martes 04 de febrero de 2020 - 10:00 AM

Una semana después, así están los sectores afectados tras la avalancha en Floridablanca

Vanguardia recorrió los sectores residenciales Santa Coloma, Villa Piedra del Sol y Villa Jardín, que se vieron afectados por la avalancha que se produjo el martes 28 de enero debido al desbordamiento del caudal del Río Frío. Tras algunos días, aunque se despejó el lodo de las vías, continúan las labores con maquinaria pesada en algunos puntos.
Escuchar este artículo

Las autoridades reportaron que la avalancha generó daños en 34 viviendas y 138 vehículos entre camiones, camionetas, busetas, automóviles y motocicletas, que estaban estacionados sobre las bahías y las calles. También causó afectaciones en un colegio, el Jardín Botánico Eloy Valenzuela, un polideportivo, dos puentes vehiculares y otros espacios comunes.

Un día después de la emergencia el municipio se declaró en calamidad pública. Dicha decisión le dio ‘vía libre’ para activar todos los mecanismos previstos en la Ley de Gestión de Riesgo. Es decir, a invertir en la entrega de ayudas humanitarias y contratar de manera oportuna y sin tanto trámite todo aquello que se necesitara para recuperar las infraestructuras que resultaron averiadas con la avalancha.

Aunque el caos tras la emergencia cesó, pues los espacios se encuentran más limpios y las clases y el servicio de agua potable fueron restablecidos, la incertidumbre entre los habitantes continúa. No saben qué obras de mitigación se adelantarán, tienen miedo de permanecer en el sector por las lluvias, y desconocen quién asumirá las pérdidas materiales que tuvieron representadas en vehículos, mercancía y artículos del hogar.

Vanguardia habló con algunas familias para conocer cuál es la situación que enfrentan tras una semana de la avalancha.

Le puede interesar: ¿Tala de árboles por construcción de vía incidió en la emergencia de Floridablanca?

“Lo perdimos todo”

Raúl Lázaro Pabón y su esposa Aida Tarazona, son los vecinos más conocidos en el conjunto residencial Santa Coloma. Desde hace 20 años abrieron un ‘micromercado’ al lado de su apartamento. Con él financiaron la educación de sus dos hijos y los gastos familiares.

Su negocio se ubica a escasos 10 metros del Río Frío y es uno de los inmuebles que sufrió los peores estragos en la emergencia. El lodo y agua arrasaron con el establecimiento y dejaron sin sustento a las cinco personas que componen este hogar.

“En la tienda se perdió prácticamente todo. Los refrigeradores, la mercancía, los estantes y las mesas... Botar todo lo que conseguimos con esfuerzo da mucha tristeza”, comentó Raúl.

Días después de la tragedia, esta familia continúa con las labores de limpieza y trata de rescatar algunos elementos que están cubiertos por el lodo.

Para levantar su negocio Lázaro Pabón señaló que van a recurrir a créditos o préstamos familiares, pues no saben quién o cuándo les ayudarán. “El domingo tuvimos una reunión con la aseguradora del conjunto. Allí nos hablaron de pasar cotizaciones de los daños para ver si el seguro nos podía colaborar... Nos dijeron que cuando tuvieran las carpetas de todas las personas que resultaron damnificadas harán un solo paquete y las revisarán”.

“Se afectó nuestro medio de trabajo”

Paulatinamente las familias se han ido recuperando, la de Nancy Pereira es una de ellas. Pese a que no tuvieron grandes afectaciones en su casa en Villa Piedra del Sol, las dos ‘buseticas’ que tienen como medio de trabajo desde hace doce años, quedaron destrozadas. También perdieron parte de la mercancía que tenían cargada en el interior del vehículo.

Pereira afirmó que aunque se les ha hecho difícil recuperarse, puesto que como tenían el seguro todo riesgo les tocó asumir los costos en su totalidad. Por eso tomaron la determinación de “avanzar poco a poco” tras esta emergencia.

“Un carro lo arreglamos a medias con lo que teníamos y el otro lo está revisando el mecánico”, comentó. De igual forma señaló que como a “muchas otras personas les tocará recurrir a amigos o familiares mientras logran reponer las pérdidas”.

Lea también: Secretaria de Salud de Floridablanca visitó los sectores afectados por la avalancha y entregó recomendaciones.

“No hemos podido regresar”

Rosabel Quintero tiene 68 años y vivía con su hijo y sus dos nietos en el primer piso de la torre ocho del conjunto Santa Coloma, uno de los puntos que resultó seriamente afectado tras la avalancha.

Sobre la emergencia relató que “fue como un diluvio y hasta peor, no hubo tiempo de nada. Mi nieto me despertó y me dijo que me calmara porque sufro del corazón. Entonces corrimos hasta el tercer piso para protegernos”, mencionó Quintero, quien además estaba recién operada de su rodilla y tuvo que trasladarse en muletas.

Al apartamento de Rosabel el lodo entró por las ventanas y dañó las camas, los colchones, la nevera, las mesas y los demás objetos que encontró en su camino.

Para limpiar el lugar la familia tardó cuatro días. Sin embargo, no han regresado porque no lograron recuperar nada y tienen miedo de que una tragedia similar vuelva a ocurrir. Además señalaron que el olor que permanece en la zona es nauseabundo.

Quintero añadió que por ahora estarán en la vivienda de un familiar pero que guardan la esperanza de recibir ayudas del Estado o del seguro del conjunto residencial.

“Nos tomó mucho tiempo volver a la normalidad”

Martha Jacome, una habitante de Villa Piedra del Sol, comentó que en su hogar, producto del barro y el agua, se dañaron todos los electrodomésticos que tenía, algunos muebles y la puerta principal.

En los días posteriores, moverse de su casa le resultó imposible a ella y sus familiares, pues se centraron en limpiar y arreglar todas las cosas que quedaron funcionando. “Hasta ayer terminamos de limpiar todo el lodo que entró. Para reponer lo que se perdió nos tocará con nuestros propios recursos”, manifestó.

Le puede interesar: En imágenes: La avalancha que despertó a Floridablanca este martes.

Visitas en las zonas afectadas

Juliana Barrera Villamizar, coordinadora de la Oficina de Gestión del Riesgo de Floridablanca, afirmó que como parte de la declaratoria de emergencia, programaron tres visitas para esta semana sobre las zonas que resultaron afectadas.

La primera inspección se hará hoy desde puente Rojo hasta Santa Coloma, por el Río Frío. El objetivo de este y los demás recorridos será determinar cuáles son los puntos críticos que quedaron tras la emergencia y los proyectos que se requieren para mitigar las afectaciones o riesgos.

En la visitas participarán funcionarios de Empas, Cdmb, Secretaría de Salud, Secretaría de Infraestructura y gestión del riesgo.

El segundo trayecto se hará este miércoles desde Santa Coloma hasta la Ptar de Río Frío.

El último recorrido contemplará la zona rural. “Vamos a ir desde la Judía hasta Puente Rojo. También revisaremos la conectante C1- C2”, manifestó la coordinadora de la Oficina de Gestión del Riesgo.

Sobre las ayudas a los damnificados por la emergencia la funcionaria explicó que solo podrán intervenir las zonas comunes de los barrios. “Dentro de los predios nosotros no podemos ayudar porque legalmente no tenemos la facultad para hacerlo. Ahora bien, en el caso de los carros deberán tramitarse los arreglos por medio de los seguros”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad