurante Señora Bucaramanga, puente peatonal, gimnasio al aire libre, zonas de descanso, cerramiento, áreas verdes que incluyen más de 2.500 metros cuadrados de prado japonés, iluminación de piso y postería. Y hasta un mástil de 48 metros de altura libre con la bandera de Colombia, que se iza como homenaje permanente a la defensa del páramo de Santurbán.

Sobre esta última imponente estructura, precisamente, Carlos Emilio Silva, representante de Pretecor, había comentado que “el mástil es el primero de este tipo que se construye en Colombia. En un poste en concreto de 42 metros, una parte está enterrada, y la última sección son 12 metros de un poste de fibra de vidrio con una iluminación LED programable”.

De acuerdo con las opiniones de los primeros ciudadanos que tuvieron la oportunidad de recorrer la zona, el espacio es bastante llamativo, amplio y con un moderno urbanismo donde se pueden realizar actividades de sano esparcimiento e integración social. Sin embargo, es necesario reforzar la seguridad para evitar que quienes permanezcan allí sean víctimas de atracadores, consumidores de estupefacientes o habitantes de calle.

Lea también: Obra del Mesón en Bucaramanga, 33 meses en prórrogas y aún no se culmina

La más demorada

Otro de los temas que no olvidaron los bumangueses es que la entrega de la glorieta del Mesón de los Búcaros era una deuda que mantenía el Gobierno Municipal con ellos. Pues hace parte de un proyecto de infraestructura vial que empezó a planearse hace más de ocho años, pero solo hasta septiembre de 2014 arrancó su ejecución en el papel porque, a decir verdad, en diciembre de ese mismo año no se había adelantado ninguna intervención. El plazo inicial del cronograma de trabajo era de 14 meses, pero necesitó de 33 meses y 15 días en prórrogas, así como de una destinación presupuestal que alcanzó los $90 mil millones.

De hecho, para terminar la controvertida obra, fue necesario que el Municipio superara algunas acciones judiciales y solucionara problemáticas ambientales que no fueron previstas cuando en el gobierno de Luis Francisco Bohórquez se le dio vía libre a su desarrollo. Entre las más sonadas está el hecho de que la comunidad académica de la Escuela Normal Superior de Bucaramanga alzara su voz, tras oponerse a ceder parte del terreno de la sede principal.

DATO: $34.579 millones fue el valor que se le adicionó al contrato inicial del proyecto de construcción del intercambiador vial Mesón de los Búcaros.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad