viernes 17 de abril de 2009 - 10:00 AM

Vuelve y juega el 'Toque de queda' para los menores

Fueron tan positivos los resultados que arrojó la medida del ‘toque de queda’ para los menores de edad que rigió durante tres meses en Bucaramanga, que la Alcaldía determinó volver a implantarla durante seis meses.

En otras palabras, esta salida de alejar a los niños y jóvenes de la vida nocturna y de los riesgos a los que están expuestos en las calles, se extenderá hasta octubre próximo. Incluso ahora es más rigurosa: ya no será entre las 12:00 de la medianoche y las 5:00 de la mañana, sino que irá de 11:00 de la noche a 5:00 de la mañana.   

La modificación al Decreto 0006 del 16 de enero de 2009, firmada el pasado 14 de abril por el alcalde, Fernando Vargas Mendoza, establece en su artículo primero, 'restringir la permanencia y circulación de menores de 18 años sin la compañía de cualquiera de sus padres, su representante legal o persona mayor responsable' en el horario mencionado anteriormente, inclusive durante los días festivos.

Édgar Salcedo Silva, secretario de Gobierno del Municipio, resume el argumento primordial de reestablecer dicha norma: 'las estadísticas demuestran que la delincuencia sigue utilizando al menor para actos delictivos'.

Más que la reducción del delito, el funcionario hace hincapié en que el nuevo Decreto 0086 se fundamenta en la prevención del mismo, 'no darles rienda suelta para que no caigan presas fáciles del alcohol, las drogas y la delincuencia'.

Para disponer de un buen margen de maniobra, el ‘toque de queda’ durará seis meses y no tres como se estableció de manera inicial -16 de enero a 16 abril-.

Lo que muestran las cifras

En los 90 días que estuvo en vigor esta especie de ‘Pico y Placa’ de movilidad de los menores de edad por las vías públicas de la capital santandereana, 265 de ellos fueron sorprendidos ‘in fraganti’ violando la norma.

Así se desprende del reporte proporcionado por la Policía de Infancia y Adolescencia de Bucaramanga, al tiempo que precisa que durante la entrada en vigencia de la restricción horaria se efectuaron 26 operativos en diferentes sectores de la ciudad.

Las ‘batidas’ de la Policía dieron sus frutos: se impusieron 16 sanciones a diferentes establecimientos públicos por permitir el ingreso de adolescentes, cuyo seguimiento estuvo a cargo de la Oficina de Contravenciones.

De acuerdo con la subteniente Johanna Alexandra Brito García, coordinadora de la Policía de Infancia y Adolescencia de Bucaramanga, la evolución de la medida fue efectiva, ya que en forma progresiva fueron menos los jóvenes que se arriesgaron a quebrantar el ‘toque de queda’ impuesto.

Campaña educativa y políticas sociales

A su juicio, este hecho se traduce en que el objetivo se logró, si bien es conciente de que hay mucho por hacer, ya que hay un gran número de adolescentes que se le ha salido de las manos a los padres, razón por la cual la Policía adelanta 'campañas de prevención  y divulgación con los colegios para evitar que entren en contacto con los riesgos que ofrece la calle'.  

Pero el Observatorio de Juventud de la Universidad Nacional de Colombia, tiene una mirada más crítica: ‘el toque de queda’ es simplemente una medida policiva y sostiene que la población juvenil debe ser atendida con políticas sociales más de fondo.

síntesis
Licor y armas blancas


Adicional al ‘toque de queda’ para los menores, el Decreto 0086 contempla en su artículo tercero prohibir el porte de armas contundentes, cortocontundentes, cortopunzantes, punzantes y similares, que puedan cuasar lesiones.

Según Édgar Salcedo Silva, secretario de Gobierno de la Alcaldía, las estadísticas en la ciudad muestran que la mayor cantidad de lesiones que afectan la integridad física es cometida con armas blancas, por lo que es necesario contrarrestar las agresiones con ese tipo de elementos.

Igualmente se modificó en forma transitoria el horario de las licoreras, cigarrerías y supermercados donde comercializan bebidas embriagantes.

El artículo cuarto señala que en adelante estos establecimientos comerciales sólo podrán funcionar entre las 10:00 de la mañana y las 2:00 de la madrugada del día siguiente.

La razón: estos lugares que funcionaban las 24 horas del día han causando malestar entre la comunidad, que se quejaba del ruido, las riñas, muchas personas seguían la parranda allí, irrumpían la tranquilidad de zonas residenciales aledañas y e incluso se vendía licor a menores.  

Aquellos que violen esta norma se exponen a sanciones contempladas en el Código de Policía de Santander.

Si bien el Secretario de Gobierno de Bucaramanga reconoce que esta medida afecta el bolsillo de los comerciantes, asegura que se dejó la posibilidad de que éstos vendan a domicilio después de las 2:00 de la madrugada, pero no al público.

Estas dos disposiciones rigen a partir de la fecha y tienen una vigencia de seis meses.

LA VOZ DEL EXPERTO
Prevención y acompañamiento / Luis Alejandro Rivero
Director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, regional Santander.


Como Director del Icbf y padre de familia es fundamental implementar estas estrategias para velar por la seguridad de nuestros niños y jóvenes.

La medida hay que encaminarla en dos sentidos: la retención preventiva y el acompañamiento de los padres. Hay que apostarle más a la orientación y educación, y por eso hago un llamado de atención a los adultos para que se replanteen qué les está faltando a la hora de criar a la juventud bumanguesa.

El Centro del Menor Infractor en La Joya se encargó de hacer el acompañamiento a los menores infractores del ‘toque de queda’ con pedagogos y sicólogos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad