miércoles 28 de enero de 2009 - 10:00 AM

Vendedores estacionarios bloquearon la carrera 15

Con pancartas y arengas alusivas al trabajo, al menos 150 vendedores estacionarios adscritos a la Corporación de Vendedores Informales de Bucaramanga, Corpovib, se tomaron ayer la carrera 15 desde la calle 35 hasta la 37, para realizar una protesta.

Hacia las 3:30 p.m. varios de los negocios del sector cerraron sus puertas, mientras los manifestantes exigían una solución por parte del Municipio, para seguir trabajando.

Álvaro Benítez, presidente de Corpovib, aseguró que la reunión realizada el pasado viernes con la Secretaría de Gobierno, para llegar a acuerdos sobre posibles reubicaciones, 'no tuvo en cuenta a quienes realmente representan los intereses de los vendedores'.

Según explicó Benítez, el encuentro no arrojó soluciones reales para despejar el espacio público de la capital santandereana y garantizar el derecho al trabajo de las 700 personas que representa la organización que lidera.

'Necesitamos que el Alcalde nos dé soluciones, porque desde hace varios días pedimos una solución. Debemos llegar a una mesa de concertación', dijo el dirigente de Corpovib.

Gustavo Rojas, otro de los manifestantes, agregó que la propuesta de la Corporación es positiva, porque plantean que cada vendedor aporte $1 millón para formar un fondo común y acceder al predio donde funcionaba la Plaza de San Mateo, en la calle 33 entre carreras 16 y 17.

'Lograríamos más de $600 millones que aportarían al desarrollo de un proyecto municipal para nuestra propia recuperación', señaló Rojas.

‘El trabajo es digno’


En medio de la marcha, María Isabel Cortés, vendedora, hizo un alto para expresar su preocupación: 'Yo mantengo a ocho personas. Si el Alcalde me da una oportunidad de trabajo yo le aseguro que dejo de vender en la calle. Pero ahora no tengo otra opción'.

Cortés reiteró que el trabajo que realiza es digno y que es injusto que todavía el Municipio no haya planteado una verdadera solución: 'Mire, la situación es tan grave que estos días no he podido enviar a mis hijos al colegio. Eso me duele en el alma', dijo.

Héctor Lizarazo aseguró que sostiene un hogar compuesto por seis personas y que por ahora, por parte de las autoridades, sólo ha recibido atropellos: 'A veces esto parece una persecución. Sólo pedimos que nos tengan en cuenta'.

La movilización, que comenzó en la calle 35, terminó hacia las 4:30 p.m. frente a la Alcaldía Municipal. Al cierre de esta edición, Édgar Salcedo Silva, secretario de gobierno, mantenía una reunión con representantes de la Corporación de Vendedores Informales.


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad