lunes 07 de enero de 2013 - 11:11 AM

Adopciones en el país bajaron de 2.700 a 1.400 en un año

El motivo principal son dos sentencias judiciales que pusieron los procesos en jaque. Según explica Diego Molano, Director del Icbf, el tema ha sido muy álgido este año por varias razones.
Escuchar este artículo

La adopción, que para miles de niños en abandono o con graves problemas familiares es la única esperanza concreta de tener una familia comprometida afectivamente y con solvencia económica, está en declive. De los 3.000 casos que manejan en promedio en los últimos años, bajaron a 1.400 en el 2012.

El motivo principal son dos sentencias judiciales que pusieron los procesos en jaque. Según explica Diego Molano, Director del Icbf, el tema ha sido muy álgido este año por varias razones.

"En primer lugar, por la Sentencia T-844 de 2011, de la Corte Constitucional que determina que antes de tomar una medida de adopción el Icbf debe hacer un esfuerzo de localizar a la familia hasta el sexto grado de consanguinidad del niño. Esto conlleva unas medidas muy fuertes y una revisión del protocolo de adopciones, más algunas otras disposiciones públicas. Nosotros hemos estado haciendo revisiones desde antes. Este año, por ejemplo (2012), ordenamos una investigación y supervisión a todas las casas de adopción como producto de estas decisiones".

¿Qué implica esta sentencia? Que los procesos que están en trámite, así como todos los que van resultando se frenan en detrimento del bienestar de los niños, violando así el derecho del menor a tener un hogar y una familia.

"Cuando una mamá biológica entrega a su hijo a una institución para que le busque unos papás adecuados porque sabe que no lo puede criar, lo que más quiere es que le den una solución rápida para que el niño tenga un hogar", explica Beatriz María Arango, directora del Centro de Conciliación y Arbitraje de la UPB.

La abogada agrega que si esa madre tuviera un familiar que pudiera hacerse cargo de su hijo acudiría a él y no a un centro de adopción.

"Lo hace porque sabe que no tiene con quién contar y no quiere que su hijo envejezca sin el amor familiar. El proceso de buscar un familiar hasta el sexto grado de consanguinidad conlleva mucho tiempo, el mismo que transcurre mientras se vulnera el bienestar del niño o el adolescente".

La Sentencia T-844 no es la única dificultad. A ella se suma la que profirió el Juez 9 de Medellín, en abril de 201o, en una tutela que amparó los derechos de un menor sobre el cual el Icbf declaró adoptabilidad, porque sus padres viven en la calle y son consumidores de sustancias. Al ratificar la tutela, en mayo de 2011, la Corte Suprema de Justicia aceptó la posibilidad de la declaración de adoptabilidad, pero exigió que en todos los casos se garantice el derecho de defensa de los padres.

Para Beatriz María Arango es claro que "con la T-844 y la interpretación del juez se vulneran los derechos de los niños consagrados en convenciones internacionales". Se pregunta ¿cuánto tiempo toma rehabilitar a una madre adicta? ¿Y mientras tanto qué pasa con el niño?

Hace énfasis en la importancia de proponer una reforma legislativa para que se defina qué se entiende por familia extensa y la urgencia de limitar este concepto como caso excepcional en los procesos de adopción.

ES CUESTIÓN DE TIEMPO

Si bien siempre se ha dicho que madre no hay sino una, la realidad demuestra lo contrario. El concepto aplica en el sentido estricto de que madre biológica solo hay una, pero no siempre cumple con el papel de una verdadera mamá.

En la Fundación La Casita de Nicolás de Medellín manejan ese caso del niño de siete años cuya madre biológica expende drogas, las mismas que camuflaba dentro la ropa del pequeño cuando aparecía la Policía. En reiteradas ocasiones le dijo que lo iba a ahorcar, según relató el pequeño, quien padece varios traumas. El Icbf privó de la patria potestad del niño a la mamá porque en las noches lo dejaba abandonado.

Si bien una pareja de extranjeros estaba dispuesta a tomarlo en adopción y vino a Medellín para recibirlo, el proceso se frenó y luego se canceló por la sentencia del Juez Noveno, que insiste en que a esta madre se la debe rehabilitar.

"Uno se pregunta entonces ¿en quién están pensando los jueces? En las mamás, no en los niños, y el código dice: siempre buscando el bienestar superior del niño", dice Pilar Gómez de Tamayo fundadora de la Fundación La Casita de Nicolás.

Tanto la pareja como el niño perdieron la expectativa de un hogar, sin contar con las pérdidas económicas y de tiempo que implica para estos futuros padres. "El tiempo de espera por un niño en adopción para una pareja del exterior está entre cinco y seis años. En Colombia el tiempo de espera está entre dos y tres años, ahora quién sabe cuánto tiempo pasará", agrega la señora Gómez.

En cuanto a los costos, son muy elevados. Las parejas que viven fuera del país deben adelantar el proceso a través de unas agencias internacionales adscritas al Icbf.

"En total una pareja del exterior termina pagando 30.000 dólares, 15.000 para la agencia que tramita, y 15.000 en el viaje, su estadía, el papeleo, las traducciones. Y la gente cree que somos nosotros, los de las casas de adopción los que hacemos negocio, como nos han tildado en reiteradas ocasiones", agregó Pilar.

Señaló la fundadora de La Casita de Nicolás, que antes solían entregar entre uno y dos niños al mes. "Ahora todo está estancado y creo que como vamos, se van a acabar las adopciones. Los bebés están creciendo sin un hogar. No sé si la intención es dejarnos como centros de protección como La Chinca, adonde entregan los niños para que los cuiden y Bienestar vea a ver qué hace con ellos después. No podemos olvidar que los primeros cinco años de vida son decisivos para la formación integral del niño. Para el mi el problema no es Bienestar Familiar, son los jueces".

Cuestionamientos de la Procuraduría

Adicional a esta problemática están los cuestionamientos que hace la Procuraduría al esquema vigente. Ilva Myriam Hoyos, Procuradora delegada para la Defensa de los Derechos de la Infancia, la Adolescencia y la Familia acusa al Icbf de "negligencia" por no ejercer la supervisión del programa de adopción.

De hecho, recomendó abrirles investigación disciplinaria a los funcionarios del ICBF, para lo cual remitió los hallazgos a la Procuraduría Segunda Delegada para la Vigilancia Administrativa "en razón a la omisión advertida por este Órgano de Control en el deber de ejercer la supervisión del Programa de Adopción".

El informe de la Procuraduría reseña que a algunas de las casas de adopción las licencias no les fueron renovadas oportunamente "ocasionando inconvenientes y traumatismos en el desarrollo del programa", y que la renovación fue por "dos años sin tener en cuenta que" la Ley establece "que las licencias de funcionamiento para desarrollar el Programa de Adopción se otorgarán con una vigencia de cinco años".

Pero además, la Procuraduría encontró "que la asesoría y la supervisión a las instituciones que desarrollan programas de adopción a cargo del Icbf no se realiza en el término dispuesto en la normatividad", y se incumple "con la exigencia de que sólo podrán ejercerla servidores de planta de la sede nacional, designados por el Director General, por lo que se entiende que quienes hayan celebrado un contrato con la entidad no pueden realizar la mencionada tarea".

En términos generales, el citado informe se centra en las funciones administrativas del Icbf y las casas de adopción, más que en la situación de los infantes y adolescentes que, de acuerdo con la Constitución colombiana y la Convención de los Derechos del Niño de La Haya, ponen el bienestar del niño y el adolescente por encima de todo.

El informe generaliza los problemas en los procesos de adopción en Colombia, cuando la investigación que se adelantó se concentró solo en el Icbf y las casas de adopción de Bogotá, dejando por fuera las dos de Medellín y la que existe en Cali, con lo cual las observaciones de la investigación presentan un sesgo.

En el informe de la procuradora delegada se lee: "una vez efectuadas las visitas en los meses de abril y julio del 2012 a la Sede Nacional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, a la Regional Bogotá y a las cinco (5) instituciones autorizadas para desarrollar programas de adopción", presentó una serie de recomendaciones "orientadas a que se garantice el ejercicio de los derechos de los niños, de las niñas y de los adolescentes y se los restablezcan en el caso de que sean vulnerados".

El propio director nacional del Icbf, Diego Molano, lo reafirma: "Esta es una evaluación que hace la Procuraduría a las casas de adopción que se denominan Iapas. Ella hace una valoración específicamente de las entidades de adopción en Bogotá, cuando las recomendaciones para el proceso de adopción deben ser extensivas para todas".

También lo confirma Pilar Gómez: "A nosotros no nos han visitado para esa investigación. Y sobre la supuesta negligencia del Icbf, podemos dar fe de la permanente supervisión y vigilancia de la entidad central que va desde el cuidado de los niños, los procesos de adopción hasta el manejo mismo de los insumos en el hogar".

NO ES UNA OBRA

Las adopciones no se pueden acabar, enfatiza Beatriz María Arango, quien como madre adoptante lo tiene claro. "Son importantes tanto para los niños que carecen de un hogar, como para quienes quieren tener un hijo y biológicamente no pueden. La adopción es una alegría de vida para el niño como para la pareja, con todas las preocupaciones y frustraciones que conlleva una relación padre-hijo".

Tiene tan claro su papel como madre adoptante que les recomienda a quienes planean hacerlo que "adoptar no es hacer una obra de caridad, es realmente para quienes quieren tener un hijo. Este proceso no es para aquellas personas buenas o altruistas que solo esperan hacer una obra de caridad".

Por último recuerda, al igual que Pilar Gómez, que lo que tiene que prevalecer es lo que sea conveniente para el niño y no para los adultos, así sean de un familiar al que ni conocen.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad