jueves 09 de abril de 2009 - 1:29 AM

Publicidad ruidosa

Como residente del barrio Provenza, todos los fines de semana tengo que soportar la ruidosa publicidad hecha por "Waikiki", un nuevo asadero de pollo y restaurante ubicado en la 105 con 24.

Al dueño del establecimiento de venta de comida, se le ocurrió la maravillosa idea de ofrecer su producto, colocando música en sendos parlantes de gran potencia.

Asadero de pollo

Se anuncia la carta completa y se repite y repite y repite, hasta el punto de que ya no es posible pensar en otra cosa que no sea en la promoción espectacular que dan por la compra de 1 pollo asado.

No estoy en contra de que abran restaurantes-discoteca, igual cada quien es libre de ir a almorzar donde mas se sienta cómodo. Por mi parte no podría almorzar junto a un parlante a todo volumen con un tipo repitiendo hasta el cansancio la carta y las promociones. Pero igual aquí hay cliente para todo.

¿Pero por qué razón tenemos que soportar este tipo de publicidad, que por sentido común uno diría que debe estar prohibida?

No es posible que el día que uno quiere descansar en su casa, del trajín semanal, deba soportar a su vecino con 1000 wats de potencia de recalcitrante y repetitiva publicidad prohibida.

¿Ante quien puede uno quejarse? ¿Qué entidad regula esto?. Me imagino que la oficina para esto existe y tendré que perder mi tiempo en denuncias que no surten efecto. O mejor ir a pelear con el dueño para que cambie su sentido común.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad