domingo 14 de abril de 2019 - 12:00 AM

Intolerancia sigue golpeando a los alféreces de Floridablanca

Los protagonistas de estos ataques son taxistas y motociclistas, durante operativos contra el transporte informal y mal parqueo en vía pública. Uno de los funcionarios recibió incapacidad de cuatro días.
Escuchar este artículo

Fortalecer los operativos de recuperación del espacio público resultó más difícil de lo que esperaba para los agentes y ‘reguladores viales’ de la Dirección de Tránsito y Transporte de Floridablanca, Dttf. Cuatro de ellos terminaron por ser víctimas de ciudadanos, quienes no toleraron los llamados de atención, tras el incumplimiento a las normas viales.

El caso más sonado, en esta semana, fue el del alférez Roque Alberto Castellanos, quien en inmediaciones de Fosunab, cuando se adelantaban operativos de control por estacionamiento en sitios prohibidos, fue atacado por un motociclista.

Castellanos relató que “cuando le pedí al ciudadano que utilizara el parqueadero, me miró mal. Me tiró la moto y se fue. A los 20 minutos regresó y le escupió la cara al ‘regulador vial’ que se encontraba en la zona. Volvió a estacionarse en un lugar prohibido, me acerqué a pedirle documentos, pero no los entregó. Lo que hizo fue embestirme con su vehículo. Posteriormente, se bajó y con el casco me pegó en el brazo y en la cara”.

Del paradero de este sujeto no se sabe nada, porque una vez cometido el hecho huyó. Pese a que se procedió con la respectiva denuncia ante la Fiscalía, Seccional Floridablanca, este hombre no está plenamente identificado.

Lea también: Agente de tránsito fue agredido en Floridablanca

Para facilitar su búsqueda se solicitaron copias de las grabaciones de las cámaras de seguridad del sector, especialmente del centro médico, las cuales servirán como pruebas para judicializarlo por el delito de violencia contra servidor público.

Jeyser Mauricio Rodríguez Balaguera, director de Tránsito y Transporte de Floridablanca, se mostró alarmado con los recientes casos que han tenido lugar en el sector de la Foscal, Fosunab, centro comercial Parque Caracolí y ‘Papi Quiero Piña’.

“Lo preocupante es que en 2018 se presentaron cuatro agresiones en todo el año y nosotros nada más el pasado 11 de abril tuvimos cuatro casos, dos contra agentes de tránsito y dos contra ‘reguladores viales’. Se solicitará acompañamiento de la Policía para que se garantice la seguridad del cuerpo operativo de la Dttf. Los oficios irán con copia a los órganos de control para que sea efectiva esa labor”, precisó Rodríguez Balaguera.

El funcionario, no obstante, resaltó que por parte de la Policía Metropolitana de Bucaramanga no se ha venido brindando ese acompañamiento continuo, contemplado dentro de las funciones de los uniformados, volviendo más vulnerables a los agentes, quienes a pesar de las circunstancias no han suspendido las actividades.

Con casco y puño

Fernando José Jerez, comandante operativo de la Dttf, informó que las agresiones al personal, especialmente el que forma parte del grupo de recuperación del espacio público, son reiterativas, debido a que se llega a los puntos utilizados para el abordaje de los usuarios del transporte informal como son los centros médicos Fosunab, Foscal y área de urgencias de la Foscal; asimismo, calle 29 con carrera 12 de Lagos I, centro comercial Parque Caracolí, paralela El Bosque, calle 3 con carrera 8 y carrera 8 con calle 6 del Casco Antiguo, La Cumbre, El Campanazo y Villaluz, entre otras.

“El mototaxista o el conductor de un carro pirata, cuando le pedimos que presente la documentación y no la tienen, empiezan a actuar agresivamente porque saben que vamos a inmovilizarle el vehículo, como está establecido en el Código. El problema de ellos es que no quieren pagar la multa y todos los costos que eso acarrea”, precisó Jerez.

Le puede interesar: Dos conductores en el área deben $125 millones en multas de Tránsito

Cabe resaltar que la situación con los ‘reguladores viales’ es peor. Lo que sucede con ellos es porque como no pueden imponer multas son los más vulnerables a la furia e irrespeto de los actores viales que no soportan los llamados de atención.

“Con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que el ciudadano golpea con el casco, en la cabeza, en el rostro y en las extremidades. El caso es un elemento duro. A veces también usan los puños o embisten con el mismo vehículo. Todo eso va acompañado de insultos, gritos”, indicó Jerez.

Casos en la Fiscalía

Vanguardia, frente a este tema, pudo establecer que la mayoría de los alféreces víctimas de ataques en Floridablanca y Bucaramanga han interpuesto denuncias ante la Fiscalía, teniendo en cuenta lo estipulado en el Código Penal.

Casi todas terminan resolviéndose a favor del funcionario. Generalmente se establece una indemnización económica como parte del acuerdo entre víctima y victimario.

Se evaden

Pocos por no decir que ninguno de los agresores, en la ‘Ciudad Dulce’, han sido sorprendidos en flagrancia por la Policía para sus inmediatas detenciones o sanciones por el Código Nacional de Policía.

Según los alféreces eso se da porque, en el momento en que ocurre todo, no se cuenta con la presencia de los uniformados, quienes son la autoridad competente para controlar el orden público y disponer de los ciudadanos como lo establece la ley.

Sin entrada a La Cumbre

Agentes de Tránsito en la ‘Ciudad Dulce’ piden más apoyo de la ciudadanía y de la Policía porque la situación se ha tornado incontrolable, al momento de ejercer las funciones.

De hecho, algunos reconocieron que -desde hace un buen tiempo- el ingreso a La Cumbre se hace con mucho cuidado por las agresiones y amenazas constantes. “Solo para adelantar los operativos era necesario el acompañamiento de la Policía”, dijeron.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad