martes 06 de diciembre de 2022 - 10:30 AM

Alerta: advierten que Petro quiere un Invima más ágil, pero con menos calidad

La entidad bajaría estándares sanitarios para reabrir los polémicos mataderos. Advierten riesgos para la salud pública.

El presidente Gustavo Petro incluyó dentro de su ambicioso plan reformista al Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), una entidad fundamental para el cuidado de la salud pública, cuyos procesos sufrirán una serie de cambios –por solicitud expresa del Jefe de Estado– orientados hacia la reducción de los requisitos sanitarios para productos alimenticios como la carne de res, a la que Petro le quiere bajar el precio.

Aunque el propósito de esta entidad, como su nombre lo indica, está encaminado a garantizar la vigilancia sanitaria y control de calidad de productos como los alimentos, el Gobierno Nacional tiene en mente otra idea, según quedó contemplado en los fundamentos para la reestructuración de la entidad que están construyendo su director, Francisco Rossi, y la ministra de Salud, Carolina Corcho.

Según Rossi, el elegido por el Mandatario para promover y materializar esta reforma, el país debería reducir sus regulación de calidad para “adaptarlas” a las necesidades locales. “El Invima cuenta con una buena imagen institucional a nivel internacional, gracias a los procesos regulatorios de calidad. Sin embargo, a nivel nacional se necesita adaptar los procedimientos a las necesidades locales”, expuso.

Reforma a medida de Petro

Aunque en su socialización, el 2 de diciembre, se argumentó que se trata de un plan de reestructuración que será colaborativo, lo cierto es que la transformación de la entidad busca dar respuesta a los pedidos del Jefe de Estado de poner en marcha procesos más rápidos y eficientes, sin importar que se sacrifiquen los estándares de calidad.

Así quedó en evidencia en el llamado público que hizo Petro el pasado 16 de noviembre por la reactivación de los mataderos municipales con único fin comercial, pues mientras hablaba sobre el alto precio de la carne de res, el Mandatario aseguró que este producto es caro porque quienes lo comercializan lo han equiparado con el precio internacional “que le pagan al exportador de ganado en pie”.

Solo tuvieron que pasar 16 días desde ese pedido público del Jefe de Estado para que la entidad empezara la socialización de su plan de transformación, que fue presentado por Rossi y que, de entrada, admite que el plan del Gobierno es bajar los estándares de calidad en los productos que se consumen internamente.

Durante esta primera actividad hubo confusión, pues el director del Invima aseguró que se busca el fortalecimiento de las funciones de inspección, vigilancia y control de la entidad, pero en la presentación que proyectó decía algo totalmente distinto.

Entre las medidas contempladas hay algunas que generaron ruido. Por ejemplo, se señala que se buscará quitarle peso a los registros sanitarios y se hará énfasis en la vigilancia en el comercio. Además, se reconoció que se tratará de suprimir el registro sanitario de algunos productos como alimentos de bajo riesgo (no especificó cuáles), bajo el argumento de “simplificar, agilizar y modernizar el registro”.

A falta de sustentos técnicos, el Gobierno transmitió que le interesa reducir la vigilancia y control del Invima (ver Para saber más), sin embargo, desde la entidad se señaló que se trata de una propuesta en construcción y se aclaró que incluirá a los gremios asociados al Instituto.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad