domingo 28 de febrero de 2010 - 10:00 AM

'Tenemos la mejor rectificadora del país'

Para Gerardo Camacho Arias, su negocio es el mejor de Santander y del país.

Desde 1993, y con más de 40 años de experiencia en el negocio de la mecánica, sabe que el orden, la precisión y la limpieza se deben apreciar en cada uno de los procesos que se realizan en la planta que gerencia.

La prosperidad y el orgullo que delata su mirada al contar cómo trabaja y ha crecido la rectificadora, no siempre lo ha acompañado.

Ha trabajado gran parte de su vida para comprar máquinas, viajar al exterior, capacitarse y construir lo que, a su juicio, es la mejor planta que una rectificadora pueda tener en el país e incluso en Latinoamérica.

Entre los planes para el futuro está obtener la certificación de calidad y adquirir más equipos para trabajar con los motores que requiere la industria petrolera, ya que actualmente los vehículos tienen que ser trasladados a Bogotá y Barranquilla.


Escalando Peldaños

La situación económica de sus padres y sus seis hermanos, siendo el mayor de ellos, lo llevó a que a los 14 años empezara a aportar económicamente en su hogar.

Fue así como empezó trabajando en zapaterías y en carpintería, pero fue la mecánica lo que le llamó la atención y en lo que mejor se desenvolvía.

'Mi papá tenía un amigo nos recomendó en el taller Bochica, el más famoso de la ciudad en ese tiempo. Llegué al taller sin ninguna noción y sin imaginarme qué era todo eso. Por eso empecé barriendo el taller y haciendo una que otra cosa, pero siempre estaba pendiente de qué era lo que hacían'.

Se ganaba $58 semanales, $8 de éstos en subsidio de transporte. 'Eso lo llevaba para la casa porque éramos siete hermanos,  mi papá era albañil y mi mamá lavaba ropa. Pagábamos arriendo y vivíamos en una pieza'.

En el taller trabajó durante 25 años, seis de los cuales, según dice, los hizo con el primer rectificador de la ciudad Rafael Rivero Rojas, del que aprendió el oficio.

Más tarde, después que salía del trabajo se dedicó a estudiar en el Sena, herramientas y máquinas, de 6 a 9 p.m., horario en el que también terminó su bachillerato.

'Eso me ayudó a avanzar mucho en la parte técnica por lo básico en la mecánica, y también a sacarle ventaja a mis compañeros de taller, hasta ascender como jefe de rectificación'.


Hora de independizarse

Con la experiencia suficiente adquirida y unos ‘cuantos pesos’ ahorrados pensó que tenía que proyectarse más allá, ya que el dueño del taller en cualquier momento lo podía cerrar, por lo que perdería su puesto en cualquier momento.

'En otra parte yo no iba a recibir los mismos beneficios, entonces tenía que buscar algo más que hacer. Incluso pensé en comprar un taxi o un bus, pero lo mejor era seguir en lo mío. Empecé a comprar máquinas y llegué a tenerlas guardadas como dos años. Hasta que me decidí a empezar con tres máquinas y poco a poco fui comprando el resto', relata Camacho Arias.

Así fue como de un lote, que era una casa vieja y con pocas máquinas, empezó a renovar equipos y modernizar la planta que tiene actualmente, acondicionada con normas y estándares internacionales.

En su trayectoria también tuvo la necesidad de hacer viajes al exterior para capacitarse y observar la experiencia de otras rectificadoras, como en Estados Unidos y Frankfurt.

'Nosotros asistimos a ferias, exposiciones y eventos de capacitación en otros países, porque en Colombia no hay ninguna entidad en la que se pueda aprender este tipo de área', puntualizó el gerente.

Por su reconocimiento en el campo de transporte, la rectificadora empezó a trabajar con empresas como Gecolsa, Motoreste, Volkswagen, entre otras.

De igual forma, pertenece al gremio de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes, Asopartes, y a la asociación estadounidense Aera, que respalda al sector automotor con capacitaciones directas de las compañías fabricantes de vehículos.

Afirma Gerardo que, incluso, su propia empresa se ha convertido en una escuela para la formación de técnicos ya que él mismo, por su experiencia y capacitación en el exterior, enseña a sus colaboradores, lo que hace que sean muy apetecidos en el medio.


Competentes en el negocio

Pese a que los carros comerciales son los que más demandan continuos arreglos, esta rectificadora se ha especializado en trabajar con maquinaria pesada, y transporte de carga. 'La maquinaria con la que contamos nos facilita y nos demanda el arreglo de motores más delicados y modernos, que son más exigentes. Incluso algunos colegas nos recomiendan a nosotros ya que hacemos trabajos que otros no pueden', dice el empresario.

Sin embargo, las condiciones del mercado han cambiado, ahora  la forma de trabajar en este negocio se ha ido complicando. Como por ejemplo, el hecho de que los fabricantes no proporcionen información de sus motores, para que los compradores los tengan que cambiar en lugar de arreglarlos. Otro aspecto es el constante cambio de motores y de nuevas marcas extranjeras.

Para la rectificadora este tipo de situaciones ha dado pie para que diversifiquen su campo de acción remanufacturando motores de competencia.


Conservar el medio ambiente

Debido a los insumos que utiliza la rectificadora para lavar los motores y los desechos que despide, la gran preocupación para este empresario es colaborar con el medio ambiente. Por esta razón, trabaja actualmente en la adecuación de una planta de tratamiento de residuos, que separa el agua de componentes como grasas y aceites.

 

paso a paso...

Proceso que cumple la rectificación de motores

1 Se realiza un pre-diagnóstico del motor y luego se lava  con máquinas especializadas.

2 Se realiza un diagnóstico más exhaustivo y se cotiza el arreglo.

3 Dependiendo del trabajo, las partes se distribuyen en las diferentes máquinas.

4 Después de que cada operario termina la pieza, registra la hora y hace un informe detallado de lo que realizó

5 El proceso se sistematiza, con lo que se puede organizar y planear a qué hora específica se cumple el proceso con cada pieza.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad