sábado 15 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Compra de tierras a Fedegan: ¿de dónde saldrá la plata?

Se estableció que el cumplimiento y verificación de este Acuerdo contará con el acompañamiento del Banco Mundial y de la Misión de la Organización de las Naciones Unidas en Colombia. Expertos hablaron con Vanguardia sobre el tema fiscal y los retos a cumplir.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Hace un mes, el presidente Gustavo Petro presentó una cifra considerable para comprar las 3 millones de hectáreas de tierra fértil, que el Gobierno pretende entregarles a comunidades indígenas y campesinas. El costo oscila entre $10 millones y $20 millones por hectárea, lo que quiere decir que se necesitaría entre $30 y $60 billones para la compra de dichos terrenos.

Santander y el Magdalena Medio hacen parte de las zonas consideradas por el Ejecutivo para comprar tierras. En un sondeo de este medio, se infirió que una hectárea de tierra apta para ser cultivada en el departamento está avaluada entre $30 millones y $40 millones, y según estos datos, el Gobierno solo podría comprar terrenos en Meta, donde la tierra es más barata, está en $20 millones.

De hecho, el promedio de precios por esta área en el país está entre $40 millones a $50 millones, teniendo en cuenta las características que busca el Ministerio de Agricultura: con vías de acceso, buenas tierras y agua, por lo que solo las 3 millones iniciales costarían $150 billones u ocho reformas tributarias, y no $60 billones como prevé el presidente Petro.

Desde hace una semana, los ganaderos agremiados en Fedegan firmaron un acuerdo para vender esa cantidad de tierra, la cual hace parte de las casi 29 millones de hectáreas que hoy tienen.

Wilson Vergara, docente del Observatorio Rural de la Universidad de La Salle, indicó que el acuerdo firmado entre el Gobierno y los ganaderos, a pesar de ser un hecho histórico, tiene un simbolismo relevante para el país, ya que el conflicto armado tuvo su origen, para muchos autores, en la disputa por la tierra entre campesinos y latifundistas. “Esa firma representa mucho para lograr la paz y hacer cumplir los acuerdos que ya se pactaron”, explicó Vergara.

A su vez, el exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas consideró que la voluntad de las dos partes para poner en marcha un programa de compra de tierra es un gran paso, ya que “una relación entre ganaderos y Gobierno de cooperación y no confrontación es lo que más le sirve al país”.

Para Cárdenas, pagar precios según el avalúo del Instituto Geográfico Agustín Codazzi es lo correcto. “Se debe comenzar con la compra de predios en aquellos municipios donde el Catastro Multipropósito vaya produciendo resultados. El ritmo de 500 mil hectáreas por año sugerido por el presidente Petro es razonable operativa y finalmente”.

El académico Vergara precisó que las tierras que comprará el Gobierno deben ser de calidad y las debe verificar. “Tienen que ser fértiles, legales en los títulos de propiedad, acceso a los mercados y sean útiles a los campesinos. Esto es para cumplir el primer punto, que es el agrario, del acuerdo de paz”.

El exministro puntualizó que a un precio promedio de $20 millones por hectárea representan $10 billones por año. Según sus cálculos, no es una cifra fácil de manejar para el Ministerio Hacienda, pero es posible dados los mayores ingresos previstos fiscalmente.

Le puede interesar: Pilas: la advertencia de la Embajada de EE. UU. para quienes quieran solicitar la visa

“Colombia lograría la democratización de la propiedad rural, sin arbitrariedades y más conflicto. El costo fiscal no debe recaer solo en el Gobierno nacional; las regiones, vía el Sistema General de Regalías, deben hacer su aporte”, recomendó Cárdenas.

En este mismo sentido, Vergara afirmó que el propósito central de la compra es reducir la inequidad del acceso y uso de la tierra en el país. Además, hay que tener en cuenta que la tierra para la ganadería produce poco valor por hectárea, pues en promedio una hectárea por cultivos produce 17 veces más que una dedicada a la ganadería.

“Esto también es un asunto para aumentar la productividad y ambiental, porque la ganadería necesita mucha tierra para producir un kilo de carne y quitar la presión de la deforestación. Incluso la ganadería genera poco empleo por hectárea, mientras que la producción de los pequeños agricultores genera casi todo el empleo en la agricultura”, explicó el director del Observatorio.

Recordó que en Colombia existen 40 millones de hectáreas en ganadería cuando la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, Upra, acaba de decir que solo debería haber 8 millones. A su vez, se habla que el país tiene una vocación para 20 millones de hectáreas en cultivos, solo se cultivan 6 millones.

Vergara consideró que todo esto es el primer paso para una reforma agraria y que, probablemente, sea insuficiente porque es un camino que puede tardar mucho tiempo, ya que 3 millones de hectáreas pueden ser escasas para hacer en profundidad una verdadera reforma.

Asimismo, Hugo Fernando Guerrero, investigador de La Salle, dijo que es un hito porque se tardaron siglos en lograr centrar los ganaderos y ponerlos en disposición a entregar su tierra, por supuesto, aparte de una compensación, pero implica un compromiso del gremio a una plataforma política que propone este Gobierno.

Además, Guerrero explica que es un espaldarazo no tanto al Gobierno y si a las propuestas. No acceder implicaría una mayor polarización y a nadie le conviene y mucho menos al sector ganadero en convertirse en enemigo de la paz.

En este mismo sentido, Carlos Duarte, coordinador de la línea de investigación aplicada del Instituto de Desarrollo Rural de Ordenamiento Territorial de la Javeriana de Cali, expresa que definitivamente es histórico en el diálogo social del país que de los sectores, digamos más conservadores y más reaccionarios con respecto al control de la tierra, estén dispuestos a negociarlas con el Estado para dársela a comunidades y a sujetos de acceso a tierra.

“Claramente muestra un ejercicio de diálogo social realmente sin presentes en los últimos años, quizás comparable de alguna manera con el acuerdo mismo de paz”, asegura Duarte.

Los retos para el desarrollo operativo

Varias son las acciones y retos que debe afrontar tanto el Gobierno como el mismo gremio de ganaderos para que el convenio no se quede en el papel sino que cumpla con su propósito.

Duarte, profesor de la Javeriana en Cali, considera que entre los retos están: el de arquitectura agraria contemporánea para comprar tierras en esa magnitud; además se tienen que fijar los procedimientos de los avalúos comerciales para comprar los predios y que no se construya un mercado inflacionario de la tierra por esta inyección tan grande de recursos públicos.

En voz de Guerrero, una vez se tengan las tierras, se debe realizar un estudio profundo desde una perspectiva no solo productiva sino social; mirar cuáles son los criterios de entrega y quiénes serán los beneficiados, así como los sitios donde se ubicarán, que sean importantes y adecuados, para que la entrega realmente impacte la paz total que plantea el Gobierno de Petro.

$!Compra de tierras a Fedegan: ¿de dónde saldrá la plata?

Garantizar servicios

Tras la firma del convenio, el presidente Petro anunció que se adelantará la construcción de vías terciarias necesarias para facilitar la comercialización de los productos de quienes tengan acceso a esas tierras.

En este sentido Vergara, considera que el actual gobierno se ha comprometido a cumplir lo que dice el acuerdo de Paz de La Habana, en el punto del tema agrario y el acuerdo señala que no es solamente darles tierra sino un acceso integral. Es decir, que sea tierra pero con bienes públicos para evitar ese fracaso de los intentos de reforma agraria anteriores donde se les dio tierras en las zonas de la frontera agraria donde el Estado no podía llegar con bienes públicos.

Finalmente, hay que trabajar sobre dos puntos: uno, es que estén cerca de los mercados donde además haya vías de acceso, y no en zona de frontera, y dos, se requiere capital de trabajo, créditos que deben tener condiciones especiales para el campesinado y además, se necesita asistencia técnica servicios de extensión rural, de información y formación del capital humano.

A todo esto se le ha llamado capital básico para la agricultura, compuesto por bienes públicos indispensables para que se puedan desarrollar proyectos productivos que deben ser complementarios al acceso a la tierra y que se pueda realmente garantizar la supervivencia de la economía campesina.

¿Cómo se pagará el negocio?

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, advirtió esta semana que “no se puede comprar tierras con bonos de deuda pública o TES”. A pesar de esta aclaración la ministra de Agricultura, Cecilia López, en entrevista con el diario La República, afirmó que, si bien aún no está definido cómo se financiará ese punto de la reforma agraria, detalló que una vía podría ser un fondo entre ambos ministerios. A su vez, no descartó la colocación de deuda para encontrar recursos.

Wilson Vergara, docente del Observatorio Rural de la Universidad de La Salle, aseguró que la búsqueda de los recursos para dicha compra será difícil: “Si estamos hablando de tierra fértil, podría estar costando entre $20 millones y $30 millones por hectárea, pero sabemos que la tierra muy buena tiene un valor comercial mucho más elevado que estaría por encima de los $50 millones”.

También puede leer: Petro defendió su reforma pensional con señalamientos a los dos banqueros más ricos del país, ¿qué dijo?

Al promediar $30 millones por 3 millones de hectáreas, esa operación da entre $60 billones y $90 billones. ¿De dónde saldrá esa plata? “No tengo una respuesta específica. El Gobierno inicialmente dijo que usaría bonos de deuda pública, pero el ministro de Hacienda desmintió porque estaba prohibido usarlos para esa destinación”.

Vergara dijo que si se hace un análisis costo/beneficio, el país deberá entender que tiene que asumir la compra de tierras porque por el conflicto de la tierra, Colombia está sumida en violencia, pobreza y desigualdad, que ha costado crecimiento económico y un desarrollo con obstáculos.

De esta manera, está pendiente el modelo de financiación que construirán Minhacienda y Minagricultura, mientras eso ocurre, López se refirió a más dudas detrás del plan de compra de tierras que extenderá no solo para ganaderos, sino más sectores. Lo más claro es que dice que el plan “está firme”, y que desde ya hace cuentas con que las compras empiecen hasta más tardar a comienzo de 2023 y se entreguen 500 mil hectáreas por año.

“El presidente dio una idea muy general y ya sabemos que es un monto de recursos muy grande, que no incluye lo que nos cuesta llevar todo el paquete de apoyo, eso no está metido en los cálculos de él. Lo que estamos haciendo es mirar cómo hacemos para que los flujos del Estado no se limiten a la vigencia del presupuesto, ahí estamos discutiendo con Hacienda qué tipo de fondo creamos para que no se nos quite la plata, sino podemos ejecutar en un año”, explicó la ministra de Agricultura, Cecilia López.

$!Compra de tierras a Fedegan: ¿de dónde saldrá la plata?
¿Por qué ha sido tan difícil lograr una reforma agraria en el país?

Wilson Vergara, docente del Observatorio Rural de la Universidad de La Salle, explica que el fracaso de la legislación para la reforma agraria en Colombia puede tener varias explicaciones:

La primera es que la amenaza de expropiación implícita en la legislación no funciona si los terratenientes no creen que el gobierno va a hacer cumplir la ley, algo que en efecto sucedió en el caso colombiano.

La segunda es que un gran error fue que, en el fondo, el gobierno no quiso redistribuir la tierra de los grandes propietarios, porque confiaba que eran ellos los que podían producir los alimentos que demandaban las clases urbanas y no los pequeños agricultores. En vez de dar tierras a los campesinos de las grandes explotaciones, se les otorgaron baldíos en zonas de la periferia inviables, donde más tarde se darían las condiciones para el narcotráfico y los grupos armados. Para el profesor canadiense Albert Berry, experto en asuntos agrarios colombianos, apoyar a los grandes agricultores en detrimento de la agricultura campesina fue el peor erro de la política pública en Colombia. Gracias a este error nunca ha habido, en los responsables de la política pública, una voluntad legitima en redistribuir la tierra y transferirla a los pequeños productores de economía campesina.

La tercera causa del fracaso en la reforma agraria ha sido el conflicto armado, que también es una consecuencia de la inequidad en el acceso a la tierra. El conflicto ha impulsado el despojo de tierras, en una cifra que puede estar entre los 6 y los 10 millones de hectáreas. Una cuarta razón del fracaso reformista ha sido la ausencia de bienes púbicos y capital básico para la agricultura que le permita a los campesinos tener actividades económicas que garanticen la sobrevivencia y la acumulación para sacarlos de la miseria y de las vías ilegitimas o violentas, evitando así que terminen vendiendo la tierra adquirida.

La cuarta es que más poderosa: La tierra es un factor de producción que tiene unas características propias que la hacen única. En particular, la tierra no se reproduce como lo hace el capital, y por ello se valoriza, aunque sus propietarios no la exploten de manera productiva. La valorización de la tierra es un incentivo para su acumulación improductiva. Según un economista del siglo XIX, Henry George, si una sociedad permitía que los terratenientes se queden con las rentas, es decir, la valorización de la tierra, se obstaculiza el potencial de progreso de esa sociedad. Cuando la tierra genera este tipo de rentas, hay una gran preferencia por ella, lo cual lleva a unos precios elevados que no corresponden a los de un mercado capitalista. Para que una reforma agraria funcione se debe quitar las fuerzas que tienden a elevar los precios, como el prestigio social, el control territorial de la mano de obra y los subsidios que otorgan los gobiernos a los grandes propietarios. En consecuencia, George proponía un impuesto a la tierra para desestimular la captura de rentas y llevar a los agentes económicos a invertir en capital productivo y progreso tecnológico.

La quinta tiene que ver con corregir para evitar los errores del pasado. La compra de tierras que ha propuesto el gobierno actual en un pacto con el gremio de los ganaderos Fedegan puede ser un hecho histórico sin precedentes que lleve a solucionar de raíz el problema agrario y rural, garantizar la paz y desplegar todo el potencial de desarrollo económico de un país que como Colombia tiene enormes ventajas comparativas para la agricultura. Para ello debe, en concordancia con lo explicado, se debe atacar las causas profundas de la concentración de tierra, hacer cumplir la función social, y ahora ambiental, apoyar a la economía campesina como base del desarrollo agrario, profundizar los acuerdos de paz con todos los grupos violentos, garantizar el capital básico para la agricultura y desestimular los precios de la tierra llevándolos a sus verdaderos precios de una economía capitalista.

En los últimos 12 años, las invasiones tuvieron un crecimiento sostenido entre 2015 a 2018, luego en 2019 se mantuvo estable y en 2022 decreció.

Hace un mes, el presidente presentó una cifra considerable para comprar las 3 millones de hectáreas de tierra fértil, que pretende entregarles a comunidades indígenas

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de Vanguardia desde el 2001. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro del equipo de la página Nacional. Nominada al premio Luis Enrique Figueroa.

@nellyvecino

nvecino@vanguardia.com

Image

Periodista económico en Vanguardia. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor reportaje en audio en 2023. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad