lunes 14 de febrero de 2022 - 7:58 AM

Albert Pinchassow: el traficante que se le voló a EE.UU. y cayó en Bogotá

Durante nueve años, el colombiano Albert Pinchassow Rodríguez evadió a las autoridades estadounidenses que lo habían condenado a 30 años de cárcel al encontrarle ocho kilogramos de heroína en su maleta, ocultada en un hotel de Miami.

Esa libertad, sin embargo, se le acabó estando en Colombia, pues la semana pasada un grupo de investigadores del CTI lo capturó en el Aeropuerto El Dorado, de Bogotá, en el momento en el que se disponía a tomar un vuelo de regreso a su casa, en París, Francia.

En esa ciudad, de acuerdo al expediente que está en manos de las autoridades, el condenado se dedicaba a negocios relacionados al sector comercio, los cuales también ya son objeto de análisis por parte de la Interpol, organización internacional que con circular roja lo buscó por cielo y tierra en 195 países.

Finalmente cayó en su país natal, en medio de un procedimiento que agentes especializados fraguaron durante varias semanas de investigaciones, y que, de hecho, Alberto Acevedo, director del CTI, presentó como uno de los resultados del “Acuerdo de Cooperación y Ubicación de Fugitivos Internacionales, establecido entre la Fiscalía y la Agencia U.S. Marshals, del Departamento de Justicia de Estados Unidos”.

Tráfico al descubierto

La condena a Pinchassow, dictada por la Corte del Circuito Judicial N° 11 del condado de Miami-Dade, se debe a que en su maleta le fueron encontrados cerca de ocho kilogramos de heroína. La operación para llegar al hotel donde estaba (y así capturarlo) la habrían liderado agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas), quienes lo pusieron a disposición de la justicia norteamericana.

Sin embargo, según conoció este diario, el proceso tuvo una demora que no tardó en desaprovechar Pinchassow, pues previo a ser sentenciado por los delitos de tráfico ilegal de drogas y conspiración para traficar drogas ilegales, logró escaparse y vivir oculto por un largo tiempo.

También puede leer: Lupa a “fábrica de colombianos” que dio cédula a 43.000 migrantes

El plan para no quedar tras las rejas lo ejecutó en el año 2013, y, desde entonces, Pinchassow Rodríguez llevó una vida de prófugo en la que maniobró de diversas formas para moverse sin que lo identificaran (con documentos falsos) por varias ciudades del mundo.

La reseña que detalló la Fiscalía es que su más reciente paradero fue Francia, país en el que vivió durante los últimos tres años. Allí trabajó sin que se dieran cuenta de sus antecedentes, e incluso se animó a viajar a Colombia para las recientes festividades de fin de año. Ese paseo terminó en captura y en el muy probable envío a Estados Unidos para pagar por los delitos cometidos y por su fuga.

Operación Colombia

La detención del prófugo de la justicia fue planeada y calculada con mucha antelación. Desde el momento en que las autoridades se dieron cuenta de que había entrado al país para visitar a su familia, empezaron las labores para dar con él con la circular roja de Interpol.

Una de las primeras pistas que establecieron los agentes es que Pinchassow había empezado a trabajar en suelo colombiano y que alguien cercano a él le avisó que unos agentes estaban preguntándolo.

A todas esas charlas tuvo acceso el CTI por medio de interceptaciones al condenado, a quien fueron perfilando hasta capturarlo. Antes de eso se dieron cuenta, por ejemplo, de que se movía constantemente de un lugar a otro.

Ese fue el motivo para aguantar hasta el último momento su captura, ya que no quisieron entorpecerla con un operativo en su contra sabiendo que se cambiaba de sitio con harta frecuencia.

Fue así como tras escuchar sus comunicaciones se enteraron del día y la hora exacta del viaje de regreso a Francia. Incluso, para no equivocarse, verificaron con la aerolínea dicha información.

Con todo recopilado, lo que hicieron fue esperar a que llegara a tomar su vuelo en el Aeropuerto El Dorado y así proceder a su captura en lo que fue una especie de ‘bandeja de plata’.

Escenarios similares

Una vez Pinchassow fue trasladado al pabellón de extraditables de La Picota, la Dirección de Asuntos Internacionales del ente investigador (a través de la Cancillería) se dispuso a notificarle a la Embajada de Estados Unidos que ya pueden iniciar los trámites de extradición.

Le puede interesar: “Colombia rechaza cualquier acción bélica en contra de Ucrania”: Iván Duque

Ese paso tendrán que hacerlo por medio del Ministerio de Justicia y con el aval de la Corte Suprema, situación similar a la de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’; y a la de Álvaro Córdoba (hermano de Piedad Córdoba). Tanto el exjefe del Clan del Golfo como el hermano de la candidata al Senado son señalados por Estados Unidos por presuntos delitos parecidos a los que ya tiene encima Pinchassow: tráfico de drogas.

Es bajo esa línea que la Fiscalía y la oficina de la ONU contra la Droga y el Delito acordaron este 9 de febrero fortalecer la cooperación para atacar este flagelo que viene creciendo y están buscando frenar. Según el ente acusador, desde 2020 han sido detenidas 874 toneladas de cocaína y marihuana.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad