miércoles 22 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Tutela ordena a la Alcaldía de Bucaramanga abrir grados de estudio en área rural

Laudy Yunari Gómez Oviedo y Cristian Camilo Delgado Rojas son estudiantes de secundaria de Bucaramanga y residen en la vereda El Aburrido Alto, al norte de la capital santandereana.

Ambos adelantan sus estudios en una de las sedes del plantel Vijagual, que tiene su sede en ese sector rural.

Como la institución no ofrece los grados 10° y 11°, a los jóvenes no les queda de otra que buscar sus cupos en otras instituciones de la meseta.

Dada la lejanía de la vereda, situada en el Corregimiento No. 1, tanto los estudiantes como los padres de familia y la dirigencia cívica alegaron que no están dadas las condiciones para que los menores puedan acceder a la educación secundaria.

Por eso, ellos entablaron una acción de tutela que les permitiera cursar los grados 10° y 11° en la misma institución.

Esto, en el papel, les facilitaría tanto el acceso a la educación como la tranquilidad a la hora de movilizarse rumbo al colegio.

¡Pues bien! El Juzgado Sexto Penal Municipal amparó los derechos a la educación de los dos adolescentes.

Y en ese orden de ideas, le ordenó al Municipio de Bucaramanga, de manera concreta a la Secretaría de Educación, realizar un estudio de factibilidad administrativa, locativa y presupuestal, para garantizar este año la apertura de los citados grados de estudio en ese plantel.

También requirió al mandatario de los bumangueses, Rodolfo Hernández Suárez para que, en su condición de superior jerárquico de la citada Secretaría de Educación, hiciera cumplir la orden judicial. No obstante el fallo de tutela, nada se ha hecho al respecto.

Gustavo Flórez, presidente de la Junta de Acción Comunal de ese sector rural y quien ha abanderado esta demanda, dice que “la tutela se quedó en letra muerta”.

Y añadió: “Pese a que el Tribunal dio esa orden, la Secretaría de Educación no acató el fallo. No entendemos por qué. Los jóvenes se quedarán sin la posibilidad de estudiar. No nos parece justo”.

“Esta es una prueba más de que el derecho a la educación no se está respetando en Bucaramanga. Tradicionalmente el territorio rural ha sido relegado por considerarse subdesarrollado y nada productivo en votos”, denunció el Presidente de la Junta de Acción Comunal.

Recordó que “para muchos de los alumnos rurales el paso por la escuela básica rural (del primero a octavo o noveno año) es la única oportunidad de adquirir los conocimientos que les permitirán tener una mínima formación académica”, añadió.

“Y en un plantel como el de nuestra vereda no se tiene la oportunidad de ofrecer toda la secundaria. Eso debería replantearse de una vez por todas”, añadió.

Respuesta oficial

Según Myriam Jaimes Martínez, del Área de Inspección y Vigilancia de la Secretaría de Educación Municipal, la verdad de este asunto es que “no hay disponibilidad de aulas de clase en ese plantel rural”.

De acuerdo con la funcionaria, “se requerirían dos salones: uno para el grado décimo y otro para el undécimo”.

La funcionaria argumentó que los terrenos de la referenciada sede educativa no son de propiedad del Municipio y, por ende, no podría intervenir la sede física de la institución.

Por otro lado, señaló Jaimes Martínez, “el número de estudiantes es muy bajo en esa vereda y no sería posible la relación técnica requerida para los citados grados”.

Pese a ello, los estudiantes y sus padres, al igual que la Junta de Acción Comunal, esperan que se les dé una solución educativa inmediata.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad