domingo 03 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Vanguardia, el mejor compañero de nuestros fieles suscriptores

Algunos de nuestros lectores nos cuentan cómo han pasado esta época de aislamiento preventivo y cómo este diario ha sido clave para mantenerlos informados con todo el diario acontecer.
Escuchar este artículo

Ese acelerado ritmo de vida que durante décadas ha llevado el ser humano en su afán de generar ingresos, mermó. Sí, el mundo prácticamente hace poco más de un mes se paralizó.

Sin duda, el tema de la pandemia cambió los planes de muchos y a otros, sencillamente, les ha enseñado a comprender el significado del viejo y conocido refrán: “cada día trae su afán”.

Pero a todos, sin excepción, nos ha mostrado que somos vulnerables, que no somos inmortales y que, indiscutiblemente, necesitamos paz y tranquilidad en nuestros corazones para sobrellevar esta situación.

Y es que se podría decir que la crisis ha sacado lo mejor de cada uno, porque el aislamiento nos ha ayudado a conocernos y a valorar las cosas que antes, por el mismo afán, pasábamos por alto: la salud, la familia y hasta los amigos. De alguna forma, nos ha invitado a disfrutar de las cosas más sencillas de la vida como una sonrisa, una buena conversación, una canción, un buen libro o una llamada.

Todo esto nos ha unido y nos ha llevado a buscar alternativas de entretenimiento que nos saquen de la rutina y nos alivien el alma.

Mantener la calma y reconocer que lo que estamos haciendo es por el bien de todos serán aspectos claves para superar esta crisis y no caer en la desesperación.

Es por esto que cocinar en familia, ejercitarse en casa, jugar cartas, ver televisión y comunicarse por videollamadas son algunas de las actividades que los bumangueses han experimentado en sus hogares desde que comenzó el confinamiento; son estos mismos hogares los que han convertido a Vanguardia en su mejor aliado durante este difícil proceso, porque hasta la fecha nada ha sido un obstáculo para llegar hasta sus manos y seguir informando ininterrumpidamente de la manera responsable que siempre ha caracterizado a esta casa editorial. Ellos, nuestros más fieles lectores, nos cuentan cómo han llevado su cuarentena, sus principales temores y sus mayores alegrías. Los invitamos a leer sus testimonios.

TESTIMONIOS
A Teresa González de Arango, el confinamiento le dio un giro radical a su vida, pues ella, una reconocida empresaria, se vio obligada a cambiar las labores de la oficina y su negocio, por los quehaceres de su hogar.
Y es que a pesar de que son labores totalmente opuestas, parece disfrutarlas, porque asegura que lo más gratificante en ese momento ha sido el reconocimiento a su esfuerzo que le han dado su esposo y su hijo, especialmente en su nueva faceta de chef.
“Yo nunca había cocinado y debido a todo esto desempolvé mis libros de cocina y ellos (esposo e hijo) me apoyan con aplausos y se comen lo que les preparo”, manifestó.
También reconoció que en todo este proceso el acompañamiento de Vanguardia ha sido fundamental, porque la esperan todos los días para leerla y así comenzar su día bien informados.
“Para nosotros es como el desayuno, indispensable. Es el complemento para el inicio del día. Es bueno saber todo lo que pasa afuera y es por eso que llevamos más de 15 años con la suscripción”, añadió.
Disfrutar junto a su familia es su mayor aliciente; sin embargo, acepta, que existe incertidumbre por el futuro de su negocio, porque sus ingresos dependen prácticamente de ello. “Esta época la vivimos con mucha resignación y responsabilidad y pensamos no solo en la salud nuestra sino también en la de las personas que nos rodean, porque un acto irresponsable, las puede afectar”, sostuvo González de Arango.
Además comentó que otra de las cosas importantes para recalcar en este confinamiento, es que nuevamente se puede ver florecer la naturaleza y merodear a los animales silvestre: “Es importante pensar cómo, más adelante, vamos a manejar esos espacios, dándoles a ellos los espacios y que no solo nosotros acaparemos el entorno”.
“Es clave estar bien informado”
“Yo siempre he llevado una vida muy recogida, porque vivo dedicado a mis estudios e investigaciones y eso me absorbe la mayor parte del tiempo, es por eso que no me he sentido muy aislado”, manifestó Carlos Eduardo Medina.
Él reconoció que por duro que sea este momento, “es importante siempre estar bien informado y es por ello que Vanguardia no ha faltado ni un solo día en mi casa desde hace más de 40 años”.
Aseguró que su vinculación a este diario ha sido muy significativa, porque poco ve noticieros en televisión y ha sido Vanguardia la que lo ha mantenido al tanto de los hechos que pasan en la ciudad, en Colombia y en el mundo. Recordó que algunas de las noticias que más lo han marcado han sido las muertes de Alejandro Galvis Galvis y Luis Carlos Galán, así como la tragedia de Armero, en 1985.
Su rutina comienza a las 4 o 5 de la mañana cuando recibe y lee el diario, después practica yoga y su día continúa con sus lecturas especializadas en medicina.
“Una salvación”
Misael Espinosa, un reconocido ganadero, asegura que debido a esta situación su trabajo se ha visto muy afectado por el cierre de las vías; sin embargo, al no poder trasladarse al campo procura ocupar su tiempo en la otra parte de su negocio, “las cuentas”.
En medio de esta crisis, Vanguardia ha sido una “salvación, porque ahí miramos noticias y nos entretenemos leyendo. Este periódico es importante para nosotros, porque nos distraemos con la lectura. En mi casa llega a las 4:00 de la mañana y desde esa hora ya me estoy informando, así comienzo el día”, manifestó el empresario, quien aseguró que durante más de 40 años ha recibido de forma ininterrumpida el diario en su vivienda: “Estoy feliz con Vanguardia”.
“Nos orienta”
José Belarmino Archila se desempeña como docente y debido al aislamiento preventivo se ha visto en la obligación de adaptarse a las condiciones del sistema educativo con las nuevas tecnologías. Así que dedica una parte de su día a orientar las clases por internet. También lee Vanguardia.com
Ora, se ejercita en su vivienda, ayuda con los quehaceres, ve noticieros y novelas junto con su esposa y un hijo. Así transcurre el resto de la jornada de este hombre que está próximo a cumplir los 79 años. “Esta situación nos tomó por sorpresa a todos, pero desde luego hemos sabido llevarla con mucho amor y paciencia”. Hablar y ver a sus nietos e hijos por videollamada es otra de las actividades que ha disfrutado durante el confinamiento.
Asegura que para sobrellevar esta crisis es importante estar unidos en familia y comunidad.
Durante todos estos días Vanguardia se ha convertido en su mejor cómplice, “porque es un medio que nos orienta, nos guía, nos informa y nos entretiene: “Lo primero que hago en la mañana es recibirla y me siento a leerla. “También disfruto haciendo el sudoku y la sopa de letras y además la consulto por internet”, comenta el lector, quien lleva cuenta de una suscripción de más de 40 años.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad