jueves 21 de mayo de 2020 - 4:18 PM

438 hallazgos arqueológicos: eso esconden las vías 4G en Colombia

Cerámicas, contextos funerarios, restos óseos, líticos. Estos son solo algunos de los elementos que en los últimos meses han encontrado arqueólogos e ingenieros durante la construcción de 19 de las 29 carreteras de Cuarta Generación.
Escuchar este artículo

En la piel de las dobles calzadas está la historia de la Colombia prehispánica que apenas estamos descubriendo.

El hallazgo no es menor. Es más, en este momento no hay una cifra de lo que se ha encontrado, básicamente, porque las carreteras están en construcción y apenas se están estudiando los datos. Se saben, por ahora, dos cosas: que son 438 hallazgos reportados por la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, y que estos se pueden contar por toneladas, según el Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Icanh.

Parte de esos hallazgos está en Antioquia. Hasta ahora siete concesiones, de 8, reportan algún tipo de material. Es el caso, por ejemplo, de Pacífico 3 –entre La Pintada y La Virgina–, en donde de acuerdo con la ANI, en diferentes puntos se han identificado piezas y fragmentos cerámicos, líticos, carbón y restos vegetales asociados a evidencias culturales.

Además, en esta concesión se cuenta con un área de gran interés arqueológico, asociada a una posible aldea prehispánica que abarca cerca de 17 hectáreas donde se han identificado numerosos enterramientos, fogones y huellas de postes asociadas a posibles viviendas; además de cientos de vasijas cerámicas y herramientas en piedra”, explica la ANI. De acuerdo con datos de la Concesión Pacífico 3, en el proyecto han sido identificados 65 polígonos arqueológicos.

Entre los hallazgos más relevantes de esta concesión aparece una roca que se ubica entre La Felisa y La Pintada, en cuya cara superior se observa el grabado de dos figuras geométricas de cuatro círculos. “Esta actividad es característica de pueblos precolombinos desaparecidos como los Quinchías, Irras, Armas, Pacuaras, Carrapas y Cartamas. Es una expresión de la época conocida como arte rupestre sobre piedra, las marcas son grabados en bajorrelieve. El petroglifo fue ubicado en tierras habitadas por el grupo indígena Cartamas, en el municipio de Marmato. Sobre su ubicación cronológica sólo se puede afirmar que dichos glifos fueron ejecutados en época prehispánica”, dice el informe de la concesión sobre los hallazgos.

Entretanto, por ejemplo, en Mar 2 –entre Cañasgordas y Necoclí– aparecieron restos óseos humanos acompañados por objetos como hachas, manos de moler y vasijas completas. En esta concesión se identificaron herramientas en piedra como metates, un hacha pulida y un cincel.

Por último, en la Perimetral de Oriente de Cundinamarca –entre Sesquilé y Cáqueza– de acuerdo con la ANI, se identificaron 3 sitios arqueológicos de gran relevancia. Dos de ellos se encuentran contiguos, aunque separados por la vía existente, por lo cual se presume que pueden corresponder a un mismo contexto arqueológico. El más grande de estos tiene un área aproximada de 1.260 metros cuadrados, en el cual hasta el momento se han identificado restos de 121 individuos, numerosos restos óseos de animales y abundante material lítico. El tercer predio tiene 300 metros cuadros, y presenta características muy diferentes a los demás, a pesar de encontrarse muy cerca uno del otro. Este es un sitio menos antiguo, indica la ANI, con evidencias cerámicas como tumbas que tenían lajas cubriendo la parte superior de la misma a modo de techo, y piezas orfebres. En este predio se encontraron aproximadamente 17 individuos y se hallaron restos óseos de una mujer en estado de gestación junto con los restos de su feto.

¿Cómo se hace esto?

Diego Morales Silva, vicepresidente de Planeación, Riesgos y Entorno de la ANI, explicó que lo ocurrido es que “a medida que se va a avanzando en la remoción de tierra hemos ido encontrado diferentes elementos que nos indican que ahí hubo presencia de seres humanos. A medida que fue evolucionado el desarrollo de la infraestructura del país se fueron estableciendo una serie de procedimientos que permite, desde el diseño de los corredores viales, aplicar una serie de metodologías que permitan identificar si hay o no hallazgos arqueológicos”.

Por esa razón, explica Morales, lo primero que hacen las concesiones, en la etapa de preconstrucción, es formular y ejecutar un plan de arqueología preventiva. Esto se hace antes de comenzar los proyectos. Con este programa se previenen posibles impactos negativos en los elementos arqueológicos. Si hay evidencia, se procede a un plan de rescate con los estándares técnicos propios de los arqueólogos. Luego lo que se hace es una estrategia para guardarla y preservarla. Si no hay evidencia, se desarrolla un plan de arqueología y en la medida en que van avanzando las máquinas siempre hay arqueólogos pendientes para verificar si hay alguna necesidad de realizar un rescate.

“Pacífico 3 es relevante porque ahí tenemos un caso particular ya que se nos presentó un atraso en el pedazo donde encontramos el hallazgo, es un sitio donde van los retornos y por eso, no se ha afectado considerablemente el proyecto. No se han debido cambiar los diseños de ninguna de las vías, hemos podido extraer el material y continuar con la obra”, dijo.

Juan Manuel Díaz, coordinador del Grupo de Arqueología del Icanh, explica que cualquier proyecto de infraestructura que se haga en el país, que requiera una licencia ambiental o esté sujeto a la aprobación de un plan de manejo ambiental, necesita hacer un programa de arqueología preventiva conforme lo establece el decreto 138 de 2019.

“La información que tenemos de todas las vías 4G es parcial, no contamos con el detalle porque, básicamente, todos los proyectos están en ejecución. Para nosotros todos los hallazgos son relevantes porque hemos dicho que todo el país tiene un alto potencial arqueológico y las intervenciones que se hacen en estos proyectos 4G demuestra que es así”.

Explicó que, en términos generales, lo que más aparece son fragmentos de cerámica y elementos líticos que son las herramientas en piedra que utilizaban las comunidades principalmente prehispánicas.

“Se identifican contextos domésticos, es decir, donde la gente vivía, pero también muchos funerarios, hemos encontrado bastantes tumbas. No hay un orden de importancia, sin embargo, destaco, por ejemplo, en la vía Pamplona-Cúcuta ahí se han encontrado varios sitios prehispánicos, pero también sitios que pueden ser incluso, posteriores a la colonia. Ver de cerca estos proyectos nos ha permitido llegar a una arqueología que no conocíamos”.

Agregó el arqueólogo que esto les permitirá reconstruir el contexto de estos sitios y al final del ejercicio poder plantear una hipótesis sobre qué grupos habitaban esos lugares.

“En todo caso, en la gran mayoría de proyectos tenemos unos volúmenes muy importantes de materiales, los podemos contar en miles. Es más hay proyectos que ya reportan hallazgos hasta en toneladas. Insisto: esto nos está permitiendo tener información arqueológica que antes no teníamos y estamos generando sensibilización y apropiación del patrimonio por parte de las comunidades que habitan las áreas de los proyectos”.

Tendrán que pasar varios años para que se pueda tener el consolidado de los hallazgos. Por ahora, usted debe saber que más allá de todo el cemento que hay detrás de vías 4G, hay unos hombres que van con una brocha rescatando las cerámicas de los que antes caminaron primero, no por dobles calzadas, sino por trochas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad