lunes 03 de octubre de 2022 - 4:44 PM

Carlos Mattos acude a la CIDH y a la ONU

El empresario Carlos Mattos llevó su caso a instancias internacionales. La firma de abogados que lo representa presentó acciones internacionales a su favor, al argumentar que la Fiscalía lo hizo auto incriminarse.

“La Fiscalía hizo auto incriminarse al señor Mattos y cumplir con todos los puntos estipulados en el preacuerdo al que había llegado con el ente acusador y, posteriormente, retiró el preacuerdo, lo que ocasionó que el señor Mattos quedara ante la opinión pública como culpable, por lo que tuvo que allanarse a los cargos”, dice un comunicado enviado por la firma de abogados.

En este sentido, esta firma dice, además, que el Tribunal Superior de Bogotá pretende que se mantenga el allanamiento efectuado por Mattos, pero que se le indague por nuevos hechos que no hacían parte ni de la imputación ni de la acusación, violando así el principio internacional de la No Reformatio In Pejus.

Estas nuevas acciones judiciales corresponden a una solicitud de Medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos, CIDH, una queja ante el Grupo de trabajo de la ONU contra la detención arbitraria y una queja ante el Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Salud.

¿COMO HA SIDO EL PROCESO?

El proceso judicial de Mattos empezó cuando residía en España. El empresario permaneció durante varios años en el país europeo, porque cuenta con nacionalidad de ese país.

Esta investigación tiene su origen en 2016, cuando la casa matriz de Hyundai en Corea rompió relaciones luego de 25 años con la casa automotriz, de la cual él era su representante en Colombia. El empresario asumió una batalla legal en la que, al poco tiempo, se advirtieron irregularidades que él mismo confirmó en audiencias públicas luego de ser extraditado de España.

Para la Fiscalía, la acción del empresario no tenía otro fin más que el de direccionar a un despacho específico la demanda presentada por Hyundai Colombia Automotriz S.A., contra Hyundai Motor Company de la República de Corea.

Tras su llegada al país, Mattos fue enviado a la cárcel La Picota y empezó a toda velocidad el trámite para finiquitar un preacuerdo con la Fiscalía. Sin embargo, tras lograr la firma de dos de estos preacuerdos, el ente acusador los retiró argumentando vicios de ilegalidad en la negociación.

Tras esto, Mattos aceptó cargos y fue condenado. Sin embargo, el Tribunal Superior de Bogotá tumbó ambos procesos, pues no se comprobó el incremento patrimonial provocado por los sobornos que hizo a funcionarios públicos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad