viernes 27 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

¿Cómo le ha ido a Duque con la pandemia?

El gobierno anunció que se seguirá aplicando el modelo de aislamiento selectivo, donde los sectores productivos pueden operar y la responsabilidad en la tasa de contagios depende en mayor medida de la disciplina ciudadana.
Escuchar este artículo

Justo cuando Colombia cumplió ocho meses de haber decretado la primera cuarentena estricta por la pandemia de la COVID-19, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, tomó la decisión de extender la emergencia sanitaria hasta febrero del próximo año, con la esperanza de que durante el primer semestre de 2021 llegue al país alguna de las vacunas que se están desarrollando en el mundo para combatir el virus.

La extensión de la emergencia sanitaria y de lo que se ha catalogado como aislamiento individual responsable llega en un momento en que, ante la perspectiva de que ya empiece a verse la luz al final del túnel, empiezan a hacerse balances sobre la forma como el mandatario manejó la pandemia, si las cuarentenas fueron el mecanismo más adecuado para proteger la economía, al mismo tiempo que se intentaba evitar un mayor contagio.

Cuando el mandatario anunció el pasado miércoles la extensión de la emergencia sanitaria hasta febrero, recordó que la pandemia está vigente hasta que no haya una vacuna con capacidad de ser universalizada o tratamientos efectivos contra el virus. También afirmó que durante los próximos tres meses el Gobierno mantendrá un monitoreo permanente y tomará medidas excepcionales en caso de incremento de contagios.

La analista política Bibiana Clavijo señala que las cifras que se tienen 8 meses después de que el país se sumió en una cuarentena estricta demuestran que este mecanismo no solo no impidió que hubiera un alto nivel de contagio y de mortalidad, sino que tampoco fue útil para impedir que la tasa del desempleo fuera alta en comparación con países de la región.

Lea también: Duque espera poder garantizar acceso a vacuna del COVID-19 a principios de 2021

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane, el desempleo llegó en septiembre a 15,8%, lo que representa un incremento de 5,5 puntos porcentuales frente al mismo mes del 2019, mientras los contagios por la COVID-19 se acercan a 1’300.000.

En este sentido, Clavijo afirma que las cifras demuestran las medidas tomadas no han favorecido ni a la salud ni a la economía, que son los que han estado en medio de la dicotomía de los gobiernos. Esto, agrega, se debe a que han sido decisiones sin asidero en la realidad.

“Los cercos epidemiológicos no existen, a la gente no la están atendiendo con las medidas necesarias, no se están dando excusas de incapacidad para las personas que sienten síntomas de contagio. Es mucho lo que se dice, pero cuando se mira esto es un sálvese quien pueda porque no hay políticas públicas que garanticen la protección de los ciudadanos, más allá del confinamiento y de las mejoras que se les hicieron a algunos hospitales”, indica Clavijo.

Carlos Andrés Arias, en el mismo sentido que Clavijo agrega que el balance es bastante regular tanto por las cifras generales de la pandemia como por lo que se observa en los municipios alejados de las grandes capitales.

A su juicio, allí no se tomaron las medidas adecuadas y algunas otras, como el llamado ‘Covid Friday’ (Día sin IVA) para recuperar la economía, fueron nefastas.

Para el analista, la realidad va mucho más allá de lo que se percibe o lo que se anuncia por parte del Gobierno y pone de ejemplo que en términos económicos los apoyos solo han beneficiado a una parte de la población: gremios y empresarios, dejando por fuera a los microepresarios y a quienes trabajan en la informalidad.

Por su parte, Pedro Viveros, columnista político, indica que el balance alrededor del manejo que le ha dado el presidente a la pandemia debe ser evaluado por etapas, pero resalta que en los últimos dos meses se llegó a un hastío por parte de la ciudadanía al confinamiento y esto repercutió en la percepción que tienen los colombianos sobre el manejo que este le ha dado a la crisis.

Según él, si se comparan las encuestas a lo largo de los ocho meses. Al inicio, los mandatarios locales y nacional tuvieron un alto grado de aceptación, mientras que en las últimas se convirtieron en objeto de críticas.

El discurso
Para Bibiana Clavijo, analista política, el discurso del presidente Iván Duque no encaja con la realidad del país porque hay una desconexión entre lo que se dice y lo que la gente está viendo en temas tan cruciales como el desempleo, el desarrollo rural, la seguridad en las ciudades y, sobre todo, la seguridad en los territorios afectados por el conflicto armado interno.
Es esta una de las razones, dice Clavijo, por la que ha bajado la audiencia del programa diario del presidente Iván Duque, ‘Prevención y Acción’, que inicialmente se estructuró para anunciar las medias que tomaba el Gobierno en relación a la COVID-19 , pero que ahora también se utiliza para anunciar los logros del Ejecutivo en otros aspectos.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad