miércoles 22 de junio de 2022 - 10:20 AM

Audiencia de reconocimiento de secuestros económicos perpetrados por las Farc

Los miembros de la extinta guerrilla de las Farc reconocieron lo que ya dijeron por escrito en abril de 2021 sobre los crímenes de guerra y de lesa humanidad, que les fueron imputados en el Caso 01.

Tras dos aplazamientos y muchos años de espera, víctimas de las Farc escucharon ayer a siete de los máximos jefes de esta desmovilizada guerrilla, quienes reconocieron su responsabilidad por los secuestros perpetrados en el marco del conflicto armado.

El Secretariado de la exguerrilla de las Farc comenzó su audiencia pública de reconocimiento ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, en el Caso 01, que hace referencia a este delito de lesa humanidad.

La primera de tres audiencias de reconocimiento, que se desarrollarán hasta mañana, tuvo como protagonista la política de secuestro de las Farc con fines de canje o intercambio.

Rodrigo Londoño, quien fue conocido en la guerrilla como ‘Timochenko’, en nombre de las Farc, reconoció la responsabilidad de este grupo por los secuestros perpetrados en el marco del conflicto armado, además de los homicidios y hechos de violencia sexual que se presentaron con relación a este crimen

“Hemos venido aquí como último secretariado de las desaparecidas Farc y como Rodrigo Londoño, en mi calidad de último comandante, a asumir nuestra responsabilidad individual y colectiva frente a uno de los más abominables crímenes cometidos por nuestra organización fruto de una política”, dijo Londoño.

La diligencia, primera de este tipo en que participan las Farc, se realizó en la Biblioteca Virgilio Barco en Bogotá, en donde fueron presentadas imágenes y frases de las víctimas que sufrieron de este flagelo. “Dime la verdad y tendré mi libertad”, fue una de ellas.

Los siete exmiembros del Secretariado que se pararon frente a las víctimas son: Rodrigo Londoño, Pablo Catatumbo, Pastor Lisandro Alape, Milton de Jesús Toncel, Jaime Alberto Parra, Julián Gallo Cubillos y Rodrigo Granda.

“Las Farc nos convertimos en una fábrica de odios, de dolor...”, aseguró Pastor Lisandro Alape.

Por su parte, las investigaciones de la JEP indican que las órdenes de secuestro se orientaron de forma generalizada a personas de todos los estratos sociales y en la práctica no distinguieron territorios, condiciones de género, edad o vulnerabilidad especial.

¿Qué reconocieron?

“Acepto mi responsabilidad en el desarrollo de privar de la libertad a civiles y militares fuera de combate para forzar un intercambio humanitario o un canje por guerrilleros que estaban en las cárceles”, expresó Pablo Catatumbo, primer exmiembro del Secretariado en reconocer su responsabilidad en la política de secuestro de las Farc con fines de canje o intercambio.

Explicó que en 1997 miembros de las Farc, entre los que se encontraba él, decidieron tomar como rehenes a policías y militares para forzar un intercambio por guerrilleros que estaban en las cárceles y en 1998, se involucraron personas civiles dentro del canje.

Por su parte, Pastor Alape explicó “esta responsabilidad no la estamos asumiendo para que las sanciones sean más cómodas, sino porque es un compromiso profundo, de quienes crecimos en esta violencia, porque creemos que no podemos seguir”.

Agregó que está convencido de que la paz se construye con el corazón y agregó que reconoce que se usaron las cadenas y que le hicieron un daño muy grande sobre todo al pueblo.

Peticiones de las víctimas
Las víctimas intervinieron dentro de esta diligencia coincidieron en pedir más verdad. Ingrid Betancourt, quien no estaba agendada para hablar, pidió la palabra y le respondió a ‘Joaquín Gómez’. “Cuando estuve secuestrada, sus hombres me narraron que ellos habían sido informados de alguien que estaba en el aeropuerto de que yo cogía la carretera, y por eso me estaban esperando. Yo fui la única secuestrada”.
Agregó que nunca la trataron igual “es inexacto pintar esto como algo idílico, no lo fue. A nosotros no nos trataban igual. Sí reconozco que usted nos hizo un espacio, con un cuarto y un espacio cerrado, que usted les dijo a sus subordinados que no podían entrar allí. Eso siempre se lo agradezco”.
Por su parte, Orlando Beltrán Cuéllar, mirando a los ojos a los miembros del secretariado, les dijo que eran “genocidas al igual que fue Hitler” y pidió a los magistrados que fueran claros con la reparación que tendrían las víctimas. “Reconozco que el Estado fue incapaz de vencerlos militarmente. Pero quiero que esta aceptación del reconocimiento que hacen ustedes, sea primero condicionada a la verdad. Creo que no hay nada mejor y reconfortante para una víctima que se le diga la verdad”.
Además, Sigfredo López, el único de los 12 diputados del Valle secuestrados que sobrevivió al cautiverio, tuvo una de las intervenciones más contundentes. “¿De dónde a acá, en nombre de la justicia restaurativa, estamos borrando de un brochazo el componente de la reparación económica para las víctimas?”.
El excongresista Óscar Tulio Lizcano, quien estuvo en cautiverio durante más de ocho años, dijo que lo que las víctimas quieren conocer la verdad. “Qué pasó con mi ser querido, esa verdad la tenemos que conocer, por eso le pedimos a los victimarios ¿qué pasó?, ¿dónde están?”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad