martes 27 de julio de 2021 - 9:40 AM

Andrés Medina, alias El Capi, y su rastro en el Ejército

El excapitán Andrés Fernando Medina Rodríguez, quien fue capturado hace 10 días sindicado de ser uno de los ‘cerebros’, apoyado por la disidencia del frente 33 de las Farc, de los hechos terroristas que estremecieron a Norte de Santander entre el 15 y 25 de junio, no era un desconocido para muchos miembros del Ejército, especialmente para algunos altos mandos de la Brigada 30.
Escuchar este artículo

El excapitán Andrés Fernando Medina Rodríguez, quien fue capturado hace 10 días sindicado de ser uno de los ‘cerebros’, apoyado por la disidencia del frente 33 de las Farc, de los hechos terroristas que estremecieron a Norte de Santander entre el 15 y 25 de junio, no era un desconocido para muchos miembros del Ejército, especialmente para algunos altos mandos de la Brigada 30.

Por eso, cuando se cometió el atentado con la camioneta bomba, fue uno de los primeros que pusieron en la mira porque lo habían visto días antes moviéndose tranquilamente por la guarnición militar y su salida de la institución no se dio de la mejor manera, dejando malos antecedentes.

Le puede interesar: Disidencias de las Farc reconocen participación en atentado contra Iván Duque

Medina Rodríguez, de 37 años, perteneció al Ejército y llegó a ser capitán, destacándose como un excelente piloto de helicópteros Black Hawk. Incluso, fue uno de los sobrevivientes de un ataque de las Farc, ocurrido el 22 de junio de 2015, cuando destruyeron con explosivos una aeronave en la que él iba de copiloto, hecho sucedido en zona rural de Teorama.

Y haber alcanzado el grado de capitán, con 12 años de servicio en esa institución, le permitió tener amistad y hasta confianza con muchos miembros del Ejército, y eso tal vez, como se lo aseguró una fuente a La Opinión, le permitió moverse tan fácilmente dentro de la guarnición militar unas semanas antes de que ocurriera el atentado, como quedó demostrado en un video que la Fiscalía le encontró en uno de los celulares que le decomisaron cuando fue detenido.

Uno de esos conocidos del excapitán Andrés Medina, es el coronel Carlos Andrés Sarmiento Gutiérrez, quien para el día del atentado, 15 de junio, era el comandante del Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate N°30 Guasimales, adscrito a la Brigada 30, y que tenía a su cargo la seguridad de las instalaciones militares.

Según estableció La Opinión, Sarmiento Gutiérrez y Medina Rodríguez se conocen desde hace muchos años, aunque Sarmiento es más antiguo en el Ejército. Además, los dos sobrevivieron al ataque del helicóptero que destruyó la Farc el 22 de junio de 2015 en zona rural de Teorama, al caer en un campo minado. Ellos eran piloto y copiloto, respectivamente, de esa aeronave.

Además, el exoficial Medina también ocupó varios cargos representativos dentro del Ejército en algunas unidades de la aviación, donde siempre se destacó, según se conoció extraoficialmente.

También puede leer: Con video dentro del batallón, excapitán planeó pormenores del atentado a la Brigada 30

En un mensaje anónimo que circuló la semana pasada por varios grupos de militares activos y en retiro, aseguraron que el excapitán y el coronel Sarmiento también estarían implicados en unos actos de corrupción, en complicidad con otros altos mandos.

Pero el general Eduardo Zapateiro Altamiranda, comandante del Ejército Nacional, le salió al paso a ese mensaje y en otra comunicación dejó claro que esas afirmaciones eran difamatorias y falsas, que ya han sido verificadas por la inspección de esa institución en meses anteriores y no han encontrado nada.

Además, una fuente militar aseguró que días antes del atentado a la Brigada 30, el coronel Carlos Sarmiento Gutiérrez vio que Andrés Medina se encontraba caminando tranquilamente por la guarnición militar y lo mandó a sacar, porque conoce perfectamente que lo retiraron del Ejército por situaciones deshonrosas.

Sin embargo, el general Luis Navarro Jiménez, comandante de las Fuerzas Militares, en su reciente visita a Cúcuta, el pasado sábado, afirmó que los altos mandos y suboficiales que respondían directamente por la seguridad de la guarnición fueron relevados de sus cargos y serán retirados del servicio; entre ellos está el coronel Sarmiento Gutiérrez.

Más del excapitán

Dentro del mensaje anónimo que hoy está en manos de muchos miembros del Ejército, activos y retirados, al excapitán Medina también lo vincularon con Víctor Ramón Navarro Serrano, alias Megateo, narcotraficante que hizo parte del Epl, pero murió en un operativo de la Policía, en octubre de 2015.

“El capitán Medina (hoy en retiro) de manera irregular y criminal realizaba vuelos con las aeronaves del Ejército para mover a este criminal (Megateo) y su familia para que se reunieran; estos tres oficiales (exmilitar y dos coroneles) eran parte de la nómina de este narcoterrorista, y Medina era el directo responsable de recoger los dineros, producto de sus actos criminales”, se lee en el mensaje de WhatsApp.

También puede leer: Asciende a más de 3.700 número de desplazados por enfrentamientos en Colombia

Una fuente militar contó que cuando Andrés Medina Rodríguez estuvo activó y piloteó helicópteros, descubrieron que en muchas oportunidades usó las aeronaves para pasear amigos y conocidos, cobrándoles dinero.

“Además, en 2016 fue retirado porque se descubrió que él había montado un negocio con permisos para porte y tenencia de armas, entre ellos muchos falsos. También se tuvo información que él le estaba vendiendo material de intendencia a las Farc”, sostuvo la fuente.

Algunas personas indicaron que entre lo que vendió el excapitán estaban varios visores nocturnos, “pero sobre eso de los nexos con ‘Megateo’ no se tiene mucho material de prueba, en estos momentos hay mucha gente hablando y unas cosas son ciertas y otras no, por eso hay que esperar qué tiene la Fiscalía”, manifestó la fuente.

Añadió: “otra cosa que se pudo encontrar, cuando se estaba tomando la decisión de retirarlo del servicio, fue algo de un contrabando con combustible, donde hay otros oficiales del Ejército involucrados. Después de un tiempo de haber salido de la institución se conoció que efectivamente él tuvo algunos nexos con las Farc y por eso se le había prohibido la entrada a la Brigada 30”.

La fuente militar también contó que a la Fiscalía le entregaron buen material de inteligencia y contrainteligencia, donde se veían los nexos del excapitán con las extintas Farc y ahora con la disidencia, por eso les fue más fácil establecer que todo eso era cierto.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad