jueves 01 de agosto de 2019 - 10:40 AM

Cada mes el Ejército desactiva hasta 6 explosivos en el Catatumbo

La instalación de explosivos en caminos rurales y cercanos a poblaciones sigue siendo uno de los métodos más utilizados por los grupos armados ilegales que delinquen en la región de Catatumbo, Norte de Santander.
Escuchar este artículo

En las últimas horas, tropas de la Fuerza de Tarea Vulcano desactivaron tres artefactos explosivos tipo tatuco que estaban ubicados muy cerca de la vereda Caño Seco, corregimiento de San Pablo, municipio de Teorama.

La neutralización de estos explosivos se ha convertido en una constante para las tropas del Ejército en esta zona del país, específicamente en las zonas rurales de los municipios El Carmen, Tibú, El Tarra, Sardinata Convención y Teorama donde se han ubicado y detonado de manera controlada, 86 explosivos artesanales, 27 minas antipersonal y se han destruido 33 medios de lanzamiento, en lo que va corrido de este año.

Lea también: Ofensiva contra criminales en el Catatumbo colombiano deja 143 capturados

En el caso de la vereda Caño Seco, el Ejército afirmó que la responsabilidad recae en la Compañía Héro-es del Catatumbo de la guerrilla del Eln, grupo armado que más instala explosivos en esta zona del país.

“Estos artefactos pretendían ser utilizados para afectar a la población civil y Fuerza Pública que hacen presencia en el lugar”, agregó la Fuerza de Tarea Vulcano.

Hacarí, un caso aparte

En esta zona del Catatumbo se dice que está el epicentro del conflicto armado que se vive en esa región del país. Allí se concentraron la mayoría de enfrentamientos entre las guerrillas del Epl y Eln, por lo que el Ejército desplegó allí mil soldados de la Fuerza de Despliegue Rápido N°3.

Lea también: Al menos 830 atrapados por combates entre bandas en el Catatumbo

En un reporte entregado por esa unidad sobre los resultados que se han logrado hasta finales de julio, llama la atención la cantidad de explosivos ubicados y destruidos por las tropas en tan solo nueve meses de actividades (llegaron en noviembre) en la jurisdicción de la mencionada población: 71 minas antipersonal y 89 artefactos explosivos improvisados, es decir, casi 17 detonaciones controladas mensuales.

Con la entrada del Ejército, el alcalde de esa población, Milciades Pinzón, afirmó que luego de pasar una época muy delicada por cuenta de los explosivos instalados por los ilegales, la situación está mejorando con el pasar de los días, por lo que los campesinos que habitan en la zona rural transitan con más con-fianza por los caminos veredales.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad