sábado 19 de junio de 2021 - 2:40 PM

Autoridades, tras el rastro del comprador de la camioneta bomba de Cúcuta

A medida que avanzan los días, el grupo especial que fue conformado por miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, traídos directamente desde Bogotá, y del FBI, que envió el gobierno de Estados Unidos, han recopilado mucha información y hasta videos, para lograr establecer verdaderamente quién está detrás del atentado contra le Brigada 30 del Ejército, en Cúcuta.
Escuchar este artículo

Entre todo el material recopilado por estos ‘sabuesos’, está cómo fue que se dio la compra de la camioneta de color blanco y vidrios polarizados, de marca Toyota Fortuner, modelo 2017, de placas JGX-180, que usaron para cometer el ataque.

Según se conoció, quienes planearon el hecho tuvieron que buscar un vehículo que fuera similar a otro que entrara y saliera constantemente de la guarnición militar, para no despertar sospechas. Por eso, buscaron una camioneta Toyota Fortuner, pues unas personas que laboran en este lugar tienen estos automotores.

Precisamente, para el pasado 29 de mayo, un hombre se contactó con un comerciante de vehículos en Cúcuta y le habría indicado que quería comprar una camioneta de esas características, por lo que de inmediato se dio en la tarea de buscarla con otras personas que también compran y venden automotores.

Luego de unas horas, el comerciante habría logrado conocer que una mujer, que se encuentra en Bogotá, estaba vendiendo la Toyota Fortuner, modelo 2017, de placas JGX-180, la cual habría comprado en Cúcuta hacía cuatro años.

“Lo que se pudo saber fue que la dueña de esa camioneta llamó a una comisionista que compra y vende carros acá y le pidió que se la ayudara a ofrecer. Como todos esos comerciantes se conocen, se enteraron y así fue que lograron ubicarla para hacer el negocio”, contó una fuente judicial.

Lea: 63 aeronaves para el narcotráfico han sido inmovilizadas este año, según autoridades

Al estar el comprador, quien ofreció $120 millones, la dueña de la camioneta decidió trasladarla desde Bogotá, donde la tenía, hasta Cúcuta. Hacia el 2 de junio, el interesado en el vehículo, le envió al comerciante de automotores un aparente domiciliario con $20 millones, para comenzar el negocio.

Luego, cuatro días después, el desconocido le pidió al comerciante que le dejaran la camioneta en uno de los parqueaderos abiertos que hay en el barrio Torcoroma y que enviaría al domiciliario con los $100 millones restantes, para que le entregaran las llaves y así él iría a recogerla.

“Esa gente hizo tan bien todo, que no se dejó ver ni del comerciante de carros. Todo lo hicieron por teléfono y por el domiciliario. No quisieron dejar rastro de nada”, contó la fuente.

Pero todo esto lo lograron conocer las autoridades porque al hacerle el rastreo a la placa de la camioneta, llegaron hasta su dueña, quien a pesar de haber hecho la venta días antes, no alcanzó a hacerle el traspaso.

Con esa información, los investigadores de inmediato se trasladaron a la zona donde dejaron el vehículo estacionado y recolectaron todos los videos de las cámaras de seguridad de la zona para lograr establecer la identidad de quién la recogió.

Además, las autoridades también están tratando de establecer cuál fue la ruta que tomó el chofer para dejar la camioneta y que fuera cargada con el poderoso explosivo pentrita, con el que cometieron el ataque a las instalaciones militares, dejando 34 militares y dos civiles heridos.

La explosión destruyó las oficinas de la Estructura de Apoyo de la Fiscalía, donde siempre permanecen varios investigadores, las salas de inteligencia y un salón que tenía un grupo de militares estadounidenses que asesora al Ejército en esta zona del país para las operaciones contra el narcotráfico.

Le contamos: Denuncian asesinato de otro manifestante con arma de fuego en Cali

Además de las oficinas del Batallón de Operaciones Terrestres 9, que se encarga de la ejecución de las acciones contra los narcóticos en Norte de Santander.

Según la Fiscalía e inteligencia del Ejército, el frente Carlos Germán Velazco Villamizar, del Eln, comandado por José Benigno Guzmán Mora, alias ‘Julián’ o ‘El Rolo’, sería el responsable de este atentado, sin embargo, no descartan que la disidencia de las Farc también estuvieran involucradas, con el respaldo de algunos narcotraficantes.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad