martes 22 de noviembre de 2022 - 8:43 AM

A Juan Pablo González lo golpearon durante 27 minutos, hasta la muerte

. La Fiscalía imputó ante el juez 11 de Control de Garantías de Bogotá a cinco Policías, quienes habrían permitido que otros presos, dentro de la URI de Puente Aranda, en Bogotá, mataran a golpes a Juan Pablo González, sindicado de abusar de una menor de edad en Transmilenio.

“Los uniformados de la Policía pudieron impedir que los privados de la libertad lesionaran, torturaran y le quitaran la vida a Juan Pablo, pero no quisieron hacerlo. No usaron su voz, ni su fuerza de mando, no provocaron una alerta para convocar la presencia de más fuerza para impedir el hecho, no se opusieron, no dieron una orden de detención, al contrario, fueron permisivos”, dijo la Fiscalía durante la audiencia de imputación.

Los delitos que les fueron imputados a los uniformados son los de homicidio agravado a título de coautores por comisión u omisión y tortura a título de coautores por comisión u omisión. Estos no fueron aceptados por ninguno de ellos.

Los uniformados cobijados con esta medida son Byron Arley Gonzáles, Bladimir Sánchez Tarazona, Bryan Humberto Montealegre, Bryan Andrés Marín y Eduardo Blanco López.

¿Qué pasó?

De acuerdo con el relato de la Fiscalía, el 6 de noviembre de 2022, Juan Pablo González, quien estaba siendo procesado por los delitos de acceso carnal violento y hurto, por haber abusado de la menor Hilary Castro en la estación de La Castellana, luego de haberle mostrado un cuchillo y obligarla a salir del sistema articulado, fue enviado a la cárcel por un Juez de la República, por lo que fue trasladado a la Unidad de Reacción Inmediata de Puente Aranda.

En ese lugar, según el relato de la Fiscalía, mientras los cinco uniformados se encontraban prestando el servicio de custodia y seguridad de los presos que se encontraban allí, permitieron que otros privados de la libertad, recluidos en las celdas del segundo piso, especialmente los de la celda número cuatro, cogieran por su cuenta a Juan Pablo González, “le raparan su cabellera, lo condujeran al baño, lo obligarán a bañarse y le golpearan durante 27 minutos seguidos con puños y patadas, lesionándolo hasta que perdiera la vida”, dijo la Fiscalía.

También puede leer: Definen hoja de ruta para el primer ciclo con el Eln

Además, el ente acusador indicó que los agresores de Juan Pablo González, mientras lo golpeaban, presuntamente lo orinaron y lo obligaron a tomar sus propios orines. “Mientras ello ocurría, le decían que eso le pasaba por haber violado una niña, que ahora no era tan macho como lo fue con la víctima, que era un violador y por eso merecía la muerte”.

Estos hechos los habrían cometido los presos, según la Fiscalía, como castigo y condena por ser un violador.

Falleció a golpes

Según relató la Fiscalía, Juan Pablo González murió por los golpes y las lesiones halladas en su cuerpo, es decir, le propinaron una paliza, produciéndole un politraumatismo con trauma torácico severo que le causó insuficiencia respiratoria aguda.

“La conducta de maltrato contra este hombre fue desplegada con crueldad, pues se evidenciaron en su corporalidad más de 50 hallazgos de lesiones, hematomas, equimosis y fracturas, lo cual es un reflejo de la brutalidad con la cual se ejerció el castigo por ser un presunto violador”, dijo la Fiscalía.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad