viernes 23 de octubre de 2015 - 5:17 PM

Así se volvió a escapar alias “Inglaterra”, integrante de los Urabeños

La Fuerza Pública anunció que esta acción, que hace parte de la “Operación Agamenón”, se realizó en la madrugada del pasado miércoles 21 de octubre, en la vereda Manuel Cuello del municipio antioqueño de Turbo.
Escuchar este artículo

Detrás de la operación policial que esta semana terminó con la muerte de tres presuntos integrantes de la banda “los Urabeños” en el municipio antioqueño de Turbo, hay un secreto que hasta ahora no había salido a la luz pública: el objetivo de los comandos era cazar a alias “Inglaterra”, el cabecilla cuyo arresto no solo es una prioridad para el Estado, sino también una cuestión de honor. 


La Fuerza Pública anunció que esta acción, que hace parte de la “Operación Agamenón”, se realizó en la madrugada del pasado miércoles 21 de octubre, en la vereda Manuel Cuello de la citada localidad. 

Las unidades de Inteligencia tenían información valiosa, según la cual en un campamento de la zona se iba a realizar una reunión de cabecillas de la organización ilegal, entre los cuales estarían Luis Orlando Padierna Peña (“Inglaterra”) y Jovanis de Jesús Ávila Villadiego (“Chiquito Malo”), los cuales están en la lista de los delincuentes más buscados de Colombia y son solicitados en extradición por Estados Unidos. 

La Policía informó que los comandos rodearon una estructura rústica, enclavada en la selva, y se enfrentaron contra el anillo de seguridad de “Chiquito Malo”. 

En el tiroteo murieron dos hombres y una mujer, identificados de manera preliminar como Antonio León Chica (“el Mello”), Yudis Pérez Sánchez y un NN masculino conocido como Wilder, alias “Gil”. Además, fueron capturados cuatro presuntos escoltas con un poderoso arsenal. 

Mientras los uniformados se enfrentaban con los guardaespaldas, “Inglaterra” y “Chiquito Malo” aprovecharon para escaparse por la frondosa selva. 

Los detenidos fueron trasladados al Palacio de Justicia de Medellín, donde anoche finalizó la audiencia de control de garantías. La Fiscalía 24 adscrita a la Dirección contra el Crimen Organizado les imputó cargos por concierto para delinquir a Juan Felipe Vásquez Moreno, Grey Gómez Murillo, Luis Eduardo Londoño Higuita y Norberto Antonio Pitalúa Gil. A estos últimos tres, además, les sumaron el cargo de porte ilegal de armas. 

Les incautaron una subametralladora MP5, tres fusiles, cuatro pistolas, una carabina Wálter, dos granadas, un lanzagranadas, proveedores y municiones. El cuarteto no aceptó los cargos en contra y el juzgado les dictó medida de aseguramiento en la cárcel El Pedregal de Medellín. 

El escurridizo “Inglaterra” 

La captura de los cabecillas de “los Urabeños” es una prioridad para la Fuerza Pública desde que se convirtió en la banda criminal más grande de Colombia, con cerca de 2.900 militantes, redes en 17 departamentos y tres continentes, y células armadas en España y Venezuela. 

Pero de todas esas cabezas, entre las que se encuentran los jefes “Otoniel”, “Marcos Gavilán” y “Nicolás”, la de “Inglaterra” es una de las más apetecidas desde el pasado 4 de agosto. 

Ese día, un escuadrón de Comandos Jungla estaba a punto de capturarlo en el sitio La Cangrejera del corregimiento Piedras Blancas, en Carepa. Tenían ubicada una zona campamentaria en un cañón y cuando pretendían hacer el desembarco, el helicóptero Black Hawk que los transportaba cayó a tierra. 

Murieron 17 policías y se desató una crisis política en contra del Gobierno, que recibió duras críticas de parte de los partidos de oposición y gran parte de la opinión pública. 

El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, declaró en ese entonces que la captura de Padierna Peña se había convertido “en un asunto de honor”, y que su arresto sería dedicado a la memoria de los héroes caídos. 

Desde 2014 las autoridades han hecho cuatro operaciones para detener a este hombre escurridizo, con pasado guerrillero en el Epl y paramilitar en el bloque Bananeros. El primer intento fue el 30 de junio del año pasado en una vivienda del casco urbano de Chigorodó, donde fue arrestada su novia Yeneris Hoyos Villadiego junto a tres escoltas armados. 

El segundo escape fue el 14 de diciembre siguiente, cuando los comandos llegaron a una propiedad en la vereda El Congo, de Chigorodó. De nuevo la fuga de “Inglaterra” fue protegida por un anillo de seguridad, que formó una balacera contra los policías. En el hecho fue detenido otro guardaespaldas. 

Los otros dos casos fueron el del helicóptero y el de este miércoles, durante 

la reunión con “Chiquito Malo”

“Este hombre tiene muchos anillos de seguridad, entrenados en contraguerrilla y con armamento de alto poder. Es difícil llegarle porque se mueve por zonas inhóspitas, de difícil acceso”, relató bajo reserva de identidad uno de los investigadores que le sigue la pista. 

En la cacería de “Inglaterra” no solo participa la Policía de Colombia, sino también la DEA y Europol. Los agentes dicen que lo encontrarán pronto, “y como sus escoltas siempre prefieren disparar, quizá la próxima vez no sobreviva”. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad