jueves 29 de octubre de 2020 - 10:00 AM

En la cárcel de Palogordo hay 249 casos positivos de COVID-19

La Secretaría de Salud de Girón confirmó que existe un rebrote de COVID-19 en la población privada de la libertad que se encuentra en esta penitenciaria. ¿Fallaron las medidas?, Vanguardia le cuenta que está ocurriendo.
Escuchar este artículo

Ernesto, quien lleva 18 años recluido en el Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Alta Seguridad, Epams, de Palogordo, en Girón, narró la situación que se vive allí, tras la pandemia.

Según él, las personas privadas de la libertad en esta penitenciaría, desde el 13 de marzo, están en aislamiento, cumpliendo con los protocolos de seguridad. Las visitas de abogados y familiares se mantienen suspendidas.

Justo, desde ese mes, el Movimiento Nacional Carcelario pide garantías. Se hicieronn huelgas y manifestaciones de desobediencia pacífica, encaminadas a conseguir que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, respetara las medidas de bioseguridad.

Sobre el tema, Vanguardia pudo establecer que Luz Adriana Orozco Henao, defensora del Pueblo Regional Santander, instauró una Acción de Tutela, contra el Inpec, Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Uspec), Consorcio Fondo de Atención en Salud PPL 2019, Gobernación de Santander, y alcaldías de Bucaramanga, Girón, Vélez, Socorro, San Gil y Málaga, la cual le fue concedida por el Juzgado Primero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Bucaramanga.

En el fallo, la juez admite que los accionantes vulneraron los derechos fundamentales a la vida, a la salud y dignidad humana de las personas privadas de la libertad en los establecimientos carcelarios de Málaga, Socorro, Vélez, San Gil, Bucaramanga, Girón y el centro de reclusión de mujeres de Bucaramanga.

Por lo tanto, en resumen, se ordenó realizar traslados presupuestales que permitieran tomar las medidas sanitarias para mitigar los efectos del COVID-19 y suministrar permanentemente elementos de aseo y autoprotección.

Asimismo, habilitar espacios para ubicar en aislamiento a los contagiados y sospechosos; y, garantizar el servicio médico y de enfermería intramural de 24 horas, de manera que se pueda efectuar una revisión diaria del médico a quienes padecen diabetes, hipertensión, cáncer y VIH/Sida.

“Las acciones del Inpec y la Uspec han sido insuficientes. El 13 de octubre se dio el primer caso positivo en el Patio 3. Hay cerca de 200 casos confirmados en diferentes patios. Las áreas destinadas para el aislamiento son los patios de visita que suman cerca de 70 celdas y ya colapsaron con las primeras pruebas”, comunicó Ernesto.

En estos momentos, dijo, el aislamiento de los pacientes es dentro de los mismos patios. Lo que ha generado bastante preocupación, porque el riesgo de que todos terminen contagiados es alto.

“Nos preocupa la falta de medicamentos. Nos ha permitido que nosotros mismos podamos, a través de nuestros familiares, acceder a medicamentos o medicina tradicional como limón, moringa, jengibre y miel, para preparar las bebidas calientes que ayudan a mitigar los efectos del virus. La última vez que nos entregaron tapabocas fue hace más de un mes”, subrayó.

A población carcelaria le inquieta que, en caso de presentarse pacientes graves, la penitenciaría no tiene para darles atención inicial.

Es decir, “no se cuenta con un área de sanidad equipada. La penitenciaría no tiene una ambulancia medicalizada. Estamos ubicados a una hora de Girón, por trocha. No hay carga para las balas de oxígeno desde 2014. No hay concentradores de oxígeno. No hay suficiente personal de salud para realizar pruebas de COVID-19”, denunciaron.

A esta grave acusación también se suma que “la administración de la penitenciaría ha venido haciendo traslados de personas privadas de la libertad entre patios. “En el Patio 8, el 21 de octubre, llevaron a seis presos, al día siguiente llego uno más.El 22 de octubre se reportaron 10 casos positivos en el Patio 8”.

¿Qué responden en la cárcel?

Jorge Alberto Contreras Guerrero, director Epams Girón, mediante una carta dirigida el 21 de octubre a la Defensora del Pueblo Regional Santander, informó que, desde julio, siempre que un recluso regresa de hospitalización, permiso de 72 horas o presenta síntomas respiratorios se le toma la prueba PCR y en caso de dar positivo, se adelanta el cerco epidemiológico, así como los trámites respectivos ante la IPS Colcan y las secretarías de salud de Girón y Santander.

No obstante, indicó que dadas las circunstancias y las necesidades de aislamiento del personal, y el colapso de las áreas de aislamiento, se determinó no continuar con los permisos de 72 horas y remisiones programadas de cualquier tipo hasta que no se aplane la curva. De igual forman se cancelan y reprograman otras actividades.

Contreras Guerrero le aseguró que también se le solicitó a la Fiduprevisora apoyo de personal de sanidad para el proceso de verificación de sintomatología a casos positivos/probables y poder evitar casos fatales dentro del penal. A su vez, apoyo a la IPS Colcan para que asignen mas personal para la toma de muestras, teniendo en cuenta que solo está asignada una auxiliar para los días lunes, miércoles y viernes.

El documento concluye con que “a la fecha a todas las personas privadas de la libertad que han presentado síntomas se les ha brindado atención en salud por parte del médico del ERON, quien pasa diariamente por los pabellones a realizar la valoración y verificación de estado de salud. Vale la pena resaltar que se requiere de manera urgente la presencia del personal contratado por la Fiduprevisora como equipo COVID, dado a que el personal contratado no da para la demanda del servicio”.

Balance oficial
La Secretaría de Salud de Girón confirmó que, en articulación con la Secretaría de Salud Departamental, se realizó visita al Epams Girón, el 15 de octubre, donde se cumplió el cerco epidemiológico, caracterización de contactos estrechos y búsqueda activa de personas sintomáticas, seguimiento a reclusos con sintomatología, así como toma de 110 pruebas entre reclusos, personal administrativo, personal de guardia y custodia.
Se efectuó una segunda intervención el 20 de octubre, donde se tomaron 72 muestras a reclusos sintomáticos, priorizando a adultos mayores de 60 años y a los que presentan comorbilidades.
“El laboratorio Colcan, contratado por la Fiduprevisora, quien está a cargo de la salud de los internos de Palogordo ha tomado 484 muestras de casos sospechosos. Pero, en total se ha practicado 653 pruebas a la fecha, en Epams Girón, con el siguiente resultado: negativo 185, positivo 249 y muestras en proceso de análisis 219”, informó la dependencia.
Claudia Leal, encargada de esta cartera confirmó que el alto número de casos y el sobrecupo en la cárcel ha complicado la situación porque esas personas no se pueden sacar a un sitio específico, por eso están aisladas dentro de la misma celda.
Para la funcionaria es necesario intensificar todos los protocolo, ya que “si hay un brote es porque no se están cumpliendo todas las medidas de bioseguridad”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad